www.diariocritico.com
Dos identidades, una misma persona: 'Tengo dos partidas de nacimiento, pero he perdido mis raíces'
Ampliar

Dos identidades, una misma persona: 'Tengo dos partidas de nacimiento, pero he perdido mis raíces'

> Amnistía Internacional presenta una querella en México por el caso de una bebé robada en España en 1968

Amnistía Internacional ha presentado una querella en México por el caso de Ligia Ceballos Franco, una mexicana que hace 14 años descubrió que no era hija biológica de los que creía sus padres y que fue separada de su familia biológica en España al nacer. Aunque no hay cifras oficiales, se habla de unos 30.000 casos de bebés robados durante la Guerra Civil, el franquismo y los primeros años de democracia en nuestro país, y aunque hay 2.083 diligencias iniciadas, ningún caso ha llegado a juicio. Esto ha llevado a los afectados y sus familiares a buscar justicia en otros países como Argentina, como el caso de Flor Díaz, hermana de bebé robado, o, en este caso, México.

Ligia Ceballos tenía 34 años cuando una persona de su círculo íntimo le reveló que no era la hija biológica de quienes creía sus padres. Su familia adoptiva confirmó esta información y le explicó cómo viajaron en mayo de 1968 desde Yucatán (México) a Madrid para "conseguirla". Según le contaron sus padres, solicitaron orientación sobre adopciones al Arzobispo de Yucatán porque no podían tener hijos. Este se puso en contacto con el Arzobispo de Madrid, que les recomendó viajar a España.

En mayo de 1968, Nazario Ceballos y Ligia Franco viajaron a Madrid con la esperanza de adoptar a una niña. Cuando llegaron, les dijeron que les tenían preparado algo especial, aunque aún no había nacido. El 29 de mayo de 1968 nació una niña que, por orden de la Diputación Provincial de Madrid, les fue dada en prohijamiento. Según recuerdan los padres adoptivos, les aconsejaron quemar el pasaporte y los documentos de la niña al llegar a México y registrarla allí como si fuera su hija biológica.

Cuando Ligia Ceballos descubrió que había sido adoptada quiso conocer la verdad sobre sus orígenes y su familia biológica, por lo que, viajó a España en 2005 con la intención de recabar toda la información posible acerca de su nacimiento. Fue en el año 2010, cuando las autoridades de nuestro país le entregaron su partida de nacimiento española, en la que figuraba el nombre de María Diana Ortiz Ramírez. Sus investigaciones le llevaron a una dirección: Ligia y María Diana son la misma persona. “Tengo dos partidas de nacimiento, María Diana es la misma persona que fue entregada a los padres adoptivos que le pusieron el nombre de Ligia Gabriela sin haber realizado un proceso de adopción completo”, relata Ligia.

En sus dos partidas de nacimiento, la mexicana y la española, los padres biológicos no coinciden. Según ha podido averiguar Ligia, el 3 de junio de 1968 una niña ingresó en el Instituto Provincial de Puericultura de Madrid. En los datos de ingreso aparecen como padres de la niña Rafael y Marta, mencionados como ‘supuestos’ y sin apellido. La descripción reza: ‘Camisa, jubón, pico, faja, toalla de felpa, jersey de lana blanca y mantita de color rosa’.

Dos días después, la niña fue bautizada e inscrita en el Registro Civil con el nombre de María Diana Ortiz Ramírez, donde consta que nació el 29 de mayo de 1968. El 11 de julio, la Diputación Provincial de Madrid concedió el prohijamiento de esta niña a Nazario Ceballos Traconis y Ligia Franco Aguilar.

El 25 de julio de ese año, Nazario Ceballos y Ligia Franco inscribieron en el Registro Civil de Mérida (México) a Ligia Graciela Ceballos Franco. En el acta de nacimiento se indicó que la niña había nacido el 29 de mayo de 1968, la misma fecha que María Diana, pero como lugar de nacimiento figuraba la ciudad mexicana de Mérida. Los padres adoptivos de Ligia, siguiendo las recomendaciones que les dieron, quemaron los papeles de María Diana y registraron a la niña con una nueva identidad.

“Yo he perdido mi patria y mis raíces. Estamos comenzando una querella en México porque queremos que la comunidad internacional nos ayude a abrir las puertas en España. Esto se tiene que saber, España tiene que pedir perdón. Llevo 15 años luchando por justicia por los crímenes del franquismo; Diana y Lily buscan justicia”, explica Ligia.

Amnistía Internacional (AI) presentó este miércoles una querella ante la Procuraduría General de la República de México (PGR) por el caso de una bebé robada en España en 1968: Ligia Ceballos Franco. Diariocrítico ha contactado con uno de los investigadores de Amnistía Internacional, Daniel Canales, que ha explicado los motivos por lo que se ha presentado esta querella en México y no en España.

“En España, en general, se cierra la puerta a la investigación de crímenes del franquismo, y aunque en 2011 se presentó una denuncia colectiva por casos de bebés robados, las investigaciones que se han emprendido no han llegado buen puerto. De las 2.083 diligencias iniciadas, ningún caso ha llegado a juicio”, señala Canales.

“Por otro lado, el enfoque de esta denuncia es el encuadre del caso como un crimen de derecho internacional, y ese enfoque fue rechazado por la Fiscalía General del Estado, que niega que se trate de crímenes de derecho internacional y descarta que los casos de bebés robados respondan a una suerte de entramado o red”. Para Canales, “la justicia española ha abordado los casos de bebés robados como delitos comunes y como casos aislados”, por lo que es “importante” el enfoque de crímenes de derecho internacional.

Para Amnistía Internacional, “algunos de los casos de bebés robados pueden ser hechos constitutivos de desaparición forzada, un crimen de derecho internacional”. La organización ha documentado numerosos indicios que señalan que Ligia Ceballos pudo haber sido sustraída a su familia biológica con el consentimiento de las autoridades españolas, a través de la intermediación de la Diputación de Madrid y con la asistencia del Arzobispado”.

Desde Amnistía Internacional destacan que el Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas de Naciones Unidas, señaló en 2014, que las investigaciones judiciales debían contemplar, ante la existencia de suficientes indicios, las posibles conexiones entre múltiples casos de alegadas sustracciones ilegales de niños y niñas. Este mismo organismo indicó, en su Observación General del año 2013, que el robo de niños y niñas con el conocimiento del Estado puede ser considerado, en determinadas circunstancias, como casos de desapariciones forzadas.

Además, la ONU ha recomendado al Estado español que “fortalezca los esfuerzos para buscar a identificar a los niños y niñas víctimas de este tipo de delitos, tal y como se reconoce en el artículo 8 de la Convención sobre los Derechos del Niño y de la Niña, que establece que tienen derecho a preservar su identidad, incluidos la nacionalidad, el nombre y las relaciones familiares.

- Flor y Felisa, ejemplos de la lucha contra el olvido de los crímenes del franquismo

- La contradicción del PSOE con la Memoria Histórica y las víctimas del franquismo

- ENTREVISTA: Baltasar Garzón: "El franquismo sigue vivo en España y no se acepta que fue una época oscura"

- PP, PSOE y Ciudadanos blindan la ley de Amnistía para no juzgar ahora a torturadores franquistas

- Sonrojo internacional: 'The New York Times' denuncia cómo España tapa los crímenes del franquismo

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.