www.diariocritico.com
Los 20 mejores discos de Argentina (I)
Ampliar

Los 20 mejores discos de Argentina (I)

Al hacer las listas de los mejores discos de los años 60 y 80 me di cuenta de que el 90% de los discos que incluía eran anglosajones, con muy pocas excepciones de otros lugares del mundo. Por eso quiero iniciar una nueva sección para ir descubriendo discos y artistas de otras regiones. Tras un repaso a los mejores discos de la historia de Brasil y Francia, llega el momento de repasar los mejores discos de Argentina, el país del tango que cuenta con una de las escenas más importantes de rock en castellano, con figuras clave como Luis Alberto Spinetta, Charly García, Gustavo Cerati o Andrés Calamaro.
Los Gatos (1967)

El disco de debut de Los Gatos es considerado, normalmente, el inicio del rock argentino. Esto se debe principalmente a contener una de las canciones más míticas del género, 'La balsa', compuesta por el líder del grupo, Litto Nebbia y uno de los personajes más legendarios del movimiento, Tanguito. La compusieron en la la pizzería La Perla (del Once), lugar donde se reunían todos los cabecillas del movimiento. La canción se publicó como single en 1967 y se convirtió en un éxito inesperado, demostrando la viabilidad del rock cantado en español en el país. Entre el resto de canciones destacan 'Ayer Nomás', compuesta por otro personaje fundamental del movimiento como Moris, o 'El Rey Lloró'.

Otros discos recomendados: Rock de la mujer perdida (1970)



Astor Piazzola - Adiós Nonino (1969)

En un repaso sobre la música argentina es imposible no hablar del tango, la música nacional. Si bien los grandes cantantes, como Carlos Gardel, grabaron antes de que se asentase el formato de disco de larga duración, vamos a hablar de alguien que tocó con ellos, el gran Astor Piazzola. Un prodigio que de niño tocó con Gardel, a los 18 ya era el bandoneonista de la orquesta de Aníbal Troilo y que fue amigo de Borges. El hombre que revolucionó el tango instrumental en las décadas de los 50 y 60, lo que hizo que los tangueros ortodoxos lo denominaran "el asesino del tango", tiene una discografía amplísima y maravillosa. Si me he quedado con este disco de 1969 es porque se encuentra acompañado por su famoso quinteto, posiblemente su mejor formación, y porque aquí está la versión definitiva de su mejor canción, 'Adiós, Nonino', un tema del que llegó a decir: "El tema más lindo que escribí en mi vida... No sé si lo voy a mejorar, no creo". Compuesto en 1959, a la muerte de su padre, el tango encontró su mejor expresión en los 8 minutos de esta versión, con el maravilloso solo de piano de Dante Amicarelli que lo abre. El resto del disco tampoco desmerece, 'Otoño porteño', 'Michelangelo 70' o los tres movimientos de la Tangata "Silfo y Ondina". Una maravilla.

Otros discos recomendados: Libertango (1974)



Almendra (1969)

Si Piazzola es la figura de referencia del tango de los últimos 60 años, Luis Alberto Spinetta es la figura principal del rock argentino. El "Flaco" comenzó su carrera en Almendra, uno de los grupos principales del movimiento, junto a Edelmiro Molinari, Emilio del Guercio y Rodolfo García. El cuarteto ya estaba junto en 1966 pero el servicio militar de sus miembros hizo que no llegaran a grabar hasta 1968, con uno de sus grandes éxitos, 'Tema de Pototo'. Su LP de debut llegó al año siguiente y se abría con una de las mejores canciones de la historia del país, 'Muchacha, ojos de papel', compuesta por Spinette para su novia de entonces, Cristina Bustamante. Pero más allá de su canción más recordada el disco es una de las obras maestras del rock argentino con otras seis canciones de Spinetta, entre ellas 'Ana no duerme', 'Plegaria para un niño dormido' o 'Laura va', además de un tema de Emilio del Guercio, 'Que el viento borró tus manos', y otro de Edelmiro Molinari, 'Color humano'. El grupo solo llegaría a grabar otro disco más, 'Almendra II', (un doble publicado en 1970 que les vería virar más hacia el rock) antes de su disolución pero como apuntó Molinari "Almendra no se divide, se multiplica" y es que de sus cenizas surgirían tres bandas fundamentales del rock argentino, Pescado Rabioso, liderada por Spinetta, Aquelarre, liderada por Emilio del Guercio y Rodolfo García, y Color Humano, liderada por Molinari.

Otros discos recomendados: Almendra II (1970), Spinetta y sus amigos (1971) (* Disco en solitario de L.A. Spinetta editado a su marcha de Almendra)



Manal (1970)

Manal es, junto a Almendra y Los Gatos, una de las tres bandas fundadoras del rock nacional. Compuesta por Alejandro Medina (bajo, voz y teclados), Claudio Gabis (guitarra, armónica, piano y órgano) y Javier Martínez (batería y voz) fueron los que impusieron en Argentina el formato 'power trio' a la manera de Cream y la Jimi Hendrix Experience. Lo suyo es el blues rock cantado en castellano con algunos toques de soul, como esos guiños a Steve Cropper en la estupenda 'Casa con diez pinos'. Su debut en larga duración se produjo en 1970. Como ya llevaban tocando esos temas desde hacía dos años, la química instrumental entre los tres era enorme como se puede apreciar en la bluesera 'Avellaneda Blues' o en la sureña 'Jugo de tomate', al mejor estilo de la Creedence.

Otros discos recomendados: El león (1972)



Vox Dei – La Biblia (1971)

Uno de los discos más míticos de la historia de la música argentina, un doble ábum conceptual basado libremente en las Sagradas Escrituras tocado por una banda de 'hard rock'. Es increíble que algo así funcione, pero lo hace. Compuesta por ocho únicas canciones, dos de ellas se van por encima de los 10 minutos, 'La Biblia' se convertiría en una obra de culto y sería revisionada varias veces en vivo juntando a la flor y nata del rock argentino. Entre sus canciones destacan 'Génesis', que abre el disco, 'Libros sapienciales' y 'Cristo (muerte y resurrección)', una canción que en sus dos partes, con más de diez minutos, contiene algunos de los mejores momentos del rock argentino, incluido un épico final con un gran solo de guitarra ampliado por toda una orquesta dirigida por Roberto Lar.



Pappo's blues – Vol. 2 (1972)

Norberto Napolitano, mejor conocido como Pappo, es otro de los personajes principales en el nacimiento del rock argentino. Comenzó su carrera en algunas de las primeras bandas del género como Los Abuelos de la Nada o la segunda formación de Los Gatos. Tras grabar con estos 'El rock de la mujer perdida', Napolitano fundó Pappo's Blues junto a David Lebón en el bajo y el baterista Black Amaya. Cuando éstos se marcharon para formar Pescado Rabioso junto a Spinetta, Pappo fichó a Carlos Pignatta en el bajo y a Luis Gambolini en batería. Con esta formación grabó su segundo disco, 'Vol. 2', en el que se incluye su canción más conocida, 'El tren de las 16'. Al igual que Manal, Pappo seguía la senda iniciada por Cream y Hendrix en el formato 'power trio' pero se iba acercando más al hard rock de la época como se puede ver en canciones como 'Insoluble' o 'Tema I', que se había editado un año antes con el nombre de 'Castillo de piedra' en el disco 'Spinettalandia y sus amigos'.



Gato Barbieri - Chapter One: Latinoamérica (1973)

Uno de los discos funamentales del jazz latino, Leandro “Gato” Barbieri venía de haber triunfado en medio mundo con la banda sonora de 'El último tango en París' y estaba dispuesto a mezclar su jazz de influencia 'coltraniana' con el folklore latinoamericano, en concreto, el argentino y el brasileño. Para ello se rodeo de instrumentos tradicionales como la quena, el charango, el bandoneón o el erkencho, aunque la estrella seguía siendo el increíble sonido que le sacaba a su saxo tenor. El mismo que le llevaría a ganar una corona, la máxima distinción, en el libro The Penguin Guide to Jazz, la Biblia del género (eso sí, por una de sus continuaciones, en concreto, el 'Chapter Four: Alive in New York', en el que también se incluye la increíblemente titulada 'La China Leoncia Arreo La Correntinada Trajo Entre La Muchachada La Flor De La Juventud').

Otros discos recomendados: Chapter Four: Alive in New York (1974)



Pescado Rabioso – Artaud (1973)

Palabras mayores, probablemente el mejor disco de este listado y uno de los mejores discos de rock hechos en castellano. Luis Alberto Spinetta había formado Pescado Rabioso en 1971, en una fase de rabia a la que denominó como punk. Lo que estaba claro es que el "Flaco" buscaba endurecer su sonido y sonar más rock que nunca. Pero tras dos estupendos discos decidió volver a ampliar la paleta y experimentar con otros sonidos más líricos y melódicos. El resto de la banda quería continuar con el hard rock así que Spinetta decidió grabar las canciones que había escrito en solitario, aunque firmando el disco con el nombre del grupo para destacar que Pescado Rabioso era él. El disco es una maravilla que se abre con la melancólica 'Todas las hojas son del viento', una canción a la altura del 'Muchacha' de Almendra (no en vano, el propio Spinetta reconoció que 'Artaud' era una manera de 'almendrizar' Pescado), luego llega 'Cementerio club', un blues rock en el que hay mucha más sutileza que en Manal o Pappo's blues y es que Spinetta convierte en original hasta un blues de toda la vida, 'Por' es pura poesía marca de la casa y 'Superchería', la demostración de que no se le ha olvidado componer un buen riff, eso sí rodeado de complejas armonías y cambios. Pero es que hay mucho más, 'Cantata de puentes amarillos' tiene uno de los comienzos más bellos que recuerdo, en una canción que mezcla folklore argentino con folk progresivo anglosajón, 'Bajan' vuelve a demostrar su amor por los Beatles y 'Las habladurías del mundo' es un magnífico cierre rockero que suena al segundo disco de Almendra, no en vano Spinetta está acompañado, en esta ocasión, por sus excompañeros de Almendra, Emilio del Guercio y Rodolfo García. Obra maestra.

Otros discos recomendados: Desatormentándonos (1972), Pescado 2 (1972)



Sui Generis – Pequeñas anécdotas sobre las instituciones (1974)

Sui Generis fue la introducción al mundo del segundo personaje fundamental del rock argentino, Charly García. Fundado a finales de los 60 por García y Nito Mestre, la banda al principio era un cuarteto que hacía rock progresivo pero que, tras quedarse en dúo, se convirtió en un exitoso grupo de folk acústico. Tras un primer disco muy en la onda folk rock, llegó el segundo 'Confesiones de invierno', en el que al folk rock característico le acompañan otros estilos como el tango 'Cuando ya empiece a quedar solo' o el rock de 'Mr. Jones' pero, aun así, pocos estaban preparados para 'Pequeñas anécdotas sobre las instituciones' un disco en el que Charly García volvía sobre sus influencias progresivas, adelantando lo que llegaría después en La Máquina de Hacer Pájaros o Seru Girán. El disco, además, estaba lleno de referencias a la tensa situación política de Argentina, lo que llevó a que muchas canciones tuvieran que cambiar su letra por la censura e, incluso, a la prohibición de dos de ellas, 'Juan Represión' y la espléndida 'Botas locas'. En esta última García contaba sus increíbles experiencias durante el servicio militar e incluía la frase sobre los militares en el poder "si ellos son la patria, yo soy extranjero". Musicalmente era la más cercana al folk rock de sus comienzos y es que, como decía, en este disco García dotó a la banda de un sonido mucho más complejo, cercano al rock progresivo, como se puede ver en 'Instituciones', 'El show de los muertos' o 'Pequeñas delicias de la vida conyugal', tres excelentes pruebas del talento compositivo de García.

Otros discos recomendados: Confesiones de invierno (1973)



Invisible – El jardín de los presentes (1976)

Con Invisible, la tercera gran banda de Luis Alberto Spinetta, el "Flaco" decidió olvidarse de la distorsión de la guitarra, algo que no podía ir más en contra de norma en 1973, año en el que se formó la banda. Junto a Héctor "Pomo" Lorenzo en la batería y Carlos Alberto "Machi" Rufino, en el bajo y las voces, sacó dos discos notables, 'Invisible' y 'Durazno sangrando', como trío. En 1976 se les agregó Tomás Gubitsch a la guitarra y Spinetta volvió a dar un golpe de timón firmando su disco más 'tanguero' y, a la vez, progresivo, 'El jardín de los presentes'. El disco se abre con otra de las grandes canciones del repertorio de Spinetta, 'El anillo del Capitán Beto', luego otra perla 'Los libros de la buena memoria' en la que destaca el bandoneón de Juan José Mosalini y, para cerrar el disco, la maravillosa 'Las golondrinas de Plaza de Mayo', una canción que se convirtió en un himno para el colectivo de las Madres de Plaza de Mayo que se formaría al año de publicarse este disco.

Otros discos recomendados: Durazno sangrando (1975)

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.