www.diariocritico.com
Los 10 mejores discos de Prince
Ampliar

Los 10 mejores discos de Prince

Se murió Prince y ahora a todos nos gusta. Pero el caso es que los mejores años de su carrera quedaban muy atrás y su legado no había llegado a las nuevas generaciones, por lo menos en Europa, en EEUU su figura seguía siendo gigantesca y el principal referente de toda la música negra interesante, desde fieles seguidores como D'Angelo o Janelle Monae a la principal figura del rap de nuestros días, Kendrick Lamar, que le ofreció aparecer en el superlativo 'To pimp a butterfly'. El caso es que la discografía de prince está repleta de grandes discos y estos diez pueden ser una perfecta introducción a una de las producciones más extensas que se conocen en la música pop. Bienvenidos al mágico mundo de Prince.
Prince (1979)

El segundo disco de su carrera. Tras el debut de 'For you', todavía muy influido por Stevie Wonder, Prince Rogers Nelson (sí, ése es su verdadero nombre) volvía a hacerse cargo de todo, escritura de las canciones, producción, arreglos, todos los instrumentos y voces. Pero esta vez, más allá de la demostración de fuerza, había algo mucho m´s importante, las primeras grandes canciones de su carrera como las rockeras 'Why you wanna treat me so bad' y 'Bambi', que ya demostraban que estábamos ante uno de los guitarristas más importantes de la historia, o 'I Feel for You' y 'I wanna be your lover', las primeras grandes muestras de lo que se conoció como 'funk de Minneapolis'.



Dirty Mind (1980)

Prince es uno de esos músicos a los que es fácil colocarle la etiqueta de genio, toca más de 30 instrumentos, es uno de los mejores guitarristas de su generación y uno de los artistas más prolíficos dentro de la música popular. Todo ello no sería nada si no estuviésemos hablando de uno de los mejores compositores de la historia y, probablemente, el más ecléctico. ‘Dirty mind’ es el tercer disco de su carrera y su primera obra maestra. Una maravilla de apenas media hora de duración donde se mezclan la ‘springsteeniana’ ‘When you were mine’, el funk perverso de ‘Head’, la inclasificable ‘Dirty mind’ o el rock de ‘Sister’. Desde su provocadora portada Prince parecía dispuesto para comerse el mundo.



1999 (1982)

El primer disco doble de su carrera y el disco que le consolidó como gran superestrella. 'Little Red Corvette' fue el primer video de un artista negro que pareció de manera constante en la MTV pero sus cuatro caras estaban llenas de gemas a la altura de aquella excelente balada. Desde el funk apocalíptico de '1999' (que fue la última canción que este cronista escucho en el siglo XX y la primera que escuché en el XXI) hasta ese baladón r'n'b que es 'International lover', este disco está lleno de tesoros, el synth pop de 'Delirious', el desparrame ochentero de 'Let's pretend we're married' o el 'funk de Minneapolis' de 'D.M.S.R.' y 'Automatic'.



Purple Rain (1984)

'Purple rain' es un disco en el que el genio de Minneápolis da rienda suelta a su particular visión de los años 60, desde esa delicia pop que es 'Take me with U' hasta el homenaje a Hendrix (The wild blue angel) en la canción titular pasando por la psicodelia de 'When doves cry'. Pero eso no quiere decir que este disco sea 'retro' sino que suena 100% Prince. Por algo el autor de '1999' es uno de los músicos más originales e inclasificables de todos los tiempos, alguien capaz de entregar uno de los solos de guitarra más salvajes de la historia en 'Let´s go crazy' y acariciar los oídos con la delicada 'the beautiful ones'



Around the world in a day (1985)

Prince seguía su particular inmersión en los 60 con 'Around the world in a day', su particular 'Sgt. Pepper's', su disco más psicodélico y, por decirlo de alguna forma, menos negro. El autor de 'Kiss' se olvida del funk pero, a cambio, entrega alguna de sus canciones pop más redondas como 'Pop life', la maravillosa 'Paisley Park' y mi favorita de su cancionero, 'Raspberry beret'.



Parade (1986)

Los 80 fueron de Prince. No lo digo yo (que también) sino el mismísimo David Bowie. El geniecillo de Minneapolis se pasó la década sacando gran disco tras gran disco y dando las mejores giras de la década. En 1986 sacó el magnífico ‘Parade’ que servía de banda sonora a ‘Under the cherry moon’ la pésima segunda película del autor de ‘Purple rain’ . Y es que ser ‘el puto amo’ de la década musicalmente no te convierte en un buen director de cine. Aunque si eres capaz de entregar canciones como ‘Kiss’, ‘Mountains’, ‘Girls & boys’ o ‘Sometimes It Snows in April’ poco importe. El último disco con The Revolution sigue buceando en su particular psicodelia pero, esta vez, sin olvidarse del funk.



Sign of the times (1987)

Para el que esto escribe los 80 pertenecieron a Prince. Cuando David Bowie, Miles Davis, Eric Clapton o George Clinton están entre tus fans más acérrimos eso no puede distar mucho de la realidad. El genio de Minneapolis se encontraba en 1987 en pleno auge, acababa de desprenderse de The Revolution como banda de acompañamiento y estaba dispuesto otra vez a tocar la práctica totalidad de instrumentos y voces que se oyen en esta obra maestra. Funk, rock, soul, folk, gospel o rap mezclan de maravilla en este disco compuesto, interpretado, arreglado y producido por Juan Palomo, digo Prince. Un doble disco en el que cabe de todo, la inclasificable canción titular (con una de sus mejores letras), el funk en su máxima expresión de 'Housequake' o 'It´s gonna be a beautiful night', las gemas pop como 'Play in the sunshine' o 'U got the look', el rock de 'The cross', las baladas soul como 'Slow love' y la suprema 'Adore'... Prince entregaba el mejor disco de los 80 y hacía de la década su propio Principado.



Lovesexy (1988)

!988 iba a ver la salida de 'The Black Album' un disco muy funk y oscuro que Prince decidió retirar del mercado a última hora por considerarlo demasiado negativo. Como respuesta hizo 'Lovesexy', su disco blanco, al que se puede considerar su último gran disco. Presentando este disco en directo hizo alguno de los mejores conciertos de la historia pero es que canciones como 'Alphabet St.', 'Glam Slam', la titular, 'Eye know' o 'I wish U heaven' se encontraban entre lo mejor de su carrera.



Love symbol (1992)

Definitivamente los 90 no fueron una buena década para Prince, fue aquí cuando su comportamiento se convirtió en (más si cabe) errático y comenzó a sacar discos que no alcanzaban las glorias pasadas. Pero eso no quita para que un tipo con su talento no entregara algún disco notable. El ejemplo más claro es 'Love symbol' el disco con el que presentó al mundo el impronunciable símbolo por el que pasaría a ser conocido. Lo curioso del caso es que el disco se abre con una canción llamada 'My name is prince', un funk marca de la casa que es superado por una de sus mejores canciones, 'Sexy MF', aunque, posiblemente, la canción por la que tengo un recuerdo especial a este disco sea '7' con la que vuelve a los territorios psicodélicos de 'Around the world in a day'.



Musicology (2004)

A pesar de su dispersión, su alejamiento de los focos, su tirria por Internet, YouTube, etc... el Siglo XXI se merecía una última muestra del talento de Prince. Éso fue 'Musicology', el recordatorio de que la figura más importante de la música negra junto a James Brown no se había ido a ninguna parte. La canción titular es uno de sus mejores funks, 'Cinnamon girl' otra prueba más del espectacular compositor de canciones pop que (sniff, sniff) era. No se llamen a engaño, esto no es 'Sign of the times' o 'Purple rain' pero si una prueba de que, cuando quería, era capaz de seguir sacando discos notables.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.