2014-08-29 18:03:33
Diariocrítico
Especial Elecciones

Excesos policiales

Rafael Torres 28/09/2012 15:26:28
Más que de excesos policiales cabría hablar, pese a que se cometieron muchos y graves el 25-S, de defectos policiales. El principal de ellos, que no el único por cierto, el de la consideración de "enemigos" atribuida a los ciudadanos que se manifestaban contra el Gobierno y la clase política en general en las inmediaciones del Congreso. Esa consideración de "enemigos", expresada públicamente no hace mucho por el jefe de la policía de Valencia, quedó acreditada no sólo en la actuación de los antidisturbios, desnortada, indiscriminada y violenta, sino, particularmente, por el desprecio de la legalidad de que hicieron alarde las autoridades al justificar el hecho de que los agentes no estuvieran, cual la ley exige, convenientemente identificados. No solo lo justificó la propia delegada del Gobierno, sino que se jactó de ello.

   Según la dicha funcionaria, señora Cifuentes, los policías antidisturbios no iban identificados "para evitar las denuncias falsas" de brutalidad. Ciertamente, podría alguien atribuir falsamente a un número, el impreso en la identificación que debe portarse, actos contrarios a la civilidad y a la ley, pero ese es un riesgo que va con el oficio y que puede ser neutralizado, si la acusación es incierta y no demostrable, ante cualquier tribunal. Así pues, lo que evita la ocultación de la identidad son las denuncias verdaderas, aquellas que la propia policía, y no digamos sus mandos políticos, debería ser la primera interesada en investigar y depurar. A menos, claro, que se pretenda devolver a la policía el carácter espantable y represivo que tuvo durante tantas décadas, las del franquismo, en nuestro país.

   Los vídeos están ahí, y los testimonios de los golpeados y los detenidos, y la confirmación de policías infiltrados y de elementos provocadores, y todo ello habría de ser suficiente para abrir, no ya un debate, sino una investigación que señalara las correspondientes responsabilidades. Si el Gobierno de Rajoy no quiere que la gente se manifieste contra él (le gusta más, sin duda, la sumisión silente, masoca y ovina), que gobierne a favor de la gente, de sus derechos, de su bienestar y de sus intereses, que son los de la nación. Si no sabe o no quiere, que dimita, pero que no utilice a la policía para infundir pavor.

¿Quiere leer más artículos de Rafael Torres?:
Más textos de: Rafael Torres
Comentarios:
Publicar nuevo comentario



Comentarios desde Facebook:
Acerca de esta noticia en la Red
Cargando...