www.diariocritico.com

Bolsa

El Ibex 35 se ha hundido un 3,07% al cierre de la sesión de este miércoles, pero ha conseguido salvar la cota psicológica de los 8.000 enteros (8.013,7) ante una nueva caída de los precios del petróleo.

El Ibex 35 ha cerrado la sesión de este jueves con un retroceso del 4,88% dejando atrás el rebote de la jornada anterior, lo que ha llevado al selectivo a situarse por debajo de los 7.800 enteros (7.746,3), ahondando en los mínimos de julio de 2013 y firmando su mayor caída desde el 24 de agosto de 2015, cuando retrocedió un 5,01%. En lo que va de año, el selectivo ya ha perdido un 18,83%.

El Ibex 35 ha cerrado la sesión de este martes con un recorte del 2,39%, lo que ha llevado al selectivo a alejarse de los 8.000 enteros (7.927,6) y a ahondar en sus mínimos de julio de 2013, lastrado fundamentalmente por la banca y las constructoras. En lo que va de año, el índice ha cedido un 16,93%.

Mientras el Gobierno del PP sigue alertando de la huida de inversores por el miedo a Podemos, los inversores permanecen optimistas y atentos a los movimientos del BCE. Este martes, el Ibex 35 ha despegado un 1,97% al cierre de la sesión y se ha quedado a un paso de conquistar los 8.500 enteros (8.444,2) y en el mercado de deuda los números siguen favorables para España, donde nuestra deuda se sigue a bajo coste y sin problemas.

> La buena apertura de Wall Street ha provocado el cierre en positivo de las Bolsas europeas

Tras la debacle del pasado lunes de esta semana, y las subidas y caídas de los demás días de todas las Bolsas debido a las inseguridades de la economía china, hoy el Selectivo español ha cerrado con un beneficio del 3,06%, alcanzando los 10.290 puntos, lo que ha supuesto eliminar las pérdidas de esta semana. Con estos datos el Ibex sube un leve 0,18% esta semana gracias a la excepcional apertura de Wall Street, que ha obtenido su mejor subida diaria de los últimos cuatro años

El Banco Popular de China (PBOC) ha reaccionado a la segunda jornada consecutiva de desplome en los mercados del gigante asiático y a la incertidumbre sobre la solidez de la economía del país anunciando un recorte de medio punto porcentual en el coeficiente de reserva de capital exigido a los bancos y una rebaja de un cuarto de punto en el tipo de interés de referencia para los préstamos y los depósitos a un año.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha asegurado que la institución "no dudará" en actuar tan pronto como en su próxima reunión de marzo en caso de que la baja inflación y las turbulencias financieras conllevaran riesgos a la baja para la estabilidad de precios. Un mensaje que ha sido muy celebrado en las bolsas.

El Ibex 35 ha rebotado un 2,73% al cierre de mercado y se ha anotado la segunda mayor subida del año, espoleado por la banca y Telefónica, después de los desplomes de los últimos días por el miedo a una recesión mundial. El selectivo ha avanzado hasta los 8.143 puntos y se ha alejado de los mínimos de julio de 2013, poniendo fin a la racha bajista de jornadas aciagas consecutivas en la que los inversores parecían adelantar una nueva crisis.

El Ibex 35 ha cerrado la sesión de este lunes con un recorte del 4,44%, lo que ha llevado al selectivo a protagonizar su mayor caída desde el 24 de agosto de 2015, y a situarse en los 8.122,1 enteros, volviendo, de este modo, a niveles de julio de 2013. Ningún valor del índice español ha conseguido aguantar el tipo. Popular ha liderado los retrocesos con una caída del 7,32%, seguido de IAG (-7,29%), ArcelorMittal (-7,17%), Gamesa (-6,97%) y Amadeus (-6,94%).

El Ibex 35 abrió este jueves la sesión con una caída del 2,7%, que le llevaba a situarse en los 8.948,5 puntos a las 9.01 horas, con todos los valores en rojo, después de que la Bolsa de China se haya bloqueado de nuevo al hundirse otro 7%. En concreto, las acciones de China cayeron un 7% este jueves tras menos de media hora de negociación, lo que activó por segunda vez en lo que va de semana el mecanismo automático de suspensión de las operaciones.

Ya se sabe que la incertidumbre no es buena para la economía. Ni, claro, para las Bolsas. De ahí que el parqué madrileño haya abierto la primera sesión bursátil de 2016 con una caída del 1,3%, que llevó al selectivo hasta los 9.418 puntos, también arrastrado por el mal comienzo de año de las Bolsas asiáticas. Pero después las cosas han ido a peor, ya que a lo largo de la mañana el Ibex 35 se despeñaba un 2,7% y perdía los 9.300 puntos.

El Ibex 35 ha cerrado la sesión de este viernes con un repunte del 0,61%, lo que ha llevado al selectivo a situarse por encima de la cota psicológica de los 10.300 enteros (10.352,9) y a subir un 0,79% en la semana, borrando los efectos del 'lunes negro'. De este modo, el índice ya logra acumular una ganancia anual del 0,71%.

El Ibex 35 ha retomado este miércoles las pérdidas y ha cerrado con una caída del 1,29%, lo que ha llevado al selectivo a perder la cota psicológica de los 10.000 enteros (9.984,5) después de protagonizar ayer la segunda mayor subida en dos meses.



La Bolsa española ha cerrado hoy lunes con la caída más fuerte desde agosto de 2012. El Ibex se ha dejado un 5,01% lastrado por el hundimiento de la economía china, que también ha hecho desplomarse al resto de plazas europeas e incluso a Wall Street, que ha tenido en su apertura unas pérdidas de gran relevancia. Este batacazo supone que el Ibex entra en pérdidas anuales, es decir, en números rojos, y las fuertes caídas de hoy le dejan con un saldo negativo de un 5,08%.