2014-10-24 22:26:33
Diariocrítico
imprimir
Pone en duda que haya base para achacar a Garzón un delito
El Fiscal asegura que no pueden compararse los crímenes de Paracuellos con los del franquismo
> Allí se cometieron "crímenes concretos" que ya fueron juzgados, mientras que el juez investigó "el exterminio del enemigo"
La Fiscalía ha mostrado este miércoles sus dudas sobre las verdaderas intenciones de Manos Limpias al querellarse contra Baltasar Garzón por prevaricación y se ha preguntado si, de haber sido otro juez el que hubiera investigado los crímenes del franquismo, la acusación popular habría actuado del mismo modo.
Diariocrítico/EFE 08/02/2012 15:48:57
"Desde que se inició la investigación (...) abrigué la duda de qué es lo que se perseguía por las acusaciones", ha dicho durante su exposición final ante el Tribunal Supremo el fiscal Luis Navajas, que ha añadido: "Me preguntaba, y aún no me he respondido, si la personalidad e identidad del imputado tenía algo que ver con el fondo de las querellas".
Tras admitir que el acusado "no es un juez al uso" y recordar el "extraordinario protagonismo" adquirido por éste tras instruir causas de gran trascendencia mediática y perseguir el terrorismo, la corrupción y a "dictadores del Cono Sur americano", el fiscal se ha preguntado si "esa preocupación de Garzón por investigar determinados delitos" está detrás de las querella contra él.

Navajas, que ha subrayado que comparte el criterio expresado en su día por la Fiscalía de la Audiencia Nacional, que consideró que algunas de las resoluciones de Garzón no eran correctas, ha recordado que el Ministerio Público se limitó a recurrirlas ante la sala de lo penal, pero que nunca le denunció por prevaricación, pese a que está obligado por la ley en caso de advertir un delito.

El fiscal, que ha solicitado la absolución de Garzón, ha dicho también que el acusado abrió una investigación sobre "los hechos más graves denunciados ante la jurisdicción penal española" y ha destacado que los perseguidos por el franquismo y sus familias han vivido "una victimización permanente" a la que aún no se le ha puesto "el punto final".
La víctima, ha añadido, "no tiene solo derecho a un reconocimiento material, sino también a que se establezca la verdad de los hechos, y eso es lo que buscaban quienes acudieron a la Audiencia Nacional".

Frente a esa situación, el fiscal ha recordado que en Argentina una juez ha abierto una investigación sobre los crímenes del franquismo y ha dicho que sería "patético y ridículo" que mientras en ese país se tramita una causa por esos hechos "aquí nos dediquemos a perseguir al juez que tuvo el atrevimiento de admitir esas denuncias".

Navajas también ha rechazado que pueda compararse lo ocurrido en noviembre de 1936 en Paracuellos -el asesinato de presos en cárceles republicanas que fueron sacados de las cárceles con la excusa de ser trasladados a otro lugar- con los crímenes investigados por Garzón.

Tras destacar que en ambos casos se trata de "asesinatos indiscriminados de inocentes", el fiscal ha dicho que en Paracuellos se cometieron "crímenes concretos" que ya fueron juzgados durante el franquismo y sobre cuya autoría intelectual aún discuten los historiadores, mientras que los denunciados ante Garzón respondían "al designio político del exterminio del enemigo".

Por último, Navajas ha dicho que los hechos atribuidos al juez no encajan en la restrictiva doctrina del Tribunal Supremo sobre la prevaricación, que exige que las resoluciones sean "irrazonables".

"Los autos de Garzón podrán tener alguna falta de ortografía, pero están perfectamente razonados", ha señalado Navajas, que ha advertido al Supremo de que condenarle sería enviar a los jueces el mensaje de que únicamente es tolerable seguir las interpretaciones "ortodoxas y mayoritarias", porque lo contrario implica el riesgo de ser procesado por prevaricación.


Última comparecencia de Garzón


El juez Baltasar Garzón ha aprovechado el turno de última palabra del juicio por investigar presuntamente sin competencia los crímenes y desapariciones del franquismo para asegurar ante los siete magistrados del Tribunal Supremo que su "conciencia está tranquila" porque adoptó las decisiones que entendió ajustadas a Derecho para "perseguir, sancionar o castigar los crímenes masivos" de desapariciones forzadas y se guió en defender a las víctimas del "desamparo".

   El juez suspendido de la Audiencia Nacional ha abandonado estrados para sentarse en el banquillo de los acusados, donde tras quitarse la toga ha expuesto su alegato final ante los siete magistrados de la Sala de lo Penal: "Mi confianza está tranquila porque tomé las decisiones que creí ajustadas a Derecho para perseguir, sancionar o castigar, por mí o por quien correspondiera en el uso de la jurisdicción los crímenes masivos de desaparición forzada de personas en ese contexto de detenciones ilegales sin dar razón del paradero de las víctimas".

   Garzón se han pronunciado así después de hacer mención a 'La conciencia tranquila' del filósofo Immanuel Kant, una reflexión sobre los valores humanos, durante el juicio, en el que se enfrenta a una pena de 20 años de inhabilitación por un delito continuado de prevaricación que solicita para él la acusación ejercida por Manos Limpias y Libertad e Identidad. La Fiscalía y la defensa han solicitado su libre absolución y el archivo del procedimiento.

   El juez, suspendido cautelarmente de la Audiencia Nacional desde mayo de 2010, ha reivindicado que las instituciones "deben" reparación a las víctimas para evitar "el olvido y la falta de memoria".

   En aras de su independencia como magistrado y la libertad de interpretación -aspectos que constituyen la "esencia de la función judicial"-- ha alegado que adoptó las decisiones que entendió "más apropiadas" en aplicación del derecho nacional e internacional.

   Según ha dicho, actuó "sobre todo guiado por la defensa del desamparo de esas víctimas, que son, en este  tipo de crímenes, un elemento principal que todo juez debe proteger". "Hay otras opiniones pero ésta es la que defiendo y creo que es ajustada a Derecho", ha remachado.

   En la séptima sesión del juicio y en un alegato de apenas seis minutos y medio de duración, el magistrado ha manifestado su conformidad con los informes finales expuestos por el fiscal Luis Navajas y por su defensa Gonzalo Martínez-Fresneda.
Comentarios:
Publicar nuevo comentario



Comentarios desde Facebook:
Acerca de esta noticia en la Red
Cargando...

Aviso legal | Política de privacidad | rss
© Grupo Diariocrítico - Powered by OZONGO.com