www.diariocritico.com

Delegaciones del PSOE y el PP buscan consolidarse en EEUU

España celebra este domingo elecciones generales. Desde Estados Unidos, las delegaciones de los partidos políticos mayoritarios, el Partido Popular y el Partido Socialista Español, siguen con interés el desarrollo de la contienda electoral y esperan con ganas los resultados. Buscando a los representantes de cada grupo, encontramos a un delegación popular organizada y extendida, y a unos entusiastas socialistas que apenas empiezan a labrarse el camino.

Sumido en plena jornada laboral como funcionario en la misión permanente de España ante la ONU, Javier Huerta no pudo acercarse a un televisor para ver el primer debate que sostuvieron José Luis Rodríguez Zapatero, candidato del Partido Socialista Español (PSOE) y Mariano Rajoy, candidato del Partido Popular (PP), el lunes 25 de febrero. Huerta esperaba con ganas que llegara el día de ver el segundo.   

A Juan Lizcano le ocurrió lo mismo. Cuando en España eran las 10 de la noche, en Nueva York eran las 4 de la tarde, y este abogado que hoy ejerce como profesor en un colegio de Manhattan, no tuvo tiempo de ver el acalorado encuentro entre los candidatos. Pero se puso al día más tarde: “Me gustó que Rajoy fuera tan contundente”.  

Hace mucho tiempo que Javier Huerta y Juan Lizcano salieron de España: el primero lleva veinte años viviendo en Estados Unidos, el segundo lleva diez. Pero la lejanía no ha borrado sus inquietudes políticas, y hoy por hoy Huerta es el secretario de organización de la delegación del PSOE en Nueva York, mientras que Lizcano es el delegado del PP en la Gran Manzana.  

Hace poco tiempo, sin embargo, que estos dos españoles pueden hablar en nombre de los partidos que representan fuera de España. Y es que, al contrario de lo que ocurre en algunos países de Suramérica, como es el caso de Argentina y Venezuela donde existen poblaciones de españoles que superan las 100 mil personas, en Estados Unidos el número de españoles registrados en los consulados apenas llega a los 50 mil, distribuidos además en un territorio de nueve millones de kilómetros cuadrados.   

Para el PSOE, la tarea de formar un grupo político organizado y apoyado por la   directiva del partido en Madrid, empezó apenas el año pasado. La delegación de Nueva York se constituyó hace cuatro meses y un par de meses después, el 12 de diciembre de 2007, quedó constituida la delegación de Washington DC.

Curiosamente, actualmente la delegación de Washington tiene unos 50 afiliados, a pesar de ser más reciente, mientras que la de Nueva York mantiene unos 30.

“Podríamos tener más afiliados, pero no nos interesa tener gente por tenerla. Queremos personas que estén realmente comprometidas con las ideas del partido”, explica Javier Huerta.  

El secretario de organización del PSOE en Nueva York explica que si bien hubo siempre un grupo en la comunidad española neoyorquina que sentía simpatía por el partido socialista, faltaban motivos para hacer oficial la afiliación.

Finalmente la idea se concretó el año pasado, a raíz de una visita del encargado de la campaña del PSOE en el exterior, Ricardo Cortés, quien estuvo en Nueva York para dar unas conferencias, momento que fue aprovechado para invitarlo a conocer al grupo interesado.  

No es mucho el tiempo que las delegaciones del PSOE de Washington y Nueva York han tenido para movilizar el voto a favor de su candidato, aunque no han faltado los correos electrónicos a potenciales afiliados, los carteles de propaganda en algunos barrios y la celebración de reuniones. En Nueva York la campaña se ha centrado principalmente en el distrito de Queens, hogar de una comunidad española bastante asentada y de varios clubes de españoles, mientras que desde Washington se ha intentado abarcar también los estados de Maryland y Virginia.

La delegación del Partido Popular en Estados Unidos tiene más camino recorrido.  

De acuerdo con Juan Lizcano, el primer esfuerzo por establecer una delegación en Estados Unidos del Partido Popular empezó en Nueva York hace más de 15 años. Entonces el paso fue crear un junta gestora, lo que le permitió al grupo original tener un contacto directo con la sede del partido en Madrid y empezar a buscar afiliados.

En abril del 2006 se celebró el primero congreso del PP en Estados Unidos y allí se eligió al comité ejecutivo con el que se daría inicio a la delegación oficial en el país. Actualmente la delegación del PP en Estados Unidos tiene unos 400 afiliados, y en dos años han logrado tener representaciones en Nueva York, New Jersey, California, Florida, Massachusetts y recientemente una más en Washington.

“Las delegaciones de California y Massachusetts se encargan también de las ciudades cercanas. En Boston no hay tantos españoles, pero en Nueva York y New Jersey es más fácil movilizar gente porque tradicionalmente ha habido mucha migración española. También es el área en la que desde hace más tiempo existe una representación del Partido Popular”, explica Lizcano.  

Lizcano opina que el haber esperado hasta el año 2006 para constituir oficialmente la delegación del partido en Estados Unidos, no está necesariamente relacionada con las elecciones de este domingo en España, sino más bien con la derrota sufrida hace cuatro años.  

“La gente suele apuntarse a los proyectos cuando se gana. Sin embargo aquí fue lo contrario. Al ganar las elecciones el Partido Socialista, el grupo de gente que vivimos en Estados Unidos, sentimos que era importante involucrarse en el tema, aunque en realidad la mayoría no tenemos un interés personal en la política y tampoco la idea de volver a España. Pero la iniciativa nos pareció muy positiva quizás también porque aquí no vemos las cosas con el malestar con que se ven en España. Aquí hay un sentimiento más romántico de lo que es aquello”.  

Y de acuerdo con el delegado del PP en Nueva York, tampoco lo hicieron con la perspectiva de ganar este año, aunque, por supuesto, esperan que así sea.

“[Hace dos años] pensamos que era el momento de organizarnos y de colaborar en lo que pudiéramos para que el partido popular vuelva a ganar las elecciones. Esperamos que sea ahora, o en las próximas elecciones o cuando sea”, dice Lizcano, quien asegura que, de ocurrir ahora, los resultados darán un margen muy estrecho. “Veo que España está muy polarizada. No te voy a decir que creo que vamos a ganar las elecciones porque no lo sé”.  

Sin embargo, Lizcano comenta que sus esperanzas se basan en la inquietud que cree notar entre los líderes socialistas. 

“Cuando se está en el poder suele ser más fácil ganar las elecciones porque todo el aparato administrativo está de tu lado, pero esta vez el partido socialista no las tiene todas consigo, y se nota porque están muy nerviosos. Eso es lo que me da optimismo para pensar que vamos a ganar”.  

De acuerdo al delegado, uno de los puntos del programa del Partido Popular que beneficiaría especialmente a los ciudadanos españoles que viven fuera del país, es la creación de una tarjeta sanitaria, lo que les permitiría tener el derecho a disfrutar de la sanidad española de la misma manera que lo hacen quienes viven en España.  

Por su parte, Domenec Ruiz Devesa, secretario general del PSOE en Washington, no tiene dudas sobre el triunfo de los socialistas este domingo, y ni siquiera se plantea un escenario distinto.  

Ruiz Devesa piensa que una de las propuestas de los socialistas que supondría un gran beneficio para los españoles que residen en el exterior, es la creación de un diputado que los represente en el congreso, una especie de “diputado viajero” que, por supuesto, tendría que recibir el visto bueno en el Congreso.

“El sentimiento de representación es mayor cuando hay un diputado propio”, porque, agrega, a quienes están en el extranjero no les sirve de mucho votar por los diputados de Huesca, Badajoz o Asturias, aunque esas sean sus provincias de origen.  

Y si hablamos de beneficios para los españoles que viven en el extranjero, los representantes del PSOE y el del PP coinciden en que habría que empezar por el simple hecho de poder votar. Los tres piensan que el sistema de voto por correo debe mejorar porque muchos españoles tardan mucho tiempo en recibir sus papeletas, lo que les impide cumplir con los plazos establecidos.

El 2 de marzo se cumplió el plazo para enviar a través de los consulados las papeletas con los votos, mientras que el 8 de marzo fue el último día para enviar el voto por correo certificado.  

Muchos pueden haber recibido sus papeletas tarde, pero Javier Huerta asegura que, en comparación con el 2004, en Nueva York se triplicó la participación este año, a juzgar por la cantidad de sobres que llegaron al Consulado de Manhattan.   Huerta atribuye este aumento en la participación al hecho de que Estados Unidos también celebra elecciones este año “y la gente se siente más motivada”. Y también al hecho de que los canales españoles de televisión pueden verse ahora en EEUU, un servicio que hace cuatro años no ofrecían las compañías de cable estadounidenses.  

Y según Huerta, “cualquier alza en la participación, se supone que beneficia a los socialistas. El gobierno socialista ha otorgado muchos derechos a los ciudadanos –derechos que el Partido Popular quiere eliminar– y los españoles quieren otros cuatro años del PSOE”.   Lizcano, por supuesto, tiene una opinión muy distinta sobre la labor del PSOE en la última legislatura.  

“Creo que en España la calidad de vida en general es peor de lo que era hace cuatro años. No digo que sea culpa de los socialistas, pero claramente el mundo occidental se está enfrentando a una crisis económica fuerte y el partido socialista no ha sabido prepararse durante estos años de bonanza para esta crisis. Según ellos, todo va bien”.  

España y Estados Unidos

En septiembre de 2007, el presidente del gobierno español y actual candidato por el PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, y el presidente de Estados Unidos, George Bush, se encontraron en Nueva York durante la apertura de la Asamblea General de la ONU. Bush saludó a Zapatero dirigiéndole algunas palabras en español y ambos mandatarios se dieron la mano. Sin embargo, aunque las relaciones diplomáticas y comerciales entre los países fluyen con normalidad, no existe una relación directa entre los presidentes desde que España retiró las tropas de Irak hace cuatro años. El gobierno socialista considera que la guerra en el país árabe –en la que el gobierno del Partido Popular liderado por José María Aznar comprometió a España–, es ilegal.  

Juan Lizcano ha notado que, desde entonces, la actitud en Estados Unidos hacia España ha cambiado.   

“España es ignorada por Estados Unidos constantemente porque España ha elegido distanciarse de Estados Unidos, no porque Estados Unidos desprecie a España”, dice. “Recuerdo que cuando España estaba claramente alineada con los intereses de EEUU y del mundo occidental, España estaba muy presente en los medios, la gente hablaba de España”.  

Ruiz Devesa, por su parte, lamenta que el gobierno de Bush no entendiera la decisión de Rodríguez Zapatero de retirar las tropas españolas de Irak. Y piensa que la relación entre los mandatarios de ambos países cambiará una vez que los estadounidenses escojan nuevo presidente, no importa si este es demócrata o republicano.  

“Estados Unidos está necesitado de aliados y España puede ser un aliado precioso, no sólo en Afganistán sino en otros sitios del mundo donde hay focos conflictivos”, dice el secretario general del PSOE en Washington.

Tanto Huerta como Ruiz Devesa manifiestan su admiración por Hillary Clinton y Barack Obama, los candidatos demócratas que compiten por la nominación del partido.  

Lizcano, por su parte, no habla de sus preferencias.

“Creo que el partido popular no se identifica abiertamente con ninguno de los partidos americanos, y eso es algo bueno. El Partido Popular estaría abierto a trabajar con cualquiera de los candidatos que ahora mismo luchan por ganar las elecciones en EEUU. Pero ello va a depender más de España que de Estados Unidos”.            

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.