www.diariocritico.com
El Rey se negó a ser ‘monarca absoluto’

El Rey se negó a ser ‘monarca absoluto’

Don Juan de Carlos de Borbón pudo ser un rey absoluto, pero se negó en redondo. Así lo ha revelado el presidente emérito del Tribunal Constitucional, Manuel Jiménez de Parga, quien es, además, presidente del Consejo Editorial de Diariocrítico.com. Según él, el rey hizo oídos sordos a los cantos de sirena que algunos prebostes del anterior régimen le dedicaron para que gobernara de forma absolutista cuando muriera Franco.

    Para Jiménez de Parga, el actual Rey, durante sus estudios como Príncipe, tuvo unos preceptores que le aconsejaron que gobernase al modo de los Monarcas absolutos, sin tener en cuenta los principios de la democracia. "Hay documentos que lo prueban", sostiene el profesor Jiménez de Parga. Incluso fueron publicadas, a mediados de los años sesenta del siglo pasado, unas cartas de Ángel López-Amo, preceptor del Príncipe, en las que clara y rotundamente le orientaban por la senda de los reyes absolutos.

    Ahora bien, frente a ese intento de adoctrinamiento, “la dosis democrática del Rey Juan Carlos le fue proporcionada por su padre, don Juan de Borbón, Conde de Barcelona", el cual, frente a las enseñanzas de inspiración franquista, indicó a su hijo que la Monarquía del futuro tenía que ser constitucional, del estilo de la que funcionaba en Inglaterra. “Y esta beneficiosa influencia se impuso. Don Juan Carlos tuvo en cuenta y siguió las orientaciones del Conde de Barcelona”, ha revelado Jiménez de Parga, resaltando así la labor orientadora del Conde Barcelona en quien luego sería el rey de España.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.