www.diariocritico.com
Mi cara de gilí

Mi cara de gilí

Nos están robando y a mí se me está poniendo una cara de gilí que ni deseo ni merezco. Hace unos días supimos que Telefónica va a despedir a 6.000 empleados después de haber obtenido un beneficio neto de 4.412 millones de euros. Hoy hemos sabido que repartirá 450 millones de euros entre 1.900 directivos. PC City ha decidido cerrar sus 33 tiendas en España y dejar en la calle a 1.225 trabajadores y Bimbo despedirá a 600 en los próximos días. Sin embargo, se trata de empresas privadas cuyos accionistas han tomado decisiones soberanas y asumirán los costes derivados, indemnizaciones incluidas. O sea, que me preocupan los aspectos políticos derivados de estas decisiones y la injusticia social que demuestran ciertas actuaciones, como en el caso de Telefónica. Sin embargo, no me preocupa el aspecto legal: sus decisiones se enmarcan en nuestro ordenamiento jurídico y si hubiera alguna ilegalidad se les perseguiría y sancionaría o se les impediría acceder a los ERE’s respectivos. Durante mi vida adulta he sido firme defensor del deber de votar y he creído que un ciudadano que se precie de serlo debe acudir a las urnas cada vez que se le convoque. He visto en ello un pequeño compromiso con la nación y con la sociedad en la que me desarrollo y de cuyas ventajas me beneficio: educación, sanidad, infraestructuras. El 22 de mayo próximo elegiremos a 68.462 concejales, 2.251 más que hace cuatro años. Si mantenemos los porcentajes de PSOE y PP en las últimas elecciones, el primero obtendría 24.879 concejalías y el PP 24.140. Empieza a dolerme la jeta. El estado, o sea tú, yo y la señora del cuarto izquierda que desde hace meses no sabe de qué hacer la sopa a partir del 25 de cada mes, pagará 276,86 euros por cada concejalía al partido que la detente (detentar: Retener y ejercer ilegítimamente algún poder o cargo público). O sea que entre ambos se repartirán trece millones y medio de euros. Veo y oigo a González Pons, hombre de derechas, contrario a los impuestos, contrario al crecimiento del estado, contrario a la intervención gubernamental en los mercados y en el gobierno de las empresas, acusar al gobierno socialista de la iniquidad (social, insisto) de las decisiones de telefónica y de no haber intervenido. ¿Ein? ¿Intervenir un gobierno democrático en una empresa privada y en nuestro sistema capitalista? ¿Vuelven los falansterios de la mano del gran especialista en agit prop? En este año de dolor, los dos grandes partidos se embolsarán 25 millones de euros extraordinarios –de los 45 que se repartirán los partidos del arco parlamentario- para sus chuches: mítines, viajes, buzoneos, cartelería… Ah, y claro, los espacios electorales televisivos, que son gratuitos y no tienen que pagarlos. En este año de penuria PP y PSOE se embolsarán 131 millones de euros en subvenciones. Ciento treinta y un millones de euros. El año pasado, el 2010, los pobrecitos recibieron solamente 70 millones. Sueldecitos, ordenatas, móvil, transporte y asistente personal aparte, por supuesto. ¿Te escandaliza? ¿Todavía no? Pues sigue leyendo. Por cada voto que reciban se embolsarán 0,55 euros. Si extrapolamos los datos de 2007 los dos partidos mayoritarios se embolsarán nueve millones de euros más. Y otros 3,5 millones de euros para estos dos partidos a razón de 0,22 euros por elector para sufragar envíos de papeletas y sobres personalizados. Las empresas españolas han prescindido en el último año de 310.000 personas, sin embargo la función pública ha contratado 100.000 nuevos funcionarios. ¿Alguien ha visto u oído a González Pons o a cualquier otro restallar la húmeda contra estos abusos? Yo tampoco y me estoy preguntando si no es llegado el momento de trabajar por la abstención. Se me ha quedado cara de gilipollas, definitivamente. Y no sé cuándo se me va a quitar porque todos estos datos están en el BOE, que es donde duelen de verdad.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.