www.diariocritico.com

¿Participó el CESID en el 23-F?

El 'Informe Jáudenes', la investigación interna del CESID

El 'Informe Jáudenes', la investigación interna del CESID

Un mes y medio después de los sucesos golpistas del 23-F, el director general en funciones de 'La Casa', Narciso de Carreras, encargó al coronel Juan Jáudenes un informe sobre la posible participación de agentes del CESID en la intentona golpista. Una vez elaborado, el documento fue remitido al Consejo Supremo de Justicia Militar, pero no se incorporó a la Causa 2/81 y aún permanece clasificado en las dependencias de los servicios secretos.

A principios de 2001, en el 20 aniversario de aquella intentona golpista, tres periodistas -Fernando Jáuregui, Pilar Cernuda y Manuel Ángel Menéndez- publicaron el libro "23-F: la conjura de los necios". Los tres autores tuvieron acceso al 'Informe Jáudenes', que por primera vez se hizo público al completo a través de las páginas de su libro.

El documento publicado en "23-F: la conjura de los necios", tenía, no obstante, algunas variaciones premeditadas respecto al original. En el documento original, los nombres aparecían con una clave, de tal manera que no pudiera ser descifrado nada más que por quien conociera la misma. En el libro, los autores suprimieron la clave y colocaron en su lugar los nombres reales para que pudiera ser entendible por todo el mundo.

Había otra variación: dado que el documento permanecía aún clasificado como 'secreto', los autores evitaron problemas y cambiaron algunas palabras para que uno y otro documento no fueran exactamente idénticos, aunque ambos decían exactamente lo mismo (por ejemplo, si en el original estaba escrito "se dirigió a una cabina para llamar", en el texto reproducido se puso "buscó una cabina cercana desde donde poder hacer una llamada").

En todo caso, he aquí el famoso "Informe Jáudenes" al completo, por gentileza de Jáuregui, Cernuda y Menéndez.

INFORME JÁUDENES

1. ANTECEDENTES

 Esto es un resumen de los puntos importantes de la información obtenida en relación con la posible participación de miembros de la AOME en la preparación o ejecución de los sucesos de los días 23 y 24 de Febrero de 1984. Las contradicciones existentes entre las distintas versiones que se dan, presentan primero los hechos sobre los que se llega a tener certeza, relatando luego aquellos en los que existen versiones diferentes, o bien no se ha podido llegar a tener suficiente confirmación. Se incluyen las conclusiones a las que llega el informador no judicial.

 Es conveniente destacar que, al haberse iniciado esta investigación un poco tiempo después de que ocurrieran los hechos, existen divergencias, aunque pequeñas, especialmente en lo que se refiere a horarios, sobre todo si se tiene en cuenta que se trata de un momento de gran tensión para casi todas las personas que declaran.

 Por ultimo, conviene dejar patente que la delicadeza del tema y de la Unidad investigada nos impone elaborar esta información con absoluta discreción, disminuyendo en la manera de lo posible el número de personas a las que se les pide información y, por supuesto, no tratando de conseguir pruebas documentales que hubieran provocado inquietud y probablemente se hubiera filtrado fuera de la Unidad.

2. HECHOS CONFIRMADOS

 Parece que el viernes 20/02/84 el Capitán Segundo Jefe de la Unidad, Francisco García-Almenta, habla por teléfono con el Comandante Gilberto Marquina, Jefe del Sector del Cesid en Las Palmas y según parece en la conversación comenta, entre otras cosas, "que esté atento a los próximos acontecimientos".

 El Capitán Vicente Gómez Iglesias, Jefe de uno de los GOME está realizando el Curso de Tráfico en el Parque de Automóviles de la Guardia Civil, situado en la calle General Mola, y no asiste a clase el día 23 por estar en cama por un cólico nefrítico.

 El día 23 entre las 10 y 11 horas García-Almenta parece que da orden a la Escuela de la AOME de que entregue al Sargento Miguel Sales, de la Plana Mayor de la AOME, al Cabo Primero Rafael Monge, Jefe de SEA, y al Guardia Segunda, también de la SEA, Moya, tres vehículos con matriculas falsas y varias radios HT, con frecuencias distintas a las de los otros GOME, porque tenían que realizar un servicio. Tal y como estaba dispuesto, sobre las 12 horas son retirados los coches de la Escuela.

 Alrededor del mediodía del día 23, Vicente Gómez Iglesias recibe un aviso telefónico del Capitán de la Guardia Civil Gil Sánchez-Valiente, buen amigo suyo, que le indica que se pase por el Parque de Automóviles de la Guardia Civil, en la calle General Mola, a las 16:30 horas. Gómez Iglesias llama al Cabo Primero de la Guardia Civil, Rafael Monge, pidiéndole que le lleve al Parque de Automóviles, cosa que cumple dejándole en el citado lugar alrededor de las cuatro de la tarde. Gómez Iglesias va de paisano y se queda en el parque, marchándose Monge. Gómez Iglesias está en el Parque de Automóviles hasta las 18:15 h.

 Desde las 16:15 a las 16:30 h. Monge releva a Miguel Sales en un puesto de observación, quedándose con la radio de Sales por haber olvidado la suya. Sales vuelve a la Escuela para dejar el coche, marchando después al GTAC (Grupo Técnico de Apoyo y Coordinación), a donde llegó aproximadamente las 17:00 horas.

 Cuando se produce el asalto al Congreso, aproximadamente a las 18:20 h., las personas interrogadas se encuentran en los lugares detallados a continuación:

• José Cortina - Jefe de la Agrupación Operativa de Medios Especiales (AOME). Se encuentra en la Escuela escuchando la radio.

• García Almenta - Segundo Jefe del AOME. Se encuentra hablando por teléfono con el Comisario Jefe de la Brigada de Relaciones Informativas del Cesid.

• Diego Camacho - de la Plana Mayor de la AOME. Estaba en GTAC con el Sargento Rando Parra, de la Plana Mayor de la AOME, escuchando la radio.

• Rubio Luengo - Capitán de Aviación, Director de Curso de la Escuela de la AOME, permanece en la Escuela.

• Vicente Gómez Iglesias - Jefe de un GOME, parece que se dirigía en taxi desde el Parque de Automóviles a su domicilio, según sus propias manifestaciones.

• Juan Rando Parra - Sargento Primero, Plana Mayor de la AOME, está escuchando la radio con Diego Camacho.

• Miguel Sales - Plana Mayor de la AOME, en GTAC realizando su trabajo.

• Rafael Monge Segura - Cabo Primero de la Guardia Civil Jefe de la SEA, se encuentra en un coche realizando una misión oficial en la Plaza Beata María Ana de Jesús, según su propia declaración.

 Tan pronto se produce el asalto al Congreso y se oye por la radio, García-Almenta se pone en contacto con José Cortina, quien ordena que se proceda a localizar los equipos que se encuentran en la calle y que se establezca un despliegue informativo.

 García-Almenta pide la ayuda de los mandos que están presentes, Diego Camacho y dos técnicos, para que todos se mantengan en sus puestos de trabajo y que se evite que se produzcan comentarios y criticas de ningún tipo. Casi de inmediato, Cortina llega a GTAC y adopta las primeras acciones, llamando a todo el personal de los Grupos, situación de posiciones por parte de los Grupos que se encontraban operando fuera de la Base, medidas de seguridad en GTAC y que la Escuela continúe con su rutina diaria. Después Cortina se desplaza a la Central del Cesid en Castellana, 7 en un vehículo con emisora y se quedaría allí toda la noche.

 Gómez Iglesias llama a García-Almenta desde la Plaza de Las Cortes y recibe instrucciones de dirigirse a GTAC. Desde allí va en un taxi a GTAC donde, al parecer, llega entre las 20 y las 20:30 horas y ya permanece allí toda la noche. No tenía mando, pues estaba realizando un Curso y Cortina no quiso que se hiciese cargo de nuevo esa noche.

 A Sales se le ordena que se dirija a la zona de Congreso para informar. Aparca el coche en la calle de Felipe IV, Real Academia Española y regresa a GTAC sobre las 21:00 horas. Según la información que dio, parece que no detectó por el entorno del Congreso mas que al Comisario Jefe de la Brigada de Relaciones Informativas. Ya se quedó en GTAC hasta las 03:00 horas del día 24 que se marchó a su casa.

 Rubio Luengo es llamado por Cortina para que se traslade desde la Escuela a GTAC. Busca un conductor para que le lleve, localizando al Cabo Primero Monge que estaba muy inquieto. Ambos se dirigen a GTAC. A su llegada García-Almenta encarga al Sargento Parra que lleve al Cabo Primero Monge a la SEA. A Rubio Luengo no se le encarga ninguna misión hasta las 22:00 horas, momento en el que García-Almenta le ordena que regrese a la Escuela, donde se queda hasta las 02:00 horas del 24, que se va a su domicilio.

 El Cabo Primero Monge, tanto durante su estancia en la Escuela, después de producirse el Asalto al Congreso, como durante los movimientos que tuvo en coche con Rubio Luengo y con Parra se manifiesta muy alterado y parece que da a entender haber participado en los acontecimientos, insinuando que era García-Almenta la persona que se lo había ordenado. Desde la SEA se traslada en misión informativa oficial a los alrededores del Congreso, situándose después en el hotel Palace, donde permanecería hasta la liberación de los Diputados. Al entregar el coche utilizado el día anterior dijo al mecánico que destruyese las placas falsas que llevaba porque alguien le había visto cambiarlas el 23 por la mañana en la zona de El Pardo.

 Entre las 23 y 24:00 horas, García-Almenta envía a Diego Camacho y a Parra a la Dirección General de la Guardia Civil para que observen lo que ocurre, pues hay noticias de que están llegando muchos vehículos con Guardias de paisano. Durante el desplazamiento Parra hace ver a Diego Camacho que ha recibido unas confidencias de Monge pero no llega a detallárselas.

 En GTAC García-Almenta parece que recibió muchas llamadas telefónicas, del Jefe del Sector de Sevilla Colmenero, de Ramón de Meer, de Gilberto Marquina, y alguno más, todos interesándose por los acontecimientos. Meer contactó desde la Brigada Paracaidista, ya que él vivía en Alcalá de Henares, produciéndose al principio un malentendido de García-Almenta que pensaba se trataba de otro Ramón, en concreto del Jefe de la Escuela o el del Grupo 3 de la Guardia Civil.

 A las 02:30 horas Diego Camacho y el Capitán Armada se dirigen al Hotel Palace y viendo que era fácil entrar en el Congreso lo hacen y hablan con alguno de los asaltantes quien les dice que el Jefe de la Conspiración era el General Armada. Vuelven a la Central a informar de lo que habían conseguido y luego se reúnen en GTAC donde cuentan lo mismo. Cuando Cortina vuelve a GTAC el día 24 se reúne en un despacho durante una media hora con García-Almenta y Gómez Iglesias.

 A las 09:00 horas, del día 24, Diego Camacho dice a Cortina haber identificado en la noche del 23 al Capitán Sánchez-Valiente en el Congreso. Poco después se vuelven a reunir Cortina, García-Almenta y Gómez Iglesias. Al terminar está reunión alrededor de las 10, Gómez Iglesias sale de GTAC, y García-Almenta comenta la posibilidad de que Gómez Iglesias entrara en el Congreso; sin embargo, a las 13:00 horas Gómez Iglesias llama a GTAC y dice que ya se encuentra en su casa.

 Entre las 10 y las 11 horas del día 24 la Escuela recibe orden de García-Almenta de entregar a Sales, Monge y Moya tres coches para una misión especial, según propia manifestación de los interesados es para atender una misión de la Operación Mister en la Plaza de Oriente.

3. HECHOS NO CONFIRMADOS - CADA UNO CON DIFERENTES VERSIONES

 Todos los interrogados manifiestan no haber tenido conocimiento ni noticias sobre el asalto al Congreso, ni en lo que se refiere a actividades internas de la Unidad ni fuera de la misma. Sin embargo, en confidencias de Monge a Parra durante el trayecto que realizaron juntos en coche desde GTAC a SEA en la tarde del día 23 le cuenta que él y Sales lo sabían desde la semana anterior por García-Almenta.

 La mayor divergencia de versiones y el origen de todas las sospechas sobre una posible conexión con lo ocurrido estriba en la actuación de Monge entre las 16 y las 19:30 horas del día 23. Según García-Almenta y Monge, éste estaba desarrollando con Sales y Moya la operación Mister, consistente en el control de un individuo a partir de la Plaza de Oriente. Por razones operativas (necesidad de que la gama de frecuencias empleada fuera distinta a la usual en la Unidad) empleaban vehículos y radios de la Escuelas. Desde las 16:15 Monge ha relevado a Sales y permanece en la Plaza de Oriente hasta que se ve obligado a seguir a su objetivo que ha tomado un taxi. Durante el seguimiento, cuando se encontraba precisamente en la Plaza Beata María Ana de Jesús y pensando ya en abandonar el seguimiento, se entera por la radio del asalto al Congreso. Interrumpe la operación y se traslada a la Plaza de Canovas del Castillo, aparcando el vehículo junto a lberia. Allí permanece por espacio de unos minutos y al no poder comunicar telefónicamente con su Unidad, pese a varios intentos, regresa a la Escuela, devuelve el coche y pide al mecánico que destruya las placas que lleva y se traslada junto con Rubio Luengo a GTAC.

 Hay otra versión basada en lo que dijo Monge a varios compañeros en la que él hacía ver una conexión de éste con una de las columnas de autobuses, el enlace con el Capitán de la Guardia Civil Muñecas y la implicación de García-Almenta. Según Monge no niega que estas manifestaciones fuesen posibles, pero no admite la veracidad y el detalle con el que se dice ya que fueron producidas en un estado de ánimo y de fantasía en la tarde del día 23 ante las insistentes preguntas de sus compañeros.

 Parece que tampoco hay coincidencia en las versiones sobre las placas destruidas de los tres coches utilizados por Sales, Monge y Moya. Si hay certeza de las de Monge, pero el día 23.

 No ha quedado clara la supuesta reunión de Cortina con García-Almenta, Gómez Iglesias, Sales y Monge, que menciona en su declaración Camacho que se habría producido después de la alerta del Secretario General a Cortina y Cortina y García-Almenta la niegan de forma categórica y expresa.

 Tampoco se ha podido establecer el supuesto abandono del coche de Monge en la calle Fernanflor en la tarde del día 23. Parece que lo más seguro es que no hubo abandono de ningún tipo.

4. DECLARACIONES

José Cortina:

 Dice no tener ninguna noticia previa al Golpe ni en lo que se refiere a actividades internas ni externas. Se encontraba desde las 17:00 h. del día 23 en la Escuela de la AOME. Cuando se produce la entrada en el Congreso lo oyó por la radio e inmediatamente se traslado a la Jefatura AOME, tomando las primeras medidas, llamada al personal de los Grupos y adopción de posiciones por los grupos que estaban en la calle, seguridad propia del local y que la Escuela siguiera su vida normal pero sobre aviso.

 Después se desplaza a la Central del Cesid donde permanece toda la noche. Previamente había dado una charla a las Unidades Operativas. Niega categóricamente la existencia de reuniones de mandos después de la alerta que dio el Secretario General. Dice que si hubo alguna reunión sería para otra cosa no trascendente pero que no recuerda exactamente de que se trataba.

 Después de la alerta dada por el Secretario General hace algunas gestiones discretas para ver si se trataba de un hecho aislado y concreto. Contactó con Jefes de Unidades para recabar información de si había algo destacable. Le contestaron negativamente.

 García-Almenta, muy crítico ante la situación, contestando a una llamada del Comandate Marquina desde Canarias el viernes 20 le dijo que estuviese atento a nuevos acontecimientos, pero refiriéndose concretamente al nuevo nombramiento del Presidente del Gobierno, pero alguien que lo oyó lo mal interpreto. Permaneció todo el tiempo en el Grupo Técnico de Apoyo y Coordinación (GTAC). El día 23 por la noche atendió una llamada telefónica de Ramón Meer, que es el número uno de su promoción, pero había gente delante. Según Cortina, García-Almenta no había tenido ninguna participación previa en nada. Cortina habló con todos los Mandos de la Unidad, excepto con los del NAT (Núcleo de Apoyo Técnico), que eran Rolando y Rodríguez Calvo. Nadie hizo ninguna referencia ni proporcionó ninguna información, salvo Diego Camacho que comentó sobre el escaso entusiasmo de acatamiento constitucional pero sin citar ningún hecho concreto.

 Gómez Iglesias estaba en el Curso de Tráfico de la Guardia Civil. Parece que en el Norte coincidió con el Teniente Coronel Tejero, con él que le unía cierta amistad. Según declara Cortina, Gómez Iglesias es un gran profesional. Desde la mañana del 23 permaneció enfermo en su casa aquejado de un cólico nefrítico, lo que se comprobó. Dice que Gómez Iglesias recibió una llamada de Sánchez Valiente desde el Parque de Automóviles de la Guardia Civil y le pidió que se pasara por el Parque a las 16:30, por lo que Gómez Iglesias pidió a Monge que lo llevará. Gómez Iglesias iba de paisano ya que estaba de baja médica. Monge lo dejó en la puerta del Parque y se marchó. Gómez Iglesias, según le contó, vio de pasada a Sánchez-Valiente que se extrañó al verlo de paisano y le dijo que luego le vería, siendo registrada e inscrita en el registro de entrada y salida su estancia en el Parque de Automóviles. Los componentes del Curso de Tráfico no participaron en los hechos, ni siquiera a titulo individual. Gómez Iglesias estuvo en el bar del Parque hasta las 18:00 h. Tomó un taxi para marcharse a casa y en el trayecto oyó por radio el asalto al Congreso, pidiendo entonces al taxista que le llevara a la Plaza de las Cortes. Desde un teléfono público llamó a la AOME y se ofreció voluntario para incorporarse. No llegó a entrar en el Congreso incorporándose a GTAC donde estuvo toda la noche. No fue a su Grupo Operativo ya que no ejercía el mando por estar relevado al estar realizando un curso. Se marchó a su casa sobre las 09:00 h. del día 24, muy afectado por conocer a casi todos los que habían intervenido en el asalto. Según declara Cortina, el único punto dudoso en su actuación reside en si en el parque de la Guardia Civil observó algo y luego no lo informó debidamente. Cortina le recomendó que pidiera destino y se marchara de la Agrupación.

 Monge lleva a Gómez Iglesias al Parque de Automóviles de la Guardia Civil y se va hacia su misión en la Plaza de Oriente. Desde allí se mueve hacia un seguimiento a la zona de Delicias, donde parece que se entera por radio del asalto y acude a la zona del Congreso. Aparca su coche, el cual pertenecía a la Escuela ya que éste tenía frecuencias desconocidas por ser muy antiguo y era lo necesario por razones operativas, también portaba placas falsas, y llama desde allí al Grupo Operativo y se le ordena que vuelva con el coche a GTAC donde informa a García-Almenta. Se le indica que coja su equipo y se traslade a la zona del Congreso para informar de lo que pueda averiguar, entró en el Congreso por orden superior para tratar de contactar como fuese con el Ministro de Defensa. Ahí, un punto oscuro en lo que Cortina dice sobre Monge, sobre los comentarios de éste en relación a que los autobuses de los Guardias que venían de Valdemoro le habían ido pisando los talones. Cortina le indicó que pidiera destino fuera de la AOME.

 Según la impresión de Cortina puede haber habido exceso de preocupación en alguno y se ha desorbitado el asunto, pudiendo haber habido comentarios pero siendo siempre las actuaciones eran adecuadas.

 En pregunta sobre su relación con el General Armada Cortina contesta que le conoce desde el año 75 cuando era Secretario de la Casa Real, época en la que Cortina iba mucho a Palacio. Después de esto solo se ha cruzado con él felicitaciones navideñas, habiéndole visitado sólo a raíz de su nombramiento como Segundo JEME.

García-Almenta:

 Declara no tener ningún conocimiento previo del Proyecto de asalto al Congreso. Que se encontraba en GTAC con Diego Camacho y que ambos se enteran por radio. Que Monge estaba participando en la Operación Mister con misión de observación y identificación de personas siendo su turno de 12 a 20 horas. Usaban vehículos de la Escuela por razón de comunicaciones, es decir frecuencias no controladas. No son los mismos vehículos que figuran en el informe de la Unidad utilizados por SEA (Sección Especial de Agentes) para ir al Congreso a informar.

 García-Almenta dice llegar a GTAC a las 16:15 h. Que estuvo hablando con el Jefe de la BRI (Brigada de Relaciones Informativas, Cuerpo Superior de Policía), que le había llamado y oyó por radio el asalto al Congreso. Inmediatamente avisó a Cortina quien le ordenó que localizara equipos y preparara un despliegue igual al que se hizo el día de la operación Galaxia. De inmediato pidió ayuda a Diego Camacho, Rolandi y a un Técnico de la Agrupación para que se ocupase de que todo el personal se mantuviera en sus puestos de trabajo y atentos.

 Con Cortina preparan el despliegue sobre carreteras radiales, seguridad propia del personal de la Plana Mayor y SEA para que fueran a la zona del Congreso. Monge estaba haciendo un seguimiento en la zona de Legazpi con un coche de la Escuela.

 Se trasladó al Congreso y desde la zona telefoneó, aunque García-Almenta no está seguro de esto último. Regresó a GTAC y volvió luego a la zona del Congreso. no pudo llegar a los alrededores del Congreso.

 Durante la noche del 23 F recibió muchas llamadas, del Cacho, "Mayordomo", Meer y Marquina. La llamada de Meer la atendió él en principio, creyendo que se trataba del Jefe de la Escuela ya que le dijeron que era Ramón.

 En la madrugada del día 24 envió a Diego Camacho y a Parra a la Dirección de la Guardia Civil para enterarse que ocurría.

 Después ordena a Diego Camacho y a Armada (se refiere a un Capitán perteneciente a la AOME) que vayan al Congreso donde conseguir entrar sobre las cuatro de la mañana. Según declara García-Almenta, Camacho se había insinuado anteriormente en la pretensión de ir al Congreso para entrar, pero que realmente lo que pretendía era ver a su gran amigo Luis Solana. Aseguró no recordar nada relevante de la mañana del día 24 ni tampoco sobres reuniones posteriores sobre el asunto.

Cabo Primero Rafael Monge

Niega conocimiento previo de lo que ocurrió, declara que el día 23 estaba en la operación Mister que se realizaba en tres turnos de tres horas. A él le correspondía a partir de las 15:00 h. Y había recibido la orden de participar en esta operación el día 23 del propio García-Almenta. Que se encontraba comiendo en su casa sobre las 13:30 h. cuando le llamó Gómez Iglesias y le pidió que le llevara al Parque Móvil de la Guardia Civil, donde llegaron aproximadamente sobre las 14:30 y 15:00 h., esperó unos quince minutos hasta que llegó Gómez Iglesias y le dijo que se marchara, dirigiéndose a la Plaza de Oriente a cumplir su misión. El objetivo que él atendía tomó un taxi y le siguió en el coche de servicio hasta la plaza de la Beata María Ana de Jesús, abandonando el servicio allí por oír el asalto al Congreso por radio. Dirigiéndose hacía la plaza de Neptuno donde aparcó el coche junto a las oficinas de Iberia, permaneciendo en la zona unos minutos. No pudo llamar a la AOME por existir boqueo de líneas telefónicas. Se marcha a devolver el coche perteneciente a la Escuela del AOME, de donde lo había tomado, como también los equipos de radio. Posteriormente se traslada a GTAC y se presenta a Carcía-Almenta, a quién le informa. Recibe la orden de incorporarse a SAE, reuniese a su personal y se marchasen al Congreso para informar. Desde GTAC a SAE le llevó Parra por ser el único que conocía esta instalación. Desde SAE se dirigió en el coche a la plaza de Neptuno. Logró entrar en el Congreso y se pudo asomar al hemiciclo de los diputados, volviéndolo a intentar entre las 21:30 y 22 h. pero ya no le fue posible, a continuación se instaló en el Hotel Palace y permaneció allí hasta que salieron los diputados al mediodía del día 24. A las 24:00 horas le dijo García-Almenta que se retirara pero él permaneció. De vuelta a la Escuela dijo al mecánico que destruyese las placas, que había utilizado ya que por la mañana una persona le vio cambiándolas en la carretera de El Pardo.

 Comentó en su declaración que había visto a algunos de la Escuela y después en conversación con Parra le dijo estar muy nervioso pues le había afectado mucho haber visto a la Guardia Civil en la zona del Congreso. Que en aquel momento pensaba que la Guardia Civil estaba salvando a España y se sintió identificado con ellos lamentando no estar en su lugar. Declaró ser incapaz de poder recordar cosas más concretas pues en aquellos momentos de excitación no pudo fijar ideas. Dice no recordar haber dicho nada de llevar tras de sí autobuses con Guardias Civiles ni mucho menos haber asumido protagonismo en relación con los hechos. Ante insistentes preguntas en relación con su conexión con las columnas de autobuses, negó reiteradamente haber tenido que ver nada con ellas. Negando así mismo conocer personalmente al Capitán Muñecas de la Guardia Civil. El día 24 asistió a una reunión con todos los mandos de la Unidad, no pudiendo asistir el 25 y los siguientes.

 A Gómez Iglesias no volvió a verlo después de despedirse de él en el Parque de Automóviles de la Guardia Civil.

 Se le vuelve a interrogar sobre contradicciones existentes entre su declaración anterior y la de otros. Reconoce que su llegada al Parque pudo ser más tarde de lo que dijo (14:30-15:00), como máximo 15:50 h. Dice que la retirada de los coches la realizaron él, Sales y Moya, fueron tres coches y tres radios.

 Niega que fuera la guía de la caravana de autobuses y dice no conocer al Capitán Muñecas. Reconoce que después de los hechos se pronunció en muchas cosas que le preguntaban, dice que decía lo primero que le venía a la cabeza, muchas tonterías y fantasías. No se acuerda pero acepta que pudo ser acerca sobre su participación. Reconoce que a su vuelta de alguna misión que no debe revelar algunas veces ha actuado de la misma manera. Al hablar con Rubio le dio la misma versión, dice que no fue premeditado sino por instinto.

 Niega lo del vehículo abandonado en la calle Fernanflor. Imagina que los otros dos coches se entregaron en la Escuela al terminar los turnos. No sabe si se destruyeron las placas de los otros vehículos.

 El 24 solicita nuevamente tres vehículos para la misma operación. Se les proporcionan tres diferentes al día anterior. Tampoco sabe si se destruyeron las matriculas.

 Aún las continuas y distintas exhortaciones y consideraciones sigue ratificándose continuamente sobre lo que ha declarado.

Diego Camacho

Cuando se produce el asalto está con Parra escuchando la radio. Dice no tener conocimiento previo de lo que iba a pasar. Colaboró con García-Almenta en organizar el despliegue de AOME, con mucha celeridad.

 Declara haber detectado una cierta alegría en personal subordinado. García-Almenta pidió que todo el mundo permaneciese en su despacho sin realizar comentarios. Se recibe una llamada de Monge y García-Almenta le dice "no sé lo que ocurre pero esta claro de que lado estamos". Aparece Gómez Iglesias y permanece en GTAC, sin incorporase a su Unidad. Cuando llega Rubio Luengo al que han llamado sin saber para qué, permanece en GTAC hasta muy tarde. Entre las 23 y 24 h. García-Almenta le envía con Parra para que vea lo que ocurre, pues se tienen noticias de que están llegando muchos Guardias Civiles de paisano a la Dirección General. Ya en el coche Parra le dice que creía que esto ya se sabía en el AOME.

 De nuevo en GTAC se reciben llamadas de la zona del Congreso anunciando que el General Armada va a entrar en el Congreso. Después llama un tal Ramón y García-Almenta le cuenta todo lo que se sabe sobre los acontecimientos. Se trataba del Teniente Coronel Ramón Meer de Rivera que llamaba desde la Brigada Paracaidista. García-Almenta dijo haberlo confundido con Ramón el del Grupo Tres de la Guardia Civil.

 Hacia las 2:30 h. con J. Armada van al Hotel Palace y a la vista de la posibilidad de entrar por los cordones policiales entran en el Congresos donde hablan con varios oficiales. Allí les dicen que el Jefe de la conspiración es el General Armada. Vuelve al Cesid a dar cuenta y luego al GTAC donde cuentan lo mismo. Después llega Cortina y se mete durante treinta minutos, en un despacho con García-Almenta y Gómez Iglesias; sobre las nueve Camacho le dice a Cortina haber visto al Capitán Sánchez-Valiente dentro del Congreso. Poco después vuelven a reunirse Cortina, García-Almenta y Gómez Iglesias. A la salida de la reunión García-Almenta comenta la posibilidad de que Gómez Iglesias entrara en el Congreso. Sobre las 13:00 h. llama Gómez Iglesias y dice que ya está en su casa.

 El día 25 Cortina da una vuelta por las Unidades de la AOME acompañado por Diego Camacho, pronunciando en cada una de ellas palabras en parte exculpatorias del General Armada, cosa que extraña mucho a Camacho después de lo que oyó en el Congreso y transmitió a Cortina.

 El día 26 cuando estaban en clase de educación física Parra pregunta a Camacho qué era lo que se conocía de lo que le mencionó en el coche la noche del 23. Parra cuenta que el día 23 al trasladar a Monge a SAE éste estaba muy nervioso y le dijo que había hecho una cosa muy grave ya que el viernes 20 había habido una reunión de García-Almenta con Sales y con Monge y que les había dado instrucciones para guiar autobuses de la Guardia Civil para asaltar el Congreso y que anteriormente había actuado como enlace con el Capitán Muñecas de la Guardia Civil. En el Congreso se encontró con otro grupo de Guardias Civiles y con Gómez Iglesias que ya estaba allí. Camacho le cuenta esto más tarde al Capitán Carlos Guerrero y ambos al hermano de éste, Luis Guerrero, que se lo transmite al Secretario General Teniente Coronel Calderón, entrevistándose con él a las 20 horas de ese día.

 Sobre el día 28 hay una reunión entre Cortina, García-Almenta, Gómez Iglesias, Sales y Monge. Al siguiente día Parra recibe una llamada de Cortina que quiere verlo urgentemente, cosa que hacen a las nueve del día siguiente. La entrevista se centra en alabanza general de Parra, investigación de Cortina sobre lo que conoce Parra acerca de Monge y de la SEA, exaltación del espíritu de la AOME. La entrevista dura dos horas.

 Entre tanto se producen situaciones de gran tensión en GTAC con amenazas indirectas y veladas a Parra por parte de García-Almenta, Sales y Moya.

 Lo que sabe Rubio Luengo, según cuenta Diego Camacho, es que con lo que dijo Parra, Monge dejó el coche en la calle Fernanflor entre los autobuses, fue a la Escuela en taxi y allí habló con Rubio Luengo. Se encontraba nervioso ya que había estado dentro del Congreso cuando se produjeron los tiros. Desde la Escuela fue a GTAC y García-Almenta le ordenó que volviera a buscar el coche. Por la mañana habían ido a la Escuela a recoger tres vehículos y cuatro radios portátiles TB.

Gómez Iglesias

Asegura no haber detectado ningún indicio de lo que se preparaba con anterioridad al 23. Precisamente en esos días se encontraba realizando el Curso de Tráfico en el Parque de Automóviles de la Guardia Civil. El día 23 no asistió a clase por haber tenido un cólico nefrítico la noche anterior. Sobre mediodía recibió una llamada del Capitán Sánchez Valiente de la Guardia Civil, que le pidió que fuese al Parque de Automóviles. Las clases de la mañana eran prácticas en la Casa de Campo y por la tarde en el Parque de Automóviles de 15:30 a 17:00. Gómez Iglesias llamó a Monge por proximidad de domicilio para que le recogiese y le llevase al Parque de paisano porque estaba de baja médica. Una vez en el Parque se dirigió al bar donde sobre las 16:45 h. apareció Sánchez-Valiente que le dijo que ya veía que estaba en el Curso y medio malo que él estaba muy liado de trabajo y que le vería luego. Gómez Iglesias subió después a una habitación de la Residencia donde permaneció hasta las 18:15, hora en que salió del Parque según consta en el registro de entradas y salidas. Dice no haber apreciado nada extraño al igual que los 21 oficiales que formaban parte del Curso ya que los acontecimientos del Parque se desarrollaron en el sótano y en el semisótano. Al salir del Parque tomo un taxi y por la radio se enteró del asalto ordenando al taxista que fuera hacia la Plaza de Neptuno, llamando desde allí a García-Almenta que le dijo que se incorporará a GTAC, a donde se dirigió y permaneció toda la noche, pues al estar en el curso había entregado el mando de su Grupo. Alrededor de las 10 h. del día 24 se fue a su casa por no encontrarse bien, donde permaneció el resto del día, incorporándose el día 25 al Curso que estaba realizando. Después de esta fecha no ha sabido nada de posibles participaciones del personal de la AOME ni tampoco de ninguna reunión de mandos.

Parra

No había detectado nada antes del día 23.

 Cuando se produce el asalto al Congreso estaba en GTAC con García-Almenta y Diego Camacho oyendo la radio. García-Almenta ordenó que nadie se moviese de su despacho, al atardecer llegó Monge muy excitado, después de hablar con García-Almenta pidió a Parra que le llevará a SEA. En el coche al poco de salir le dijo textualmente "si tú supieras los que ha pasado..." "pero no lo digas por favor". Contó que venía del Congreso porque había estado de contacto con el Capitán Muñecas con el se encontró enlazado por radio y que los había llevado al Congreso. Las radios utilizadas eran las del servicio, pero no pudo precisar si estuvo dentro o no. Contó que las balas le habían pasado muy cerca y que allí había visto a Gómez Iglesias, que él (Monge) lo sabía desde la semana anterior por García-Almenta, Parra no estaba seguro si le dijo que desde el viernes, también lo sabía Miguel Sales y que tenía que volver al Congreso.

 Parra dice que después vuelve a GTAC. Por la noche lleva a Diego Camacho a la Dirección General de la Guardia Civil y durante el trayecto le cuenta lo que escuchó de Monge. Parra dice que Cortina le llamó un domingo por la tarde, podría ser el día 1 de marzo, que quería verlo con urgencia, pero ante las dificultades de Monge lo dejaron para el lunes a las 8:30 h., ordenándole que no comentara nada con nadie. La entrevista se celebro en la cafetería Cuzco y se centro en los siguientes temas:

- Interés por la situación personal y profesional de Parra.
- Preguntas sobre problemas de seguridad.
- Petición de que Parra confiara sólo en Cortina.

 Según Parra la entrevista resultó rarísima, pues en casi dos años de estancia en el AOME no había ocurrido nada semejante y mucho menos la urgencia con la que lo había convocado, ya que el contenido de la entrevista no lo justificaba. Parra quedó con la impresión de que se se trataba de una presión o chantaje, pues a partir de entonces había sido objeto de amenazas indirectas o veladas. García-Almenta habló de unas mezclas exploxivas para colocar en el coche de algún "hijo de puta" y no le dirigía la palabra. Miguel Sales tampoco le hablaba y le aconsejó en tono amenazador que se marchara de la AOME. Otro miembro del SEA le amenazó con el levantamiento de la veda algún día.

 Hay un punto que le extrañó a Parra, que fue el pago a los pocos días de esto de 42.000 pesetas, por un trabajo realizado para ASEPRO (propiedad de la familia Cortina) el verano anterior. Otras cantidades también se pagaron a los participantes en este trabajo. La extrañeza de Parra era por el tiempo transcurrido y por el hecho de que ya les habían regalado unas estaquillas de bronce dedicadas. Considera el pago como un soborno.

Rubio Luengo

Manifiesta que en Septiembre del 80, alguien del AOME le habló de la aceptación por parte del PSOE de un eventual gobierno de transición presidido por un militar. Posteriormente le había extrañado la rígida compartimentación del SEA dentro del AOME, depende directamente de la Jefatura de Operaciones.

 Entre las 10 y las 11 h. del día 23 llamó García-Almenta ordenando que se dejaran dos coches con placas falsas y cuatro radios HT con frecuencia distinta al del resto de los grupos y que sobre las 12 llegaron para hacerse cargo de este material Sales, Monge y Moya.

 Rubio recibe orden de Cortina de ir a GTAC sobre las 19:30 h. Cuando busca un conductor encuentra a Monge muy nervioso ("porque no dice la radio la verdad allí ha habido tiros"), ambos se dirigen en el mismo coche a GTAC, durante el trayecto Monge repite lo mismo añadiendo "los que están dentro son unos incompetentes y por su causa han muerto muchos de mis compañeros, y yo creía que hacía bien". Dice recordar que le dijo algo sobre su participación en lo ocurrido, algo así como "hemos llevado a las fuerzas" o "íbamos con las fuerzas" añadió que si se supiese algo de esto García-Almenta lo mataría pues él se lo había ordenado pero dejándole en la libertad de aceptar o no. Monge le comenta a Rubio que tiene el problema de que uno de los vehículos está en la zona del Congreso y que tiene que recuperarlo. Según ha sabido posteriormente por otro miembro del AOME el coche quedó en la calle Fernanflor.

 Al llegar Rubio al GTAC García-Almenta le ordena a Parra que transporte a Monge a la SEA. A Rubio no le encarga ninguna misión a pesar de que él se ofreció.

 Sobre las 20 o 20:30 h. llega Gómez Iglesias a GTAC diciendo que ha sido Tejero, manifestando Rubio que él no lo supo hasta entonces. Gómez Iglesias está en GTAC toda la noche. En determinado momento Cortina llama a García-Almenta desde la Central y le comunica que la División Acorazada va a moverse con sus carros. Se ordena a Carlos Guerrero que repliegue sus medios, situados entre la N-V y la N-VI. A las 22 horas García-Almenta le dice a Rubio que vuelva a la Escuela permaneciendo allí hasta las 02:00 h.

 Entre las 10 y las 11 h. del día 24 llegan a la Escuela Sales y Monge y García-Almenta llama para que se le presten unos coches para una misión y que las placas sean destruidas después al igual que las del otro día.

 Alguien comenta "estos mamones de caqui se han rajado". Cuando alguien le dice a Sales "vosotros que disteis el Golpe" éste contesta tajantemente "ese tema no se toca ni en broma". Hay indicios de que en todo esto Miguel Sales dirige a Monge. El día 25 Cortina y Diego Camacho recorren las Unidades de la AOME explicando lo ocurrido y Cortina hace una clara exculpación del General Armada.

 El 2 de Marzo sobre las 13:00 h. Cortina llama a Rubio y le dice tener interés en hablar con él. Le explica estar haciendo una encuesta de actitudes entre los mando del AOME por especial encargo del Secretario General. Pidiéndole que indique posturas que él haya conocido muy a favor o muy en contra de lo ocurrido. Rubio le indica la duda existente en muchos sobre la presencia de Sales y Monge en la zona del Congreso. Cortina dice que fue por razón de una operación que les pilló circunstancialmente en la zona.

Miguel Sales

Niega tener indicio previo de lo que sucedió a excepción de lo que la prensa venia anunciando.

 El día 23 habló con García-Almenta sobre la operación Mister de la que tuvo la primera noticia ese día. A las 12 horas García-Almenta les concretó la misión a Sales, Monge y Moya retirando el material, tres coches y tres radios HT de la Escuela. El servicio se montó en tres turnos por el orden de Moya, Sales, Monge. Sales comió en su casa entre las 13:30 y 13:45 h. Relevó a Moya y estuvo en su puesto de observación entre las 15:00 y las 16:15 o 16:30, momento en el que fue relevado por Monge. Desde allí se fue a la Escuela para dejar el coche, marchando luego a GTAC donde llegó entre las 16:45 y las 17:00 h., la radio se la tuvo que dejar a Monge que se había dejado la suya. En el momento del asalto al Congreso Sales estaba en su puesto de trabajo en GTAC, enterándose por un compañero. Unos minutos más tarde se concentran todos en la sala de operaciones y Cortina distribuye misiones para Plan de Emergencias. Sales recibe la misión de trasladarse a la zona del Congreso para informar. Va con un coche del GOME 1, aparcando en la calle Felipe IV. Desde allí enlazaba con el coche de mando situado junto a la Central. No se apartó apenas del coche por tener éste emisora. Poco después de las 21:00 h. recibió orden de regresar al GTAC. De personal del Cesid sólo vio en la zona al Comisario Jefe de la BRI. Permaneció en GTAC hasta las 02:30 o 03:00 de la madrugada, hora en la que se fue a su casa. Después del relevo de Monge a primera hora de la tarde no volvió a verlo en ningún momento hasta el día siguiente.

 El día 24 se reanudó la operación Mister con los mismos coche. El primer turno se inicia sobre las 13:00 h.

 Conoce que a Monge alguien le vio cambiando las placas en la zona de El Pardo y por este motivo fueron destruidas al terminar el trabajo. No tiene noticias de otras destrucciones de placas.

 No ha oído comentario alguno de actuaciones de Monge el día 23, ni de él ni de otros compañeros.

5. CONCLUSIONES

De lo expuesto no puede deducirse en forma alguna ninguna participación del personal de la Unidad en la preparación o ejecución del fracasado Golpe del 23 de Febrero. En tal sentido sólo se ha podido confirmar las manifestaciones de Monge, que desde luego existieron y que inducen con un cierto margen de duda razonable a que sea cierta la versión que él facilitó, es decir, que lo dijo en plan de chacota, ligereza impropia de un profesional de su categoría.

Ninguna prueba de implicación de Sales.

En relación con Gómez Iglesias existen algunos puntos oscuros en lo que se ha podido conocer de su proceder. El primero es su falta de observación de lo que estaba ocurriendo en el Parque de Automóviles de la Guardia Civil entre las 16 y las 18:15 del día 23 sin bien esto no es concluyente dadas las grandes dimensiones de la instalación. La otra duda corresponde al día 24 ya que desde que sale de la Unidad a las 10 se produce un plazo de tiempo demasiado largo hasta que llama a las 13 horas diciendo que ya está en su casa.

 Las actuaciones de Cortina y de García-Almenta aparecen como objetivamente correctas, pues si bien algún detalle concreto puede ser opinable, no deben olvidarse las circunstancias en que se produjeron.

 Conviene resaltar la fuerte situación de división interna y tensión existente entre los diversos mandos de la Agrupación. Los diferentes motivos de tensión y división existentes desde tiempo muy atrás, tales como diversidad de servicios, procedencia o cuerpos de pertenencia, celos profesionales normales, hay que añadirle ahora las discrepancias ideológicas, o también el grado de aceptación del nuevo sistema democrático, reflejo de la existente en las FAS y FFSE más la tensión derivada de todo lo ocurrido entre los días 23 y 24 de Febrero, que se ha traducido incluso en amenazas veladas a alguno de los miembros de la Unidad.

 También conviene destacar la aparente pérdida de confianza de algunos mandos de la Unidad en Cortina, cuya prueba más evidente es la tramitación irregular de su denuncia y el no confiarle claramente sus informes y sospechas en las reuniones que mantuvo con ellos a partir del 27 de Marzo.

 Se estima que todo ello creó una delicada situación en la unidad agravada por la especial naturaleza de ésta.

 


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.