www.diariocritico.com
Miguel Reyes: pasión por las novias

Miguel Reyes: pasión por las novias

Miguel Reyes empezó a trabajar en la floristería de su madre, en su barrio sevillano de Pío XII. Su pasión era y son las novias, así que desde los once años se dedicó a hacer complementos florales para las chicas que pasaban por el altar. Un día se decidió a ponerlos en una vitrina de la tienda, los vio un representante y se los vendió en Madrid, Huelva, Málaga, Córdoba y Jaén. Ahí empezó una nueva vida para Miguel Jiménez Garrido, Miguel Reyes para la fama, según lo bautizó Lola Montero, la bruja Lola.

Miguel compaginaba su trabajo con sus estudios de Arte y Decoración en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios. La moda llamó a su puerta cuando una modista le pidió que dibujara un diseño de novia y ella lo cortaba. Le daba diez mil pesetas por cada modelo, así que se lo pensó y decidió dedicarse al negocio en solitario. Lleva nueve años en este sector haciendo trajes de novia, de madrina y de invitadas a la boda. Le gustan las novias clásicas, con un traje con mangas, cola, escote barco o profundo, sin rozar lo ordinario, y velo. “El velo es fundamental, sobre todo si se lleva sobre la cara. Es un rito que, desgraciadamente, se está perdiendo. Cuando diseño un traje de novia procuro que sea original, pero sin caer en el disfraz, porque últimamente las niñas se casan vestidas como para ir a una fiesta”.

Flores a Pepín Castillo

Para lo que no pierde ocasión Miguel Reyes es para echarle flores a su maestro, Pepín Castillo, a quien le dedicó su colección de la pasada edición de Moda de Sevilla. “Fue mi particular homenaje a un hombre del que he aprendido mucho, fundamentalmente la técnica de la costura antigua, como cortar en el cuerpo de la señora o en el maniquí y hacer a mano los cuellos y las cremalleras.  A Pepín, en su época de mayor actividad, llegaron a llamarle el modisto de las novias. Sus trajes eran piezas espectaculares, pero él siempre se ha definido como modelista, porque modela el cuerpo de la mujer”.

Miguel Reyes cree que en la moda todo está inventado, que lo único que tiene que prevalecer es el gusto del creador y tener cada uno su sello y estilo. “Para mí el más completo fue Balenciaga, pero también me encanta Valentino y su búsqueda constante de la elegancia. “Además de todo lo relacionado con el mundo de las novias, les coso a folclóricas como a María José Santiago, Ana del Río, Lole Montoya, Erika Leiva o Joanna Jiménez. Me suelo inspirar en las coplas que van a cantar a la hora de hacerles los trajes y aunque me considero un buen vendedor porque eso implica relacionarme con la gente, hay vestidos que me cuesta muchodesprenderme de ellos. Algunos los guardo porque me da sentimiento no

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.