www.diariocritico.com

Comentarios

Comenta esta noticia    ( 1 comentario(s) en este foro )

Ir a la Portada Ver m�s foros Insertar comentario  
Pg. 1 / 1  ir a la página 
 
José Cantón Rodríguez
11/11/2011
09:58:56 AM
Ref. 525
Anoche vi la película. No soy experto ni aficionado al cine. Pero sí conozco el cine como un mecanismo más de expresión, de transmitir nuevas ideas o reforzar las existentes. Lo mismo que han venido haciendo las artes en el curso del tiempo, en particular la pintura. No hay más que recordar lo que representó el Renacimiento, el barroco o la pintura romántica y nacionalista del XIX. Y el cine no podía ser una excepción. Y además de forma privilegiada porque sus mensajes llegan más rápidamente y a mayor número de personas, traspasando culturas y fronteras. Qué nos transmite la película? Algo tan simple como el dogma cristiano. Con la gravedad de que la tradición evangélica sobre la responsabilidad de los hombres ante Dios viene a dar paso en este film a la tradición católica. El Renacimiento puso en duda que los Evangelios sean literalmente la palabra de Dios. Al considerar la Naturaleza como obra de Dios, la belleza de la naturaleza y sus accidentes geográficos o geológicos serían considerados como expresiones de la divinidad. Eso lo haría el cristianismo, pero mucho antes también lo hicieron el resto de las civilizaciones. Una tradición que exime a los hombres de responsabilidad transfiriéndosela a Dios. Vemos a un padre que ama a sus hijos, pero con un amor basado en la autoridad y en el temor. Ese es el temor de Dios que históricamente se transfiere a la autoridad, a los reyes, a los gobernantes. Solo el amor y la ternura de la madre protegiendo a sus hijos parecen contener los impulsos agresivos del padre. Una posible metáfora de la función intercesora de la Virgen ante Dios. Sin embargo, la agresividad y el autoritarismo del padre parecen impulsar el odio y el deseo de matarlo por parte del hijo. Matar al padre, a la autoridad, al rey o a Dios es algo que se ha intentado de múltiples formas en los procesos revolucionarios. El mal y el bien, el sufrimiento y el dolor de los hombres tendrán también un sentido en los planes de Dios. Un sentido que desconocemos, pero que debemos de aceptar. Dejando al margen las catástrofes naturales que escapan a la capacidad de control de los hombres, podemos pensar en las guerras, en los crímenes organizados, en el terrorismo y en otras muchas modalidades de dañar o perjudicar a los hombres. ¿Por qué razón todos estos acontecimientos tendrían que tener un lugar en los planes de Dios? La aparición de animales prehistóricos parece transmitirnos la inclusión de la teoría de la evolución en los planes de Dios. Y lo mismo ocurre con los planetas. Obviamente, esta cuestión no se podía eludir en la construcción religiosa, dada la existencia de tantos testimonios prehistóricos o el conocimiento que hoy tenemos del universo, a pesar de los muchos detractores de esta teoría en los Estados Unidos. En fin, al margen de calificaciones cinematográficas, el guión hace de ella una historia sagrada, tradicional, involucionista y conservadora, pero realizada con la tecnología y los medios propios de nuestro tiempo.
(0)   (0)  

Noticias relacionadas con este foro: