www.diariocritico.com

Caro Baroja, el intelectual del diálogo

Foro creado desde movil    ( 4 comentario(s) en este foro )

Ir a la Portada Ver m�s foros Insertar comentario  
Pg. 1 / 1  ir a la página 
 
Curro
18/11/2020
07:11:26 PM
Ref. 57925
Julio Caro Baroja, un gran escritor, una mente privilegiada del que poco conocemos y más lo atribuimos a su ADN con su tío-abuelo Pío Baroja. Es de agradecer artículos tan bien escritos y fundamentados como éste. Me dan ganas de bucear en los libros de Caro Baroja y disfrutar tanto como lo hice en los de su tío don Pío el anti-todo. Intelectuales como Caro Baroja hemos tenido y seguimos teniendo en España, pero, desgraciadamente, no se les aupa a los albores que se merecen en su financiación y divulgación. Y, como indica María Viedma: "así nos va".
(0)   (0)  
Robespierre
17/11/2020
03:35:03 PM
Ref. 57903
En el imaginario popular se considera que Julio Caro Baroja (quien le conociera y quien se acuerde de él) debía su relativa fama a ser sobrino de Pío Baroja, el escritor panadero, cuando lo cierto es que la capacidad intelectual del sobrino superaba con mucho a la de sus tíos. Pero no cultivó la narrativa, sino la investigación y el ensayo y con esos mimbres en España no se alcanza popularidad. En cuanto a coherencia y honestidad personal, no soy quien para juzgar, pero Julio Caro nunca intentó aparentar lo que no era ni arrimarse a unos u a otros para obtener réditos. En cambio su tío Pío, después de toda una vida entregado a cultivar la imagen del revolucionario progresista e incluso ácrata y después de haber vivido el exilio, acabó sus días rindiendo pleitesía y humillándose ante el dictador -sin necesidad alguna, ni aun alimenticia- para ganarse el perdón del tirano. Algo que suele ocultarse en su biografía y que cuando lo supe, no hace demasiados años, me provocó una de las mayores decepciones que me he llevado en mi vida.
(1)   (0)  
Juan Ra
17/11/2020
11:09:51 AM
Ref. 57898
A mí, que crecí hasta la adolescencia en un hogar sin un solo libro, me cuesta entender cómo sería una infancia de un niño rodeado nada menos que de 13.000 volúmenes. Ejemplares que, además, habían sido seleccionados por una mente tan ilustrada como la de su abuelo Pio Baroja. Creo que es fácil sentir envidia sana de esa infancia entre tantos "molinos que mueven palabras" a su alrededor. Su curiosidad sin límite estuvo bien alimentada y buenos frutos que dio, como todos sabemos. Gracias, Mª Viedma, por hacernos presente tan ilustre figura de la cultura española en un momento en que se imponen las imágenes en las pantallas sobre las letras, sin reparar en que con ello estamos reduciendo nuestra especie a un simple Homo Videns. Con todo lo que eso implica.
(2)   (0)  

Noticias relacionadas con este foro: