21 de septiembre de 2019, 2:46:20
Noticias


Las entrañas del Metro

Visita al puesto central del Metro, instalado en la estación Alto del Arenal


Las entrañas del Metro al descubierto. Con motivo de la VI Semana de la Ciencia, los ciudadanos pudieron visitar el puesto central del Metro, ubicado en la estación Alto del Arenal, desde el que se integran, a nivel operativo, todos los sistemas de control de la explotación del ferrocarril de Metro de Madrid en materia de trenes, estaciones, protección civil y seguridad, puestos de policía y emergencia. Los visitantes comprobaron, 'in situ', cómo se controlan los trenes y el sistema gracias al cual se evitan los accidentes.


"No sabía que aquí se encontraban estas instalaciones. Parece mentira". Frases de este tipo pudieron oírse por parte de algunas de las personas que se apuntaron a la visita que se realizó, con motivo de la VI Semana de la Ciencia, al puesto central del Metro, ubicado en la estación Alto del Arenal. Un acto gracias al cual los visitantes pudieron conocer tanto la historia del Metro y sus objetivos actuales así como el puesto de mando desde el que se integran, a nivel operativo, todos los sistemas de control de la explotación del ferrocarril de Metro de Madrid en materia de trenes, estaciones, protección civil y seguridad, puestos de policía y emergencia.

"La explotación de Metro comenzó en 1919 con 3,5 kilómetros y ocho estaciones de la línea 1". María Jesús de Antonio, del gabinete de relaciones externas de Metro, comenzaba de esta forma su explicación teórica "para que conozcáis toda la historia de Metro, que en esa época se llamaba "Compañía Metropolitano Alfonso XIII". Concretamente, las estaciones con las que arrancó el Metro fueron Cuatro Caminos, Río Rosas, Martínez Campos, Chamberí, Bilbao, Hospicio, Red de San Luis, y Sol.

Desde entonces se han producido unos grandes avances "que irán a más" porque, de hecho, para 2007 los objetivos son que hayan 277 kilómetros; 2.151 coches; 393 trenes en hora punta; 232 estaciones; 282 estaciones ferroviarias, y 324 vestíbulos. "Nuestro objetivo es llegar a los 2,9 millones de viajeros al día y a los 735 millones de viajeros al año". En 2006 Metro tuvo 650 millones de viajeros. En la actualidad, "Metrosur es la línea más grande" al tener 40 kilómetros de longitud y 28 estaciones. A ella le siguen la línea 9, con 38,1 kilómetros y 27 estaciones, y la línea 10 con 24,29 kilómetros y 19 estaciones. Según informó la portavoz del gabinete de relaciones externas de Metro "las estaciones con mayor utilización de la red son Avenida de América, Sol, y Moncloa".

Los diferentes trenes y sus principales características, dependiendo de si son de gálibo ancho o estrecho, fueron otras de las explicaciones que facilitó María Jesús de Antonio, ante el interés de los oyentes. Y es que no todas las líneas de Metro utilizan los mismos trenes ya que "hay de serie 6000, 7000 y 8000 e incluso 9000, "que son los que se pondrán en la línea 7". Sin embargo, en la línea 3 funcionan trenes de la serie 3000.

Debido a que uno de los proyectos de Metro es "prolongar sus servicios a otras áreas fuera de la capital", en concreto de Alcobendas a San Sebastián de los Reyes y de Boadilla a Pozuelo de Alarcón, como recordaba María Jesús de Antonio, "para esos lugares se pondrá en marcha unos metros ligeros". Carlos Sanz, coordinador de la sala del puesto central, informaba a los visitantes que "la construcción de este puesto comenzó en 1997 y se inauguró en el año 2000", gracias a un presupuesto superior a los 150 millones de euros.

Se trata de un puesto que tiene "1.500 metros cuadrados en la planta superior y otros 1.000 en la inferior". Gracias a estas dimensiones el puesto se encarga de diferentes áreas operativas: control del tráfico de trenes; control de las instalaciones de estaciones; seguridad y protección civil; control de energía, e información al viajero. Durante la parte práctica de la visita, en la que los ciudadanos pudieron adentrarse en el propio puesto central, Sanz explicó a los visitantes que "toda la red está protegida con el sistema ATP", por lo que si un tren rebasara una señal en rojo "quedaría detenido".

Además, los trenes tampoco pueden sobrepasar la velocidad establecida y este sistema garantiza que "unos trenes no alcancen a otros". Las imágenes de las cámaras de seguridad, que se guardan "durante un tiempo de 72 horas", así como los puestos de control de los trenes fueron los que más llamaron la atención de unos visitantes que comprobaron, por primera vez, que el Metro no es sólo lo que se ve.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com