14 de noviembre de 2019, 20:14:43
Noticias


La legalidad nuestra diferencia



Cuando el entonces dictador Hugo Bánzer anunció el 9 de noviembre de 1977 elecciones, ganó la lucha popular y de la clase medias, expuesta en una huelga de hambre de mujeres, cansadas de más de 7 años de dictadura. La huelga no tuvo incidentes, aunque claro, se temía por la vida de las mujeres. Nunca se llegó a actos de violencia sobre la huelga.

Esto no pasó en Bolivia el 5 de diciembre de 2006, cuando un grupo masistas, simpatizantes, amigos, militantes y/o golpeadores a sueldo de Evo Morales atacaron una iglesia católica y desalojaron a golpes e intentos de dinamitazos a los huelguistas, quienes buscan los dos tercios de voto en la Asamblea Constituyente, luchan por una verdadera democracia.

No sólo el gobierno no lamentó lo sucedido, sino que hizo lo que tuvo a su alcance para que esto suceda. La Ministra de Gobierno sacó la guardia que tenían estos ciudadanos, sabiendo lo que iba a pasar. Cómo no lo va a saber, si era su propio grupo de choque.

Es patético como se intenta ocultar el apoyo a estos grupos financiados por el gobierno, que lo único que hacen es presionar física y delincuencialmente a quienes están contra de las políticas autoritarias de Evo Morales. Son grupos parasindicales gubernamentales.

Las huelgas no son legítimas o no se hacen bajo el manual sindical, es por eso que aparecen un sin fin de denuncias - sin pruebas - de los partidarios y ministros de Evo Morales a las faltas que se hacen manual huelguista. ¿Desde cuándo el gobierno tiene la capacidad de definir que huelga de hambre se hace bien o se hace mal?

Si no se puede mandar un grupo de choque masista, como es el caso del Senado de la Nación , qué mejor que crear una nueva Cámara Alta, sí, un nuevo Senado acorde a las necesidades de Evo Morales. Ha ese punto de inconstitucionalidad se ha llegado en Bolivia. Pura soberbia no democracia.

Y mientras ya son más de dos mil, según todos los medios de comunicación, sale ante las cámaras la atolondrada Ministra de Gobierno a decir, que sólo son 700 y que cada día son menos. ¡Claro señora! después de dos semanas existen bajas en las huelgas de hambre, usted que, tiene como único título: líder sindical, debería saberlo.
¿A cuántos manifestantes se debe llegar, para que sea una verdadera huelga de hambre, señora ministra?

El Vicepresidente de la República, Álvaro García Linera, lamentó la actitud extrema que asumieron los dirigentes cívicos y aseguró que "hablar de independencia es desconocer a la Patria, a la madre y a nuestro apellido de bolivianos". Si realmente el gobierno cree esto, por que se empecina en discursos raciales y étnicos, entre los originarios y los huéspedes. Es el mismo Evo Morales que todos los días determina quién es boliviano ciento por ciento y quien no lo es.

Aquí hay que tener mucho cuidado, por que se van creando dos interlocutores, uno: Evo Morales, el incendiario, el racista, el agresivo denunciante sin pruebas que sirve mucho para la foto en portada internacional y, el otro: el válido que habla con la población, con la clase media y que intenta encontrar soluciones. Al final de cuentas, el discurso que vale es de Evo Morales. Ese matiz de intelectual que toma García Linera sólo es usado para calmar ánimos.
Es una pantalla.

Debe quedar claro que no se debe hablar de independencia, en ninguna región. Llegar a estos extremos es atentar contra todo lo legalmente establecido, y de esta manera perder legitimidad ante las demandas que se hacen. Bánzer cuando renunció, se dio cuenta que no podía ir en contra de la población y, se dio cuenta luego de casi 8 años de dictadura. Morales se tiene que dar cuenta ahora.

Todos los mecanismos que se decidan en pos de cumplir los objetivos democráticos, aquellos que se están a punto de perder, tienen y deben ser en el marco de la legalidad, algo que nunca hizo Evo Morales. Esa es nuestra diferencia.

Los dos tercios no se negocia, como no se negocia la democracia plena para todos los bolivianos. Es la ley misma y como tal se debe cumplir.
Desde estas líneas, mi apoyo a todos los que se encuentran en huelga de hambre.

Martin P. Gutierrez
Máster en Gestión de Comunicaciones para Organizaciones Docente Universitario e Investigador visita
http://martinpgutierrez.blogspot.com

 

 

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com