22 de octubre de 2019, 23:40:37
Noticias

Eduardo Fleming


Falta de autocrítica



El objetivo principal del presidente Néstor Kirchner cuando decidió pagarle todo lo que se le debía al Fondo Monetario Internacional ,era poder librarse de las presiones que ejercía el organismo sobre las políticas económicas que llevaba a cabo el gobierno.

El pago de casi diez mil millones de dólares fue muy discutido por todos los sectores, pero, donde hubo coincidencia, fue en que el FMI, iba a tener que guardar “todos sus conocimientos” para “ayudar” a algún otro país.

Una vez superada esa barrera, las decisiones a tomar iban a ser propias, dejando de lado cualquier influencia y dependencia del Fondo.

Para que quede clara la situación, no hay  dudas que esta gestión mejoró notablemente la situación económica, aunque no deja de ser cierto que todavía falta mucho para acercarse al ideal, y, que, algunas políticas llevadas a cabo son más que discutibles. (nadie puede decir que fue una decisión acertada prohibir las exportaciones de carne, por nombrar solo un caso).

Ese no es el punto de la nota, ya que para analizar esa situación están los economistas, aunque, lamentablemente, muchos han perdido credibilidad al augurar, hace no mucho tiempo, futuros nefastos para la economía Argentina.

El punto está en que una vez más el FMI quiere “aconsejar” sobre como tiene que manejar el gobierno la política económica. Como si no les hubiera alcanzado con todas sus sugerencias que en la década del 90 llevaron a la Argentina a uno de los peores momentos de su historia.

No solamente fueron “sugerencias”, ya que los créditos otorgados, les permitía presionar sobre el futuro, vaya a saber uno con que intereses, que lo único que hacían eran hundir más al país.

El hecho de que la política llevada adelante por el ex ministro de economía Roberto Lavagna haya resultado exitosa saliendo del libreto que imponía el Fondo Monetario y a esto hay que agregarle que Malasia también eludió su crisis con un programa propio, no dejó bien parado a un organismo, que tiene que replantearse muchas cosas para su continuidad.

El pedido actual de la Ministra de Economía Felisa Miceli, al español Rodrigo Rato  -titular del Fondo Monetario- sobre que tienen que hacer una autocrítica pública, llegó en un buen momento; en el que los números le dan la razón a los funcionarios argentinos, a lo que se suma la decisión argentina, sumada a la brasilera de saldar la deuda, colocó al organismo internacional, en un momento crítico ante la mirada mundial.

Esta vez los que tienen problemas son los “mejores”  economistas del mundo, que ven como no pueden manejar su propio organismo y sienten que a raíz de los ejemplos mencionados. Y no sería tan descabellado preguntarse quien le tiene que pedir consejos a quien ¿no?

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com