15 de noviembre de 2019, 3:53:17
Noticias

Reforma laboral


Salgado dice que habrá 'decretazo' laboral si no hay acuerdo en el mes de junio


La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, afirmó que "ha llegado el momento de hacer una reforma laboral", por lo que si no se logra alcanzar un acuerdo en la mesa del diálogo social, el Gobierno está dispuesto a aprobarla por decreto "antes de terminar este mes de junio".


Durante la clausura de la Asamblea Anual de Socios y Encuentro Empresarial del Instituto de Empresa Familiar, Salgado recordó que se "está terminando el plazo que los agentes sociales se han dado", en referencia a la última prórroga 'in extremis', y aseguró que "si esas conversaciones no producen los resultados deseados" el Gobierno legislará.

   La 'número tres' del Gobierno se expresó así apenas una hora antes de que finalizara la última reunión de la mesa del diálogo social, en la que tampoco se ha llegado un acuerdo sobre reforma laboral. Sin embargo, no concretó si la intención del Ejecutivo es aprobar el eventual decreto en la primera quincena de junio, como se baraja, o en la segunda, y se limitó a hablar de reforma a "muy corto plazo".

   Y es que la necesidad de introducir cambios en el mercado laboral se ha hecho más acuciante si cabe para el Gobierno después de que la agencia de rating Fitch la incluyera entre las prioridades de la economía española en el informe del pasado viernes, en el que justificaba una bajada de la calificación española hasta 'AA+'.

   En este sentido, Salgado reconoció que, aunque la economía avanza en su recuperación "en la dirección adecuada", lo está haciendo "demasiado lento para crear empleo".

Reestructurar el sistema financiero

   Por otro lado, Salgado dijo compartir que otra prioridad de la economía española es la reestructuración del sector financiero y aseguró que, en este sentido, se están haciendo los deberes.

   Así, toda vez que las cajas han pisado el acelerador en las últimas semanas para cerrar los procesos de fusión abiertos, Salgado descartó pedir una prórroga del FROB a Bruselas. "No lo vemos necesario", enfatizó.

   Por otro lado, Salgado avanzó que el próximo 15 de junio estará en marcha la línea ICO para dar créditos directos a pymes y autónomos y constató que el Gobierno está decidido a llevar a cabo una reforma de la Ley de Cajas.

La economía se recupera

   Al margen de la reforma laboral y el proceso de reestructuración del sistema financiero, la ministra de Economía y Hacienda lanzó algún que otro mensaje tranquilizador, pensando especialmente en los mercados internacionales.

   Así, además de asegurar que Fitch también ha tildado de "intachable" la responsabilidad fiscal de España, Salgado destacó que la economía española se ha unido desde el inicio de 2010 a la recuperación global y señaló que ya se pueden indentificar los elementos que van a protagonizar la senda de salida de la crisis, el consumo privado y las exportaciones.

   Así pues, confió en que a medida que la recuperación vaya tomando impulso se pueda ir hablando de creación de empleo, lo que, avanzó, hará "más fácil" la consolidación fiscal.

Las empresas familiares apoyan la reforma por decreto

   Por su parte, el presidente del Instituto de la Empresa Familiar, Simón Pedro Barceló, confió en que pueda aprobarse una reforma laboral "ante de verano" y, con este ánimo, adelantó en presencia de Salgado que las empresas familiares "apoyan" al Gobierno para que haga su propia reforma en el caso de que no haya acuerdo en el ámbito del diálogo social.

   Además, aprovechó la ocasión para poner sobre la mesa algunas de sus recetas para volver a crear empleo, como una rebaja de las cotizaciones sociales que soportan las empresas. "Los millones de parados exigen valentía para adoptar reformas pese al coste político que puedan tener", afirmó antes de añadir que "para crear empleo algo tiene que cambiar".

   Asimismo, Barceló afirmó que el decreto de medidas de reducción del déficit, aprobado la semana pasada, incluye iniciativas "tan necesarias como acertadas", pero echó en falta nuevas reformas estructurales.

   Concretamente, el presidente de las empresas familiares demandó una modernización de la administración, la reforma del sistema de pensiones, medidas para mejorar la competitividad de las empresas, un marco fiscal eficiente y la reestructuración de sistema financiero.

   Según dijo, todas estas medidas son necesarias en una coyuntura en la que, según datos que adelantó de la encuesta de expectativas  empresariales que el Instituto dará a conocer próximamente, el 65% de las empresas familiares considera que la situación actual de la economía es peor que a finales de 2009, sólo un 15% cree que creará empleo en lo que queda de 2010 y sólo un 12% prevé una mejora del acceso al crédito a corto plazo.

   Por último, Barceló indicó que "las reformas sólo serán posibles si se aprueban a través de un gran pacto" y animó a seguir manteniendo los "contactos" entre el Gobierno y la oposición. 
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com