8 de diciembre de 2019, 4:25:40
Noticias

Fernando Jáuregui


ZP hace caso al clamor interno: no irá a Buenos Aires



Al final, Zapatero hizo caso a lo que era un clamor en algunos medios de comunicación, que criticaban sus viajes al extranjero ‘con la que está cayendo’ en España: no irá a Bolivia ni a la ‘cumbre’ iberoamericana de este fin de semana en Buenos Aires. Lo que, por cierto, me parece un grave error, sea cual sea la situación económica (y política) interna.

Me explico: Zapatero hizo el miércoles, en la sesión de control parlamentario del Congreso de los Diputados, un anuncio de importantes medidas en el Consejo de Ministros de este viernes. Bien: la mayor parte de ellas ha sido favorablemente acogida por los mercados y por la opinión especializada e independiente.

Pero ni es a él, a Zapatero, a quien le compete anunciarlas este viernes –para eso está la vicepresidenta económica—, ni estas medidas van a acelerarse o retrasarse en su puesta en marcha porque él esté o no en España cuando se proclamen. El anuncio inesperado de que cancela su desplazamiento a América Latina (Bolivia y Argentina) suscita alarmas, especulaciones gratuítas y hace pensar al sector catastrofista de la opinión pública española –hoy mayoritario—que, en efecto, la situación de las finanzas nacionales es más preocupante de lo que parecía. Desmientiendo, por cierto, los mensajes de tranquilidad que se envían desde el propio Ejecutivo.

Muchas veces se ha dicho –y he dicho—que el futuro de España está en la comunidad americana, y probablemente viceversa. Dar a entender que esta vigésima ‘cumbre’ iberoamericana en Buenos Aires puede abandonarse, sin más, para atender cuestiones internas, ofrece una imagen desastrosa: facilita pensar que lo que ocurre a nivel nacional es tan grave como para que pueda dejarse para un segundo lugar una reunión de jefes de Estado y de Gobierno latinoamericanos.

Si la cosa se lleva hasta la última deriva, podría ocurrir que se ofrezca la impresión de que estas ‘cumbres’, que se celebran desde hace veinte años animadas fundamentalmente por España, carecen de la suficiente importancia como para tener prioridad sobre otros asuntos coyunturales de índole interna. A ver cómo consiguen explicar el Rey y la ministra de Exteriores este aparente desdén procedente de La Moncloa. Me parece, en suma, un dislate en política exterior que no va a lograr taponar los agujeros en el plano interior.
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com