15 de noviembre de 2019, 0:58:19
Noticias

Resumen Feria de San Isidro


De luces si, pero como un patio


Eso es la Monumental de Madrid y su Feria de San Isidro. La metamorfosis ha terminado de producirse definitivamente este año. El pomposo anuncio de la empresa, a boca llena, diciendo que se habían renovado todos los abonos no explicó que sus propietarios mantienen como pueden ese abono cautivo y que, en su gran mayoría, se desprenden de él. Nada más fácil que observar los tendidos cada tarde. Es público no afición. Son veintitantas mil personas de ferias y fiestas populares de final de verano. La turba se saluda a gritos de un tendido a otro, se llaman por el teléfono móvil y se localizan en la plaza agitando los brazos y las manos como si se fueran de crucero. “The looove boat”…


Piden música a gritos durante las faenas (sólo falta que la banda interprete alguna tarde Paquito Chocolatero), se pelean constantemente, se contestan unos a otros, se insultan, sueltan “paridas” como si estuvieran en un karaoke, sin agudeza ni gracejo. Bueno sí, para un amigo que está en otro tendido y que le contesta. Se oyen cosas como: “en mi pueblo eso siempre ha sido una oreja”. Y aquí, hijo, y aquí, a partir de ahora. Sin comentarios. Ovacionan a todo lo que se menea en la arena, celebran los bajonazos como si asistieran a una batalla del Cid Campeador, piden hasta una tercera oreja (otra, otra y otra; digo yo que esta última petición tendría que hacerse en género masculino, pero…); no se enteran de nada. Los tendidos han perdido el norte, el sur, el este y el oeste. Pero vamos, que los presidentes son los que presiden todo esto y la mar de bien, identificándose plenamente. Recordemos que el primer petardo de la Feria fue para uno de ellos, el 18 de mayo. A partir de ahí todo ha ido rodado. En general, es la peor Feria en muchos, muchos años, de palco presidencial. Nefasto. ¿Existen consignas?, pregunto, que no afirmo. ¿Por ejemplo, de no devolver toros? ¿De conceder más orejas? ¿Qué pasa en los reconocimientos y en los corrales? ¿Qué es eso de la repesca? Eso es un guateque de veedores, uy perdón, de apoderados. Ah…, que ya no existen, que ahora se llevan entre todos unos a otros, matadores y banderilleros cuyo cometido es la elección de toros, digo “reseñar”, “reseñar”, que queda más fino. Hablan y no paran del nuevo Von Karajan de los corrales, de las ganaderías, de los camiones, de los veterinarios, de los presidentes, de los empresarios, de los sorteos y… de las rifas y las “chochonas”. Quién te ha visto –te vio- y quien te ve. ¿No está permitido hacer fotos por las mañanas en los corrales? ¿Y publicarlas? Que si una cadena de televisión tiene los derechos, que si... Ya, ya… Durante la corrida también tiene los derechos. Las fotos sin flash no molestan a nadie y el apartado es público. Y de llevar los toros al Batán tampoco, que allí se pueden observar y fotografiar. A ver si luego va a haber cositas que no coincidan. A ver… Que no lo vamos a ver. Lo que si vemos cada tarde son toros que lucen una marca transversal más clara en los pitones, pero, vamos, que deben nacer, crecer y reproducirse con ella. Los ganaderos tienen mucho stock en el campo y este año han llegado ejemplares de cinco años y…. Con algo más de cara (sólo eso, porque el trapío ha caído este año hasta el subsuelo), y eso, para algunos, es tener que vestirse de gastroenteritis y oro, y no pueden, no pueden. Se caen encierros enteros, mediados…, se remienda por aquí, salen unos, entran otros, etc. Embotellamiento de camiones en la plaza al anochecer. Y ahí están los presidentes, presidiendo. Por cierto, se me viene a la memoria el incidente que hubo recientemente con un periodista en el callejón, por estar fuera de un burladero y parece ser que moviéndose durante la lidia. ¿Cuál es el aforo del callejón? ¿Cuántas personas hay fuera de los burladeros los días de clavel? ¿Eso no se ve desde el palco, no? Lo que sí se ve bien desde los burladeros de la Comunidad de Madrid es que a diario, desde las andanadas, caen líquidos (vamos a dejarlo ahí; digamos agua), botellas, etc. a los tendidos. ¿Cuándo van a dar solución a ese problema? ¿Cuándo le abran a alguien la cabeza con una botella o un bote de aluminio? A ver si hay suerte –sin que haya heridos- y pone alguien de la última fila de tendido alto una denuncia como es debido y le sacan los cuartos a la Comunidad por responsabilidad civil y por tener así la plaza durante ochenta años. A lo mejor, el señor Carlos Abella hace un informe al respecto y todo, oye. Porque a lo largo de la tarde hay varias “movidas” de ese calibre. La megafonía se utiliza muy de vez en cuando. “Muy”, porque eso de anunciar sustituciones, etc., como antaño…, nada. Que luego podemos devolver entradas y, además, que no es bueno que estemos informados. Pero mira, qué más da, si la plaza entera es un “botellón”. Gracias, gracias por el ambientazo taurino que han logrado un año más entre Taurodelta y la Comunidad de Madrid. Este ha sido el mejor y con mucho.
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com