17 de noviembre de 2019, 15:57:18
Noticias


Cohete propulsado por energía solar listo para viajar a Júpiter



La próxima misión de la NASA a Júpiter no podría ser más respetuosa del medio ambiente: Se utilizará una nave espacial propulsada por energía solar y que tiene la forma de un molino de viento.

El explorador robótico Juno será la sonda espacial más distante que funciona con energía solar.

Juno está equipado con tres paneles solares del tamaño de camiones con remolque para su viaje de 3.200 millones de kilómetros al exterior del sistema solar.

Despegará el viernes 5 de agosto por la mañana a bordo de un cohete no tripulado Atlas V, apenas dos semanas después del último vuelo de un transbordador espacial de la NASA. El fin de los transbordadores ha dado mayor estímulo al viaje de 1.100 millones de dólares hacia el más grande y probablemente más viejo planeta del sistema solar.

Es la primera de tres misiones astronómicas importantes que tiene programadas la NASA para los próximos cuatro meses. Júpiter -un planeta que las naves de la NASA han estudiado en el pasado- es tan vasto que podría contener todo lo demás que hay en el sistema solar, excepto el Sol.

Los científicos esperan aprender más sobre el origen de los planetas con la exploración que haga Juno del planeta gaseoso, una entidad muy diferente de las rocosas Tierra y Marte. "Véanlo de esta manera: es una nueva era", dijo Jim Green, el director de ciencia planetaria de la NASA. "Los humanos tienen previsto ir más allá de la órbita de la Tierra. Cuando hagamos eso, no será como Star Trek. No es 'ir a donde ningún humano ha ido'. Aventurarse más profundamente en el espacio va a requerir primero exploradores robóticos", explicó Scott Bolton, astrofísico del Instituto Suroccidental de Investigación y principal investigador de Juno. Bolton dijo que es importante que la gente sepa que la NASA no se está saliendo del negocio. "Si vamos a descubrir quiénes somos y de dónde vinimos, y cómo funciona la Tierra, necesitamos seguir realizando estas misiones, no solamente Juno", afirmó.

El plan a largo plazo de la NASA es enviar astronautas a un asteroide en el 2025 y a Marte, planeta vecino de la Tierra, una década después, aunque aún existe incertidumbre en torno a cuántos cohetes se necesitan para el proyecto. El éxito de Juno sería una buena señal para las futuras misiones propulsadas por energía solar. Juno tardará cinco años en llegar a su destino, que se encuentra cinco veces más lejos del sol que la Tierra. Cada uno de los tres paneles de Juno mide 8.8 metros de largo por 2.7 metros de ancho, una dimensión necesaria dado que Júpiter recibe 25 veces menos luz que la Tierra. En Júpiter, a 800 millones de kilómetros del sol, los paneles de Juno proveerán 400 watts de electricidad.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com