1 de abril de 2020, 4:59:56
Internacional

El presidente venezolano adelanta los comicios


A un año para las elecciones de Venezuela... ¿saldrá Chávez?

Por Luis Herrera

Luego de meses de incertidumbre, el órgano rector de los procesos comiciales en el país, el Consejo Nacional Electoral, finalmente decidió que el 7 de octubre de 2012 los venezolanos tendremos elecciones presidenciales.  A partir de ese momento los actores políticos han afinado sus estrategias con el fin de prepararse para el evento comicial que definirá la suerte del país para los próximos seis años...y quizás por más tiempo...


Cabe destacar que el panorama no se presenta fácil por varias razones. La primera es que la mayoría de la directiva del Poder Electoral es abiertamente afecta al presidente Hugo Chávez, lo cual desdice de lo que debería ser su condición de árbitro imparcial. Eso habla de lo complicado que es acudir a unas elecciones sabiendo que el juez tiende hacia uno de los candidatos.

En segunda instancia hay que recordar que la oposición aún no escoge a su representante para enfrentar al actual mandatario. La fecha para realizar las primarias es en febrero de 2012 y hasta entonces no hay un contendor ya definido. Sin embargo, existe el compromiso de todos los partidos de oposición de acudir a esos comicios, aceptar los resultados y acompañar a la persona que resulte escogida por el voto de quienes acudan a ese proceso.

En teoría, hay nueve candidatos que se han postulado para las primarias, pero sólo tres tendrían opciones para resultar vencedores: el actual gobernador de Miranda, Henrique Capriles;  el gobernador de Zulia, Pablo Pérez y el ex alcalde de Chacao, Leopoldo López, quien aún espera una decisión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos para que le sea anulada una sanción impuesta por la justicia venezolana que lo inhabilitó para ejercer cargos políticos hasta el 2014.
 
En tercera instancia está claro que la oposición se enfrenta a un contrincante que, aún después de 13 años a la cabeza del país, tiene poder, dinero y, popularidad. Algunas encuestas señalan que cerca del 50% de la población expresa su apoyo al jefe de Estado, lo que resulta ser bastante alto si se tiene en cuenta que el país sigue sumergido en serios problemas de gobernabilidad, gracias a una gestión que ha sido ineficiente en materia de seguridad, empleo, combate a la inflación, salud, y educación, por citar los problemas más relevantes.

La enfermedad del Presidente

No se puede dejar de lado que, a diferencia de otras elecciones, Chávez enfrenta en este momento una dura lucha contra el cáncer que padece y que de alguna forma ha mermado sus condiciones. Evidentemente, no se encuentra en condiciones de realizar una campaña electoral larga y exigente, que le impone recorrer el país de punta a punta para repetir a buena parte de la población sus ya conocidas promesas, adornadas y actualizadas.

Sus tres sesiones de quimioterapia, y otra cuarta en puertas,  le han hecho perder el cabello y sufrir de malestares derivados del fuerte tratamiento. Pese a ello, su partido ya lo ha postulado para un nuevo periodo y él dice sentirse dispuesto a lanzarse formalmente para seguir al frente del Ejecutivo por, al menos, seis años más. Sin embargo, con frecuencia sostiene que su idea es permanecer en el poder hasta el año 2031. 

Sus detractores señalan que prefieren ver a Chávez recuperado para así poder vencerlo por los votos cuando se realicen las elecciones. Esperan que el triunfo opositor sea contundente debido al desgaste que tendría el gobierno y a la percepción de los mismos partidarios del oficialismo de que ya Chávez no sería el mismo tras su enfermedad.

Varios escenarios se plantean: ¿Sanará Chávez completamente? Si es así, podría lanzarse y de ganar seguir adelante con su gobierno por otros años más. Si pierde, sin duda pasaría a encabezar la oposición y muy probablemente dedicarse a recuperar el poder en los próximos comicios.

En el supuesto que siga la enfermedad presente, su estado de salud se debilitaría más y no sería fácil asumir con claridad las funciones inherentes a la alta magistratura. Es esta visión, lo recomendable sería no postularse y abrir paso en su partido a otras figuras para sucederlo. Sin embargo, por su forma de ser y su esencia ególatra es probable que se postule aún sabiendo que no está curado de su enfermedad.

Con objetividad debe decirse que, como nunca antes, la oposición tiene el reto y la oportunidad de lograr obtener una mayoría importante en las elecciones presidenciales si se presenta de manera unida y muy compacta a ese proceso. Un sólo candidato, un sólo proyecto para el próximo periodo presidencial y una sola plataforma que permita reunir a los mejores hombres y mujeres para conformar un equipo de ministros y directores de primera línea, que trabajen con la visión de llevar de nuevo a Venezuela por un sendero de prosperidad, justicia, respeto e inclusión.

En fin, muchas situaciones pueden presentarse durante estos 12 meses que quedan y habrá que evaluar  cada escenario con el fin de que sean los venezolanos quienes decidan pasar la página y escoger a un nuevo Presidente o mantenerse con el actual.
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com