5 de diciembre de 2019, 16:08:00
Opinión


El Impuesto sobre el Patrimonio o la necedad de confundir valor y precio

Por José Luis Villar


Se ha escrito mucho acerca del reciente RDL por el que se vuelve a restaurar el Impuesto sobre el Patrimonio, poniendo de manifiesto tanto su posible inconstitucionalidad como sus excesivos defectos técnicos y la incertidumbre que generan, no sólo en los ciudadanos sino, también, en las propias Comunidades Autónomas. Uno ya no sabe a qué atenerse bien en materia tan trascendental como la tributaria, porque resulta que el Impuesto sobre el Patrimonio va a aplicarse con efecto retroactivo, alterando las reglas de juego en mitad del mismo. Esto último es, a mi juicio, claramente inconstitucional (vulnera el artículo 9.3 de la CE) aunque habrá que esperar al nuevo Gobierno que salga de las urnas porque, a lo mejor, ni siquiera resulta necesaria la intervención de nuestro Tribunal Constitucional, siendo suficiente con derogar el dichoso RDL -que no convence ni al propio PSOE- mediante otra norma con rango de Ley formal. No voy a insistir sobre lo ya escrito -los vicios formales del nuevo RDL-  pero creo que hay un aspecto sobre el cual conviene detenerse ahora, como es la enorme diferencia que hay entre el valor y el precio de las cosas.
 
Ya Machado advirtió acerca de la necedad de confundir valor y precio, aplicando su reflexión a un período de normalidad; el valor es algo independiente del precio que puedan darme por cualquier cosa, y por eso se asigna por uno mismo y no por ninguna clase de mercado, que únicamente dan precios de referencia. Hay incluso cosas que no tienen precio, como la honestidad, y hablando de cosas tangibles, la medalla de mi abuela que no vendería ni por todo el oro del mundo. También es cierto que hay gente por ahí capaz de venderse o de vender a su madre por cuatro perras (o por cuatrocientos millones, que eso da igual) pero no quiero ocuparme ahora de semejante clase individuos. Presumo que la mayoría de las personas no es así, aunque peque de incauto, y que siempre hay algo en la vida de cada uno que no tiene precio.
 
Sin embargo, el tema que quiero tratar es otro, e incide en lo absurdo de tomar el valor de las cosas, como base para cualquier tributo, en un entorno de economía en crisis en donde ni el precio del oro (ese baluarte mítico para las inversiones) queda libre. ¿Cuanto vale, ahora, cualquier Fondo de Inversión o un inmueble? Desde luego que se trata de valores fluctuantes -siempre lo son-  pero en el momento actual no existe valor alguno de referencia, porque tan sólo hay precios para cualquier cosa (incluido el propio dinero). Hace tiempo que el valor ha desaparecido y se ha trasmutado en el precio que un tercero está dispuesto a pagar en un momento determinado del tiempo cada vez más corto. Hoy puede haber alguien dispuesto a pagarme X  por mi casa (ese sería su valor real en este momento) pero mañana, si sigo queriendo venderla, el precio puede ser inferior o superior a X, y en el contexto económico actual, el precio que pueda obtener estará en función de la urgencia y necesidad que tenga de vender. A más prisa y necesidad de vender menor precio, porque así está el patio ahora, y de nada sirve clamar contra el cielo o hacer huelgas contra el capitalismo. Esa es una de las muchas razones -aparte de las ya denunciadas- por la que un Impuesto sobre el Patrimonio resulta tremendamente injusto y contrario a la propia realidad.
 
Ni los ahorros en productos financieros, ni los inmuebles tienen valor anual fijo alguno, sino que valen lo que el mercado esté dispuesto a pagar por ellos en cada uno de los 365 días del año (incluso fluctúan a lo largo de  un mismo día). Y además, para los inmuebles ya está el IBI, que grava la simple tenencia de los mismos, con lo cual la doble imposición o el tributo confiscatorio (proscrito por nuestra Constitución) se encuentran servidos. Sinceramente, creo que ciertos políticos nos están volviendo locos con tanto tejer y destejer y están dando muestras de su propia necedad, al confundir valor y precio, con tal de ganar unos cuantos votos con mensajes completamente demagógicos.

 
José Luis Villar Ezcurra Profesor Titular de Dº Administrativo
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com