15 de septiembre de 2019, 22:33:49
Nacional


...Y Rajoy diciendo que no tiene "una varita mágica" para salir de la crisis

- El líder del PP asegura que no ha decidido aún quien será su 'número dos"

Por Carmen Moraga

Mariano Rajoy quiso primero escuchar la despedida de Zapatero para hacer su propio balance y como en todas sus últimas comparecencias, insistió en que si gana las elecciones gobernará "para todos" buscando la "concordia", "desde el centro, la moderación y el dialogo" y con un "gobierno solvente"  que mirará al futuro para intentar arreglar la pésima herencia que le deja el líder del PSOE. Y aunque será una tarea "ardua" porque "nadie tiene una varita mágica para solucionar las cosas", aseguró que tanto él como su partido están "muy ilusionados" con asumir ese "difícil reto" tras las elecciones generales que, aunque no lo dijo, dan por ganadas. El líder del PP no soltó prenda sobre quien será su 'número dos' ni su ministro o ministra de Economía.


Prudente, institucional -como le gusta aparecer últimamente- , pero sin concretar grandes cosas, Mariano Rajoy reiteró en su breve comparecencia ante la prensa  los mismos mensajes que lleva lanzado desde antes del verano. Que hay que pasar página, que Zapatero le ha dejado una herencia 'envenenada', pero que ahora hay que mirar al futuro y no al pasado para superar esta difícil situación en la que se encuentra España.
 
El líder del PP habló de "concordia" y volvió a prometer que  gobernará "desde el centro, la moderación y el dialogo", diciendo siempre la verdad y con transparencia con "un gobierno solvente".  Pero también reiteró que lo que le espera no es tarea fácil y que habrá que esperar "un breve periodo de tiempo" para que las políticas que piensa aplicar tengan sus efectos. ¿Cuáles serán estas? Pues poco concretó, pero si dijo que sus prioridades  serán "el crecimiento económico, la creación de empleo y garantizar los  servicios públicos fundamentales". No habló de bajada ni subida de impuestos, ni se refirió al de Patrimonio, solo citó de forma genérica que se necesita ser "austeros", que es necesario hacer más reformas, y que fluya el crédito a las familias "para que  la economía sea mucho más competitiva" ...
 
Durante toda su introducción antes de contestar a unas cuantas preguntas, Rajoy quiso transmitir optimismo, asegurando que pese al negro panorama, la situación puede "superarse" pero con "otras políticas y otras actitudes". De hecho, los reproches que lanzo a Zapatero fueron siempre indirectos afirmando que él "nunca engañará" a los españoles, que no "improvisará" políticas, y tampoco "prometerá nada que no pueda cumplir". Así hará su campaña "con propuestas" pero "sin demagogia" y sin entrar en "disputas estériles que no sirvan para nada".
 
No ha decidido quien será 'su número dos'
 
Pero lo que sorprendió bastante a los periodistas es que cuando se le preguntó si podría adelantar quien será su número dos de su lista y si tenía pensado también quien ocupara  la difícil cartera de Economía, Rajoy replicara que  "no se lo puedo decir porque aún no tengo decidido". Una respuesta que no convenció a nadie, claro. 
 
También hablo sobre ETA  y  Bildu, pero se limitó a decir que estarán "muy atentos a las personas que han sido elegidas en esas candidaturas" por si quebranta  la ley, pero esta vez no habló de ilegalizar a la coalición abertzale. Y sobre las 'buenas intenciones' de los presos de ETA, el líder del PP dijo que estaba "de acuerdo con el Fiscal General del Estado" que no ve "cambio sustancial" en la banda. "Para mi lo decisivo es que haya un comunicado diciendo que se disuelven y dejan de ser una organización criminal", afirmó Rajoy, que deseó que "dios quiera que eso sea pronto". Solo entonces opinará al respecto. 
 
Las otras dos preguntas que admitió no despejaron la incógnita de si gobernará con los actuales presupuestos prorrogados. Rajoy adelantó que hasta que no evalúen la situación y vean "cuáles son las previsiones de crecimiento", no promoverán unos presupuestos propios.
 
Tampoco se mojó con la polémica de los toros y su  abolición en Cataluña. El líder del PP dijo que esperará a ver lo que decide el Tribunal Constitucional y a lo que diga el informe que ha pedido su partido para saber si las CCAA ya no tienen competencias sobre este asunto.  Eso si, hizo una declaración de principios: "No me gustan las prohibiciones. Yo creo en la libertad".



Lea también:

- Declaración de Mariano Rajoy (pdf)
- Rajoy lograría una mayoría absoluta mayor que la de Aznar en 2000
- Zapatero se despide con un mensaje optimista sobre el final de ETA
- Soraya y Valenciano: dos mujeres serán las número dos de PP y PSOE
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com