16 de julio de 2019, 12:13:22
Internacional

A vueltas con la salud de don Juan Carlos


El Rey asistirá a la Cumbre Iberoamericana de Paraguay

Por Javier Fernández Arribas

El rey D. Juan Carlos asistirá a la XXI Cumbre Iberoamericana de Paraguay que se va a celebrar en la capital, Asunción, los días 28 y 29 de octubre. La recuperación de las operaciones quirúrgicas le permite al Jefe del Estado ir recuperando su intensa agenda de actividades que culminará a final de mes con la cita iberoamericana a la que ha acudido siempre como máximo representante de España. La cumbre de Asunción tiene como objetivo analizar "La transformación del Estado y desarrollo" en un momento de notable crecimiento económico de América Latina, a pesar de la grave crisis internacional, que le exige una serie de transformaciones en las estructuras productivas y de los sistemas de impuestos para aprovechar el impulso que están experimentando y evitar problemas de recalentamiento que podrían derivar en consecuencias muy negativas.


La presencia del rey remarca el enorme interés de España en América Latina, con todas las empresas españolas del IBEX 35 contribuyendo al desarrollo y al progreso de esos países, y en muchos casos salvando su propia cuenta de resultados gracias a la buena marcha de sus negocios en estos países. También acudirá en esta ocasión, el presidente del gobierno en funciones, José Luis Rodríguez Zapatero que lamentablemente lleva demasiado tiempo sin pisar América Latina, ya que el año pasado no acudió a Argentina y el anterior la cita fue en Portugal. El encuentro de este año se presenta especialmente relevante debido a la situación de la economía internacional, con graves problemas en Estados Unidos, con peor situación para una Unión Europea que no termina de asumir una voluntad política clara de unidad para enfrentarse a la realidad y con unos fantasmas de recesión que están lastrando buena parte de los esfuerzos realizados por las diferentes sociedad para superar la penuria del paro y el estancamiento económico frente a las entidades financieras y los denominados mercados que no reparan en las consecuencias de su insaciable avaricia favorecida por la ineficacia e incapacidad de unos dirigentes políticos que están más pendientes de sus elecciones locales, regionales y nacionales que de tener la categoría suficiente para ser conscientes de la necesidad histórica de dar un paso adelante para demostrar solidez y coherencia política.
 
En el ámbito iberoamericano, Brasil continúa fortaleciendo su liderazgo continental, a pesar de los problemas que ha tenido que afrontar la nueva presidenta, Dilma Rousseff, tras la dimisión de cinco ministros, cuatro de ellos supuestamente relacionados con casos de corrupción. En México, la guerra contra los narcotraficantes está condicionando la acción presidencial de Felipe Calderón mientras en Argentina se encuentran en pleno proceso electoral donde la Sra. Fernández de Kirchner tiene muchas posibilidades de reelección pero sin garantías totales. En el ámbito político, la enfermedad del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, pueda convertirse en una oportunidad de recuperar cierta cohesión iberoamericana donde la influencia de la peculiar revolución bolivariana se difumine ante las necesidades reales de la población y de opción a recuperar una clase política que sea capaz de aglutinar la confianza de los ciudadanos y hacer olvidar la actuación tan calamitosa de otros tiempos de ineficacia y corrupción.
 
La delicada situación de Cuba es otro factor importante, así como las protestas crecientes que está soportando el presidente boliviano, Evo Morales. La cumbre dará la bienvenida a los nuevos presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y al del Perú, Ollanta Humala. Son dos maneras diferentes de plantear el gobierno de un país, pero los dos coinciden en la necesidad de seguir más el ejemplo de la labor realizada en Brasil por Lula da Silva, que la que propugna Hugo Chávez, sobre todo el nuevo mandatario peruano que ha dejado claro su intención de cómo gobernar un país como Perú que debe aprovechar el crecimiento económico para un mejor reparto de la riqueza. Este es uno de los mayores desafíos de América Latina, la necesidad de incorporar una buena reforma fiscal que permita ir fortaleciendo las estructuras del Estado con la obligación de ofrecer los mejores servicios y la creación de una clase media potente que sirva como soporte real del país.
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com