5 de junio de 2020, 21:57:07
Cine

Crítica de la película


'Melancolía': El árbol de la muerte

Por Sergio Ariza Lázaro

La última película del director danés más odiado/admirado de la actualidad volverá a provocar reacciones encontradas. 'Melancolía', estrenada en el pasado Festival de Cannes, quedó desvirtuada por la enorme bocaza de Von Trier y sus bromas sobre Hitler. Una pena porque esta obra se encuentra entre las más interesantes de su autor. Una película apocalíptica que se transforma en un estudio de personajes, irregular y excesiva, contiene algunos momentos de belleza extrema combinados con otros farragosos. El resultado es, cuando menos, atractivo y sirve de negativo a la película más comentada del año, 'El árbol de la vida'.


Si la película de Malick era una alegoría poética del nacimiento de la vida, Lars Von Trier nos trae el apocalipsis, tanto el interior de uno de los personajes como a nivel planetario. Pero que nadie se preocupe esto no es Armaggedon sino Von Trier cien por cien, no en vano 'Melancolía' podría llamarse el Apocalipsis según Lars Von Trier. La película comienza clavando una estaca más en el corazón del cine Dogma, cámara lenta, iluminación preciosista, composiciones pictóricas, ensoñaciones poéticas sobre música de Wagner nos enseñan el final del mundo tal como lo conocemos. Tras esta obertura, 'Melancolía' no deja de ser una película operística, comienza el primero de sus dos capítulos centrado en Justine en el día de su boda. Aquí vuelve la cámara al hombro, las rápidas transiciones y la perfecta dirección de actores. Kirsten Dunst está estupenda, al igual que el resto de actores. En cuanto a la trama es otra cosa, una depresión compulsiva, afectación por parte de los invitados, incomprensión, depresión. Von Trier en su salsa, claro que los motivos no nos son expuestos y las reacciones a veces parecen incomprensibles haciendo de estos primeros minutos más confusos.

Pero tras esta irregular primera parte llega la segunda, centrada en la relación entre Justine y su hermana Claire, interpretada por Charlotte Gainsbourg. La hija de Serge se confirma como una de las actrices más interesantes del panorama actual, dando vida a la hermana fuerte que se va derrumbando a medida que comprende que el planeta Melancolía chocará con la tierra acabando con toda forma de vida. Es en esta parte donde se encuentran los mejores momentos de la película. La transformación de Justine, que parece atraída sensualmente por el planeta y por la idea de la destrucción, llegará a su cénit en la escena final, uno de los momentos cinematográficos del año.

'Melancolía' se muestra pesimista y oscura, buscando el lado emocional del espectador más que el racional. La película sólo llegará a los espectadores que confíen plenamente en la labor de su director. Aquí no hay posibilidad de salvación ni futuras promesas espirituales, donde Malick abogaba por un nirvana esperanzador, Von Trier sólo ve oscuridad y vacío, la nada más absoluta. Vida y muerte vistos desde dos puntos de vista distintos pero cercanos cinematográficamente. Una cinta que logra transmitir su angustia y su tensión al espectador logrando impactarle de algún modo. Claro que el alcance de ese impacto dependerá de cuanto se haya dejado llevar cada uno.

Vea también:

'Tiburón 3D, la presa': Un insulto a Tiburón, al 3D, a la presa y al cine en general
'Eva': ¿Sueñan los androides españoles con ovejas eléctricas?
'Las aventuras de Tintín, El secreto del Unicornio': Precursor y heredero de Indiana Jones
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com