17 de noviembre de 2019, 23:25:16
Sociedad

¿Estamos locos o qué?


La columna de Gema Lendoiro: 'Paz Vega posa en bolas delante de la Virgen María'

Por Gema Lendoiro


Si pienso en Paz Vega lo primero que me viene a la mente es a la muchacha posando en Hola con vestidos maravillosos y la suerte que tiene de recuperar tipazo tras cada parto. Me empeño en recordar películas suyas y sólo me viene a la mente una que hacía de sirvienta hispana en una casa de USA, una peli muy previsible donde no se curraba mucho el óscar. Estos días ha saltado de nuevo a la información por posar en pelotas delante de la Virgen María en una ermita andaluza. ¡Ozú qué gracia, por Dios! Muchos creativos de publicidad saben perfectamente que hacer ruido a veces es más importante que hacer un buen producto o de dudoso gusto. Lo demostraron así los de Benetton y jugaron con sentimientos tan íntimos como el dolor por un hijo muerto de sida. Consiguieron que se hablara de ellos y su campaña y se dieron por satisfechos.
La empresa alemana que ha contratado a Paz Vega para su calendario ha seguido el mismo camino y la ha puesto encuerada rezando delante de un Virgen dentro de una ermita. Mucha gente atea se está frotando las manos y regocijando de que muchos hayan puesto el grito en el cielo con esto. Sólo había que echar un vistazo a las redes sociales de ayer para darse cuenta. Sacándose las cosas fuera de contexto y haciendo demagogia podemos decir frases muy bonitas y grandilocuentes pero el caso es que yo sólo encuentro que esa foto lo único que hace es daño y no era necesario.
Una mujer desnuda ante la Virgen frente al significado que tiene para los creyentes la virginidad de María es algo provocador. No entraré en discusiones sobre la virginidad de la madre de Dios, eso es otra cuestión que ahora no viene a cuento. Se crea en ello o no, convendría respetarlo. Y ha de hacerse por razones obvias, por civismo, por educación, porque que uno no crea en algo no le da derecho a reírse y a mofarse de ello. Ayer un lector me llamaba estúpida por creer y argumentaba que el hecho de que millones de personas creyeran que un trozo de pan (sic) era el cuerpo de Cristo no dejaba de ser una estupidez. Él mismo se retrató.
Paz Vega es sevillana. Desconozco si es creyente o no pero sé que si es sevillana sabe de la advocación Mariana que se tiene en su tierra. Sorda y ciega tendría que estar para no conocer la pasión que levantan las dos Vírgenes de la ciudad, la Esperanza de Triana y la Virgen de la Macarena y lo mucho que significan para miles de ciudadanos. Posar desnuda frente a ella es provocador pero sobre todo, innecesario.
Dicen los que defienden este acto (o mejor dicho atacan a los creyentes porque ya se ha convertido en deporte nacional) que no es para tanto, que somos unos meapilas y unos exagerados. Todos tenemos amor a algo, a creencias, a familiares, a lo que sea. Por muy ateo que uno sea seguro que no le habría de gustar que alguien profanase la tumba de sus seres queridos, que se riera del recuerdo de alguien amado.
Y, por otra parte la Hermandad que lo consintió debería explicar de verdad qué se le contó para acceder, cuánto cobraron por ello y qué destino tendrá ese dinero.
PD. Las fotos de la actriz me recuerdan a la época del destape, a la Cantudo, concretamente. Sobre el manto se vislumbra mucha caspa.

Lea también:

- Paz Vega posa con polémica: semidesnuda en una ermita

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com