23 de octubre de 2020, 5:14:37
Economía

Los precios han llegado a crecer hasta un 52%


De la peseta al euro: 10 años con moneda única y un mayor coste de la vida

 > Si el salario medio hubiese crecido lo mismo que el IPC, en 2009 debería haber sido 3.600 euros brutos anuales más alto

Por Yolanda Durán

El 1 de enero se cumplen diez años de la implantación del euro y de la compleja operación que se desplegó en España para retirar la peseta, moneda que pese a todo, sigue estando en el subconsciente colectivo de millones de españoles. En el subconsciente y en los agujeros que ha dejado en los bolsillos y las cuentas de ahorro la inflación generada por la conversión de la moneda, que sirvió a muchos para duplicar precios de golpe con la excusa de la equivalencia: un euro, 166 pesetas. Así, productos como la barra de pan, un café en el bar o el billete de autobús fueron los primeros 'subidones' para el español de a pie, que no ha visto incrementado su salario en la misma cantidad.


Pese a que la moneda única ha supuesto un mayor dinamismo al tráfico de mercancías y ciudadanos por Europa y una evidente ventaja competitiva a los exportadores, sobre la evidencia de que la subida salarial no ha compensado la del coste de la vida no queda ninguna duda. La Encuesta de Estructura Salarial del INE despeja cualquier duda. En 2002, el salario medio en España era de 19.802 euros brutos al año. En 2009 (última encuesta publicada), se situaba en 22.511 euros. El incremento en los salarios no llega al 14%. Entre 2002 y 2011, la variación acumulada del IPC se acerca al 32%. Solo la tecnología, la prensa, los coches y la carne de cerdo subieron sus precios por debajo de esta cifra.

Alemania, Austria, Bélgica, España, Finlandia, Francia, Grecia, Italia, Irlanda, Luxemburgo, Portugal y los Países Bajos- comenzaban a utilizar los billetes y monedas de la nueva divisa, que se había introducido el 1 de enero de 1999 como moneda de cálculo para transacciones bancarias, comerciales y bursátiles a un tipo de cambio de 1,1667 dólares.La zona del euro se ha ampliado posteriormente a Eslovenia (2007), Chipre, Malta (ambos en 2008), Eslovaquia (2009) y Estonia (2011).

Tras años de preparativos, en enero de 2002 comenzó la transición definitiva de España y de sus socios hacia una unión monetaria real, aunque durante dos meses, hasta el 1 de marzo, el euro convivió con la peseta. Previamente se había puesto en marcha una elaborada operación logística para asegurar que todos los cajeros automáticos de España fueran capaces, nada más sonar las campanadas de Nochevieja, de escupir euros. En medio de un gran secretismo, camiones militares y almacenes de ubicación desconocida sirvieron para distribuir concienzudamente la moneda única por todos los rincones del país.

En paralelo, se desarrolló una intensa campaña de comunicación a través de los medios, escuelas, asociaciones y organizaciones ciudadanas, y especialmente en las que agrupaban a los colectivos más desprotegidos, como los minusválidos o los ancianos. Desde la televisión, conocidos presentadores protagonizaron campañas públicas para familiarizar a la población con los cambios que se avecinaban.


El redondeo

El Ministerio de Economía dio vida, además, a una familia ficticia, los "García", unos privilegiados que tuvieron acceso al euro antes que el resto de españoles, y que se encargaron de explicar el valor preciso del euro y de recordar que los precios no iban a cambiar con la conversión. La apreciación popular, desde luego, no fue esa, y pronto surgieron las protestas por el llamado "redondeo" que se produjo automáticamente en los bienes de consumo, y que provocó una cierta equivalencia psicológica entre las 100 pesetas y un euro, aunque el cambio real era de 166,386 pesetas.

Como consecuencia, los precios crecieron el doble de lo previsto en el 2002, aunque la inflación fue muy superior en los bares y restaurantes (5,8%), en la ropa y calzado (5,3%), el transporte (5%), y la comida (4,6%). Pasados ya 10 años desde entonces, la peseta es ya una desconocida entre los más jóvenes, aunque muchos de los mayores la siguen utilizando para comparar mentalmente el precio de las cosas.

Estos datos plantean la pregunta de si el marcador oficial de la inflación, el IPC, es fiable a la hora de rcoger el incremento de los precios. para la Organización de Consumidores (OCU), que ha publicado un informe reciente sobre los Diez años del euro", el IPC ·no refleja la subida generalizada de precios desde la llegada del euro. Los españoles llenan sus bolsillos con salarios que se han quedado desfasados respecto a estas subidas, pero también respecto al propio IPC. A falta de datos para 2011, si el salario medio hubiese crecido lo mismo que el IPC, en 2009 debería haber sido 3.600 euros brutos anuales más alto".



Aún quedan 'pelas' en el bolsillo

ctualmente, el importe de los billetes y monedas que aún no se ha canjeado alcanza los 1.708 millones de euros, según los datos del Banco de España. Este importe supone más dinero de lo que Irlanda espera ingresar en sus arcas en 2012 con la introducción de una nueva batería de impuestos y medidas de ahorro. Del total del importe en pesetas que aún queda en manos de los españoles, 881 millones de euros corresponden a monedas y 897 millones a billetes. El Banco de España asegura que aunque es imposible prever las pesetas que quedarán sin canjear, un cierto porcentaje de ellas no volverá nunca al supervisor. En su opinión, esto se debe a que muchas pesetas ya forman parte de colecciones o simplemente estarán en manos de los ciudadanos como recuerdo, mientras que otras se habrán perdido.

Por otro lado, otra parte de las pesetas podría estar todavía en manos de turistas que visitaron España. Las primeras monedas de pesetas que se acuñaron, según la Fabrica Nacional de Moneda y Timbre-Real Casa de la Moneda, fueron en 1869, por Decreto de 19 de octubre, para adecuar el sistema monetario al de la Unión Monetaria Latina. La primera emisión de los billetes en peseta se produjo el 21 de octubre de 1940, y durante toda su trayectoria se han estampado en ellos diversas motivaciones, aunque la mayor parte ha servido para rendir homenaje a personalidades destacadas en los distintos ámbitos de la historia. Cristóbal Colón ha sido uno de los personajes más retratados.
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com