6 de diciembre de 2019, 20:14:34
Música

El teatro Arteria Coliseum le permitió 'recoger' la cercanía


Russian Red regresa a Madrid y lo hace por todo lo alto

Por Diariocrítico/EFE

Un teatro en lugar de una gran sala de conciertos. Una acertada elección que ha permitido esta noche a la cantautora Russian Red resaltar el intimismo y cercanía de sus melodías, en una exitosa actuación celebrada en el Arteria Coliseum de Madrid, donde ha presentado su último disco, "Fuerteventura".


Ante un recinto abarrotado, con sus más de mil butacas ocupadas, la artista madrileña por fin ha podido mostrar en su tierra natal cómo suena en directo su segundo álbum de estudio, conquistando a sus seguidores y convenciéndoles de su talento y su buen hacer en el escenario.

Confiada y sin muestra alguna de timidez, Lourdes Hernández, nombre real de Russian Red, ha repasado con soltura los distintos temas que componen "Fuerteventura", durante más de una hora de concierto, en el que se ha echado en falta una mayor presencia de su primer disco, "I love your glasses", que prácticamente ha brillado por su ausencia.

Y es que, contradiciendo lo que dijo en enero, cuando afirmó que trataría de "enmendar los errores" de una gira en la que está dando demasiada importancia a sus nuevas composiciones, finalmente ha apostado por estas últimas, consciente de que aún no había presentado "Fuerteventura" en la capital. De este modo, la noche de hoy ha estado dedicada a un nuevo trabajo caracterizado por un estilo algo más desenfadado y folk, lo que no significa que la música de Hernández haya perdido ese aura misterioso y cargado de sentimiento, que tanto atrapa y sobrecoge a sus seguidores.

Así lo han recordado nuevas composiciones como "The memory is cruel" y "Nick Drake", en un comienzo relajado y muy intimista, cuya quietud se ha visto perturbada con las notas más animadas de "Everyday, everynight", que ha rebajado el regusto melancólico que suelen dejar las canciones de Russian Red. Con un formato de banda al completo -conformada por los miembros del grupo escocés Belle and Sebastian-, y permaneciendo de pie en todo momento, la cantautora, combinando su guitarra y su voz ha proseguido con "I hate you but i love you", "The sun, the trees" y "Fuerteventura".

Entonces ha llegado el momento de recordar su primer trabajo. Para ello, Hernández ha despedido a la mitad de los músicos, dejando únicamente la percusión y una de las guitarras, y la iluminación se ha tornado más tenue, para interpretar con mayor recogimiento "No past land". Pero la alegría de los seguidores de su primer disco ha durado poco con las modificaciones realizadas al tema "They don't believe", recibidas con tibieza, en una vuelta de tuerca que suma más coros a esta composición pero le resta ese carácter marchoso, que hace de esta canción una rara avis en su repertorio.

El esperadísimo hit "Cigarretes" también ha sido víctima, según se mire, de la experimentación, aunque en esta ocasión de manera más acertada, con una nueva versión a dos voces muy celebrada por los asistentes y que ha suscitado el primer gran aplauso de la noche. Toda la banda ha regresado al escenario para retomar el nuevo disco, con la intensa "Brave Soldier" y ese homenaje a un gran cineasta que supone "Tarantino", que ha precedido a "Loving Strangers", la canción que Russian Red compuso para el filme "Habitación en Roma".

Los jaleos y aplausos del público han ido cobrando mayor magnitud tras "January 14th" y, sobre todo, después de "My love is gone", en uno de los momentos más destacados del concierto. Con el repertorio ya prácticamente agotado, la banda ha ejecutado una versión "semiimprovisada", como ha señalado la cantante, del marchoso tema "Baby it's you", que ha supuesto un radical pero bien recibido cambio de estilo, que ha arrancado las palmas del respetable.

Y después, el momento de la verdad. Sola, con la única compañía de su guitarra y frente a frente con el público, Hernández lo ha dado todo interpretando "A hat", en un instante decisivo del que ha salido completamente victoriosa. Un momento triunfal que ha puesto de manifiesto la capacidad de la artista quien, armada con dos baquetas, ha cerrado el concierto con una curiosa elección, "Mi canción 7". Un tema donde la percusión es la gran protagonista, en un registro agresivo y muy diferente al que Russian Red ha venido cultivando, para cerrar una actuación que ha satisfecho a sus fans, a tenor del larguísimo aplauso final.
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com