13 de noviembre de 2019, 6:10:25
Sexualidad


El sexo es vida: el sexo en discapacitados por accidente o enfermedad

- Por Ana de Calle

Por Ana de Calle


Hay muchas enfermedades crónicas con sus tratamientos y ciertas discapacidades que  pueden interumpir el funcionamiento de la sexualidad.

Entre ellas están las discapacitades por accidente o enfermedad, y otras como la diabetes, la hipertensión, las enfermedades que afectan al corazón o la arterioesclerosis, la endometriosis, algunos quistes ováricos ... Algunas afectan al comportamiento sexual de una forma indirecta, y es fácil que un hombre o una mujer, si están debilitados o sienten dolor se alejen del comportamiento erótico. 

Pierden el interés por el sexo e incluso, con otras enfermedades se desmoralizan psicológicamente, lo que tiene efectos nocivos en la forma de comportarse sexualmente, influenciados también por otros mecanismos como el sistema vascular, neurológico u hormonal, necesarios para una adecuada respuesta sexual.

Y es que la forma en la que vivimos la sexualidad, influye igual que las enfermedades, y además afecta a nuestro estado de ánimo ... a nuestro entusiasmo por la vida, a la propia imagen y a las relaciones con los demás. Por eso profesionales y pacientes se resisten a hablar de las consecuencias sexuales de la enfermedad, de la medicación o de las enfermedades.

Se sabe que las mujeres diabéticas tiene propensión a las infecciones vaginales y cuando la diabetes es avanzada suele producir falta de sensibilidad sexual. Aunque se hace más énfasis en la sexualidad del varón y en sus problemas de erección.

Una de las claves es compartir los sentimientos, ser afectuoso aunque no se tengan deseos de practicar el sexo, es básico no abandonar el contacto físico-afectivo porque la pareja sigue necesitando el contacto físico, los besos, los abrazos, los achuchones mutuos y cogerse la mano.

Por eso si sufres una enfermedad o eres discapacitado crónico, no te desanimes. Está recomendada una vida sana porque puede beneficiar cualquier proceso de la enfermedad. No dudes en consultar a un sexólogo que te ayudará a no encerrarte en ti mismo, a alejar el temor de molestar a los demás, a elaborar la ira y la vergüenza por sufrir una enfermedad. A no aislarte y compartir tus sentimientos. Para que puedas disfrutar de un contacto placentero con tu pareja, y puedas comprobar que es posible, a pesar de tus circunstancias físicas o de tu historial médico.

_____________________________

Ana de Calle
Sexóloga y Terapéuta de Pareja
www.elsexoesvida.com

Anteriores artículos:

- El vaginismo
- El morbo sexual
- Las drogas y sus efectos en la sexualidad
- Los micropenes
- Todos los artículos de Sexualidad>>

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com