21 de septiembre de 2019, 23:14:29
Fútbol

Crónica de Emilio Martínez, enviado especial


'La Roja' ha conquistado Gdansk, que la apoya a tope, y Polonia

Por Emilio Martínez Espada

"Nosotros, aquí en Gdansk,  somos amantes de la belleza y de la justicia, por eso amamos a la Selección española, la apoyaremos frente a Irlanda y queremos que sea campeona de Europa,". Las palabras a  Diariocrítico de Marga, una profesional polaca muy destacada en el sector turístico, resumen el sentir no sólo de esta ciudad en la que La Roja juega sus partidos, y esta tarde uno frente a Irlanda que puede ser clave para pasar la fase de clasificación a cuartos de final de la Eurocopa, sino de toda la zona y "de toda Polonia, sin duda", como remata esta polaca orgullosa de su ciudad.


Más que de su ciudad, de la denominada 'Triciudad', que componen además de la mítica localidad de Walesa, los astilleros y el sindicato 'Solidaridad' -que inició el derribo del comunismo en toda la Europa del Este-, y las hermanas de Sopot y Gydnia. Porque, después de las banderas polacas, que se ensartan en prácticamente todos los coches y cuelgan de miles de balcones tras el ataque de orgullo, más que por los éxitos de su selección futbolera por la buena organización, hasta ahora, de la Eurocopa, son las españolas las que más se ven por todas partes. Y, claro, no sólo las que portan nuestros compatriotas -de diversas regiones, tan extrovertidos y alegres como es habitual en ellos, sino  las que hacen ondear los habitantes de la Triciudad,
    
Los mismos que se han volcado en los entrenamientos de la selección, a 70 km. De Gdansk, ya el pasado domingo acudieron al magnífico Arena Estadio a unirse a los españoles en sus gritos de apoyo a La Roja en su partido frente a Italia. Los mismos que repetirán esta tarde en el encuentro ante Irlanda. Por cierto que al rojo predominante en las calles de Gdansk -sobre todo, al ser el lugar del partido-, Sopot y Gydnia, se unió ya este miércoles el verde de los irlandeses que comenzaron a llegar. Eso sí, en cantidades muy inferiores a los españoles, cual ya ocurrió con los italianos el domingo, minoritarios frente a 'los rojos'
 
Como acontece ya en la mañana de este jueves, con varios vuelos charter que arriban desde Madrid y otras ciudades, cuyos viajeros se agregan a los compatriotas que ya estaban en Gdansk -entre ellos muchos estudiantes de Erasmus de Alemania, Suiza, Austria  y otros países centroeuropeos. Y que han convertido a la histórica Gdansk en una auténtica marea roja. Aunque también la representación irlandesa ha aumentado, pero siempre en un número muy por debajo. Por cierto que aficionados de ambos países se han saludado, intercambiado camisetas y posado para fotos sin ningún incidente.
 
Incluso las apuestas entre la prensa española desplazada expresamente y también entre aficionados reina el optimismo dada la superioridad técnica y táctica de La Roja. Con el añadido del enorme apoyo que tendrán desde el graderío del estadio, todo rojo -el que porten en indumentaria y camisetas españoles y polacos- con algún brote verde -por utilizar una frase muy conocida en nuestro país- de los irlandeses.
 
De modo que con una Polonia muy españolizada, con destacado protagonismo de Gdansk -donde La Roja jugará el lunes su tercer encuentro ante Croacia- , todo está a favor de la victoria, que, eso sí, corresponde llevar a cabo en el césped por los jugadores. Y es que, como concluye Marga "es justo y necesario que gane España porque es lo mejor para el fútbol por la belleza de su juego  y su solidaridad, una palabra tan de aquí gracias al histórico sindicato, tanto nos gusta y sentimos tan nuestra".  Pues, nada, en un país tan católico como éste en el de otro ídolo total es Juan Pablo II -cuyo retrato cuelga por muchos lugares en la Triciudad-, nada mejor para cerrar esta información que asentir: "Dios lo quiera".
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com