21 de julio de 2019, 2:41:08
Ciencia

La colaboración expande el conocimiento


El proyecto Euclid para estudiar el lado oculto del Universo será la mayor colaboración internacional de la historia

Por Diariocrítico/Agencias

El proyecto Euclid de la Agencia Espacial Europea (ESA) para estudiar el lado oculto del Universo será la mayor colaboración internacional de la historia, según ha informado el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), que también participa en el proyecto. En total, son unos mil científicos de cien laboratorios europeos, con la colaboración de algunos estadounidenses, los que participan en este consorcio que cartografiará la distribución y evolución de dos mil millones de galaxias y de las enigmáticas energía y materia oscuras.


   Proyectos como éste ayudan a incrementar el conocimiento global desde una colaboración planetaria. El proyecto Euclid, del que puedes ver ensayos sobre el mismo haciendo click aquí, acaba de pasar la última fase de selección como parte del programa de la 'ESA Cosmic Vision 2015-2025', que formará a físicos e ingenieros con el objetivo de construir y lanzar al espacio la nueva misión para finales de esta década.

   El IAC, la Universidad Politécnica de Cartagena y el Instituto de Ciencias del Espacio en Cataluña son la representación española de este proyecto. Los tres centros participarán en el desarrollo de uno de los dos instrumentos que incorporará el telescopio espacial, la cámara y espectrógrafo para el infrarrojo cercano NISP.

   El profesor de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en el IAC, Rafael Rebolo, ha señalado que "para la investigación en cosmología que se realiza en el IAC es fundamental la participación en las misiones espaciales de la ESA". "En la actualidad se trabaja con el satélite Planck, y en la próxima década se hará con Euclid", ha explicado, para añadir que "ambos satélites constituyen un enorme esfuerzo europeo por comprender el origen y la evolución del Universo, así como la naturaleza de la materia y energía que contiene".

   Además de los españoles, también participan en el proyecto institutos de investigación de 13 estados miembros de la Unión Europea que se ocuparán de dos instrumentos científicos de Euclid, NISP y una cámara para el espectro visible (VIS). También se ocuparán del sistema de procesamiento distribuido necesario para analizar la ingente cantidad de datos que genere la misión. Por su parte, la NASA proporcionará los detectores infrarrojos para el satélite.

La misión

   La misión Euclid usará un telescopio de 1,2 metros de diámetro y dos instrumentos para cartografiar la distribución tridimensional, localizaciones y formas de unos dos mil millones de galaxias y la materia oscura que las rodea. A través de una extensión de diez mil millones de años luz en el universo, los resultados de la misión trazarán la evolución de la estructura de unas tres cuartas partes de su historia.

   El estudio realizado por Euclid se ocupará del 40 por ciento de todo el cielo. El campo profundo de la misión cubrirá una porción de cielo equivalente a cien veces el tamaño de la Luna llena, 15.000 veces mayor que el 'Ultra Deep Field' del telescopio espacial Hubble, ha explicado el IAC.

   Además, la combinación de profundidad y cobertura del cielo hará posible que Euclid detecte fuentes muy extrañas, como, quizás, las primeras galaxias que se formaron al comienzo del Universo.

   "Ha habido que trabajar muy duro para llegar hasta aquí, pero ahora hay un proyecto sólido para construir un telescopio espacial que permitirá realizar mediciones muy precisas que alumbrarán la naturaleza de la energía oscura", ha explicado el profesor del Institut d'Astrophysique de París Yannick Mellier.
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com