19 de abril de 2021, 1:17:16
Sociedad


La columna de G. Lendoiro: "Si la familia Real fuese un circo..."

Por Gema Lendoiro


Está claro que la crisis económica en España se muestra solidaria con la Royal Family y ésta también sufre en sus carnes lo que es pasarlo mal. Lejos quedan aquellos años de reverencias por parte de casi todos y muy especialmente de la prensa. Se acabó lo que se daba y la monarquía ya no es lo que era. Además del cambio de mentalidad de la gente, que no es que se haya hecho de repente republicana, ni mucho menos, se unen unos miembros políticos que no ayudan a la causa. Urdangarín siempre cayó bien y demostró ser el yerno perfecto, el marido que todas queríamos y un padrazo. Lástima que no se comportó con la debida honradez y todo esto supuestamente que ya veremos en qué acaba esto.

Letizia nunca cayó bien. Es cierto que en España la envidia es un bien necesario sin el cual parece que no podemos respirar pero la consorte no ayuda en nada. Y, si además a esto le unes todos los escándalos que empieza a protagonizar su familia, apaga y vámonos. Al final vamos a tener que darle parte de razón a Jaime Peñafiel en eso de que la periodista ha igualado a la monarquía con el pueblo pero por abajo.

Que la futura reina sea nieta de un taxista, hija de una sindicalista, esté divorciada, haya sido atea y además republicana, a mí, particularmente me encanta. Es una razón más para defender lo que opino de las monarquías. Que puede que sean necesarias pero no son nada del otro mundo. Ya ven, cualquiera puede formar parte de ellas. El príncipe no se ha casado con la hija de la Duquesa de Alba sino con alguien de una familia normal española. Tan normal que meriendan en un hotel de lujo como cualquiera lo haría en el chiringuito de Benidorm. Una lástima no tener sonido de las imágenes de la boda en Roma para ver si dicen aquello de maaaaaaaaama, paaaaaaaaaaapa (sin tildes al final).

Cuando las cosas están tan tensas la familia de Letizia no ayuda. Por un lado su cuñado se dedica a escribir cartas dando lecciones de moralidad a los españoles. Está empeñado el muchacho en que no veamos Sálvame y que en su lugar pongan documentales de animales o de historia, como en la BBC. Olvida dos cosas, la BBC es pública y la más importante: que Telecinco es una cadena privada y por tanto emite lo que guste. Si a él no le gusta la programación lo tiene sencillo. Más ahora que se va a las Américas. Pero debe de sentir que tiene la obligación moral de darnos lecciones al resto sobre qué es éticamente reprobable y que no. Qué le vamos a hacer

Mientras da lecciones, la prensa cuenta que su abuela política, su suegra y su tía política estarán delante del juez para declarar sobre un alzamiento de bienes. Un primor de familia, vaya. Y el otro dando erre que erre lecciones de ética. Yo agradezco sinceramente que haya aparecido este hombre en escena que tanto juego nos va a dar. Su cruzada esperpéntica contra los medios de comunicación (ahora la ha tomado con Paolo Vasile pero ya veremos cuánto tarda en cambiar el objetivo) es y será motivo de mofa porque, aunque él todavía no lo sepa, en España gozamos de libertad de expresión, exactamente esa misma de la que él hace uso para dar clases de decencia y moralidad. Y sí, estoy con él en que no debe de ser plato de gusto que te hagan fotos en una boda pero quizá desconozca que el que genera el morbo es él mismo.

PD. Fantástica la frase de Carmen Rigalt en su columna dominical sobre este señor en cuestión refieriéndose a que en su carta contó que había alquilado todo el complejo hotelero. "Si no lo dice, revienta" No puedo estar más de acuerdo. 

Puedes seguirme en twitter

 

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.diariocritico.com