25 de mayo de 2020, 8:20:48
Nacional

De Cuadernos para el Diálogo a la Presidencia del Congreso de los Diputados


Perfil: Gregorio Peces-Barba, el fin de un humanista en las filas del PSOE

Por Manuel Ángel Menéndez

Decir que Gregorio Peces-Barba Martínez (Madrid, 1938) era uno de los 'padres de la Constitución' es decir poco de una persona que representó políticamente un periodo muy importante de la historia de España. Desde una vertiente social-cristiana, Peces-Barba fue una de esas figuras que plasmó su oposición al franquismo de forma didáctica y a través del intelecto: muchos recuerdan aún su paso por la revista 'Cuadernos para el Diálogo', el único punto real de encuentro de la oposición al régimen del siniestro general. Con la desaparición de Peces-Barba se pierde un poco más la memoria viva contra un régimen oprobioso.


Gregorio Peces-Barba era hijo del abogado fiscal, capitán auditor del Ejército de la República y ex senador socialista por Toledo Gregorio Peces-Barba del Brío, galardonado con la Orden de Isabel la Católica, concedida en Consejo de ministros (20.5.1994). Fue uno de los siete diputados que formaron la Ponencia Constitucional en 1977, encargada de elaborar la Constitución Española que cumple ahora 33 años.

Estudió el Bachillerato en el Liceo Francés de Madrid, con compañeros como Miguel Boyer (ayer, socialista; hoy, en las filas de FAES) y Simeón de Bulgaria. Cursó la carrera de Derecho en la Universidad Complutense de Madrid, por la que se licenció y se doctoró con la tesis sobre el pensamiento social y político de Jacques Maritain, que fue calificada con sobresaliente cum laude y se publicó bajo el título Persona, Sociedad y Estado (1972). Amplió sus estudios en la universidad francesa de Estrasburgo, donde obtuvo la licenciatura en Derecho Comparado y fue profesor numerario de Filosofía del Derecho en la Universidad Complutense de Madrid en los revueltos años de 1966 y vicedecano de la Facultad de Derecho en los inicios de la transición (1976-1977).

Inscrito en el Colegio de Abogados de Madrid (1962), Peces-Barba se inició en el ejercicio de la abogacía en el despacho profesional de su padre, compartiendo despacho con otros dos jóvenes activistas, José María Mohedano y Tomás de la Quadra: el primero recalaría en el Partido Comunista de España (PCE), Tomás de la Quadra y Peces-Barba acabarían encuadrados en el Partido Socialista.

Desde el despacho de su padre, Peces-Barba actuó como abogado defensor en numerosos procesos ante el franquista Tribunal de Orden Público (TOP), de tristísimo recuerdo, y en diversos consejos de Guerra entre 1963 y 1975. Por ejemplo, intervino en el sumario número 1, un proceso contra la Comisión Obrera de Vizcaya, y en 1970 actuó en el Proceso de Burgos como defensor del miembro de ETA Víctor Aranda. Como consecuencia de su actividad profesional y política, durante el estado de excepción de 1969 fue confinado en Santa María del Campo (Burgos) por disposición de la autoridad gubernativa.

La pluma en vez de la espada

Muchos recuerdan aún que Gregorio Pece-Barba fue uno de los fundadores de la revista Cuadernos para el Diálogo, en 1963, junto a Joaquín Ruiz-Giménez, Pedro Altares y Javier Rupérez, entre otros, todos ellos encuadrados en la democracia cristiana opositora al régimen. De ahí, precisamente, proviene su formación demócrata-cristiana, encuadrándose en el grupo Izquierda Democrática.

Por esas actividades clandestinas, en 1971 fue detenido y suspendido del ejercicio de la abogacía durante tres meses por el terrible TOP, y en mayo de 1975 volvió a ser detenido en Valladolid, acusado de asistir a una reunión ilegal en un restaurante, con otras veinte personas, una más de las que el decreto de Reunión permitía en aquellos días.

Su compromiso político y social le llevó a ingresar en 1972 en el PSOE en la clandestinidad, un Partido Socialista que ya vivía la convulsión interna que se originó previamente en la UGT y que se transmitió a la organización política hasta la escisión de 1974 en Suresnes. Ni qué decir tiene que Peces-Barba, como tantos otros jóvenes del 'interior' (la dirección se hallaba, por razones obvias, en el exilio), se encuadró con los jóvenes que tomaron el poder y asaltaron las oficinas de la Secretaría General en Toulouse. Atrás quedaban la mayor parte de los dirigentes que habían combatido arma al hombro en la guerra civil y que ya eran calificados como 'históricos', un eufemismo para catalogarles de 'reemplazables' dentro de una España moderna.

Dentro del PSOE, Peces-Barba fue vicepresidente del XXVII Congreso y presidente del I Congreso de la Federación Socialista Madrileña (FSM), secretario del Grupo Parlamentario Socialista y miembro de la Ponencia encargada de estudiar el anteproyecto de la Constitución (1977-1979, el 7.3.1978 se retiró de la citada ponencia, siguiendo instrucciones de su partido, pero al concluir ésta sus trabajos, Peces-Barba firmó el Anteproyecto de la Constitución, precisando que su firma no presuponía el consenso del PSOE), vocal de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE (Congreso Extraordinario, septiembre de 1979, en el que fue portavoz del grupo castellano-leonés y apoyó la opción de Felipe González), presidente de la Junta Arbitral de Consumo Nacional (29.11.1993/ abril de 1997, fue sustituido por Alberto Bercovit), y miembro de la Comisión de Registro de Bienes y Actividades de los cargos públicos del PSOE (elegido por el Comité Federal el 29.4.1994).

Presidente del Congreso de los Diputados

Peces-Barba siempre simultaneó su actividad política con la privada y en 1982 obtuvo, por concurso-oposición, la plaza de profesor agregado de Derecho Natural y Filosofía del Derecho en la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid. Decidió entonces no presentarse a los comicios generales que se iban a celebrar en octubre de ese año para dedicarse plenamente a la docencia, pero más tarde reconsideró su postura y accedió a presentar de nuevo su candidatura en la lista de su partido.

Candidato del Partido Socialista para ocupar la Presidencia del Congreso, fue elegido presidente de la Cámara Baja por 338 votos a favor, 8 en blanco y ninguno en contra (18.11.1982). En el discurso que pronunció inmediatamente después de su elección, Peces-Barba afirmó que los principios que inspirarían su actuación serían tres: objetividad, imparcialidad e independencia. Asimismo, manifestó que, como signo externo de neutralidad, no ejercería su derecho al voto en las sesiones de la Cámara. Presidió, igualmente, la Diputación Permanente del Congreso y la Comisión de Reglamento, según establece el artículo 47 del Reglamento de esa Cámara (2.12.1982/ 1986).

En enero de 1983 Peces-Barba decidió seguir impartiendo clases en la Universidad Complutense de Madrid, lo que causó malestar en la ejecutiva del PSOE. Sin embargo, consiguió una excedencia especial que le permitió impartir la docencia varios días a la semana sin percibir ninguna remuneración.

De vuelta a la Unviersidad

En junio de 1986 cesó como presidente del Congreso e inmediatamente solicitó su incorporación a la cátedra de Derecho Natural y Filosofía del Derecho, en la Universidad Complutense de Madrid. Ya en el campo docente, ha sido presidente de la Comisión Gestora de la Universidad Carlos III (7.6.1989), en la zona sur de Madrid, de la que fue rector y catedrático de Derecho, Moral y Político desde su puesta en funcionamiento (curso académico 1990-1991).

Director del Instituto de Derechos Humanos, Gregorio Peces-Barba ha desempeñado además los cargos de parlamentario del Consejo de Europa y vicepresidente de la delegación parlamentaria española en el citado Consejo. En la víspera del decimotercer aniversario de la Constitución Española, fue investido doctor honoris causa por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED, 15.12.1991), junto a los seis ponentes de la Carta Magna para cuyo fin fueron elegidos por la Comisión Constitucional del Congreso de los diputados.

Un año más tarde, fue investido doctor honoris causa por la Universidad norteamericana de San Luis en España (23.10.1992), y el 19 de abril de 1993 leyó su discurso de ingreso en la Real Academia de Ciencias Políticas y Morales, en el que analizó la relación entre ética, política y derecho e indicó algunas desviaciones de la sociedad respecto al modelo teórico del estado democrático debido a problemas de "límites y de equilibrio".

Defensor de García Valverde

Miembro del Consejo Asesor de Sanidad, órgano de carácter consultivo dependiente del Ministerio de Sanidad, que se constituyó en 1992, Gregorio Peces-Barba, fue designado (1991) junto a Adolfo Suárez y Joaquín Ruiz-Giménez como experto para asesorar al Gobierno de Guinea hacia la transición democrática. Y recuperando su profesión de letrado, ejerció como abogado defensor de Julián García Valverde, ex ministro de Sanidad y ex presidente de Renfe, en el caso desglosado de Filesa, sobre presunta financiación irregular del PSOE a través de las contrataciones del AVE.

Fue doctor honoris causa por la Universidad de Vigo (28.3.1996) y estaba en posesión de la Gran Cruz de la Orden de San Raimundo de Peñafort (diciembre de 1986), Medalla de Honor peruana con el grado de Gran Cruz (concedida en 1983 por el presidente de la Cámara de Diputados de Perú) y Legión de Honor francesa (13.12.1987).

Es autor de numerosos libros entre los que destacan: Derechos Fundamentales (tercera edición 1980), Libertad, Poder, Socialismo (1978), La Constitución Española de 1978. Un estudio de Derecho y Política (1981), Tránsito a la modernidad y derechos fundamentales (1982), Introducción a la Filosofía del Derecho (1983), Teoría general de los derechos humanos y Texto básico de los Derechos Humanos.

Parlamentariamente, ha sido diputado del PSOE por Valladolid en las Legislaturas Constituyente (1977-1979), en la que fue secretario del Grupo Socialista y miembro de la Ponencia encargada de estudiar el anteproyecto de Constitución; I (1979-1982), en la que formó parte de la Diputación Permanente y de las comisiones de Reglamento, Mixta Constitución-Reglamento y Justicia y fue secretario del Grupo Socialista, del que dimitió a finales de 1981, siendo sustituido por Javier Sáenz de Cosculluela; y II (1982-1986), en la que desempeñó la Presidencia del Congreso.
 
Diariocrtico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com