23 de agosto de 2019, 3:07:51
Opinión


El agujero español

Por José Manuel Pazos


Mucho de lo que hay estos días en los mercados financieros, o está relacionado con el rescate español, o con la reunión del BCE de la semana que viene. Para que el BCE ayude tiene que pedirlo España, y esa solicitud de asistencia se calificará aquí con el eufemismo que se quiera, pero todo el mundo sabe lo que es.  También está Italia en el asunto, del mismo modo que lo están casi todas las CCAA en relación a la Administración Central, pero no todas están igual de mal. No es lo mismo tener una deuda neta externa grosso modo del 20% del PIB (Italia) que del 100% (España). Por eso que si antes la brecha se abría a partir de Francia, la brecha ahora empieza a dejar a Italia en el lado francés.
 
El BCE se supone que acordará un mecanismo de compra de deuda con vencimiento de corto plazo (se estima que bonos hasta 3 años) que ejecutará con discrecionalidad para no hacer más fácil, sino menos,  la vida a quienes especulan con deuda.   Según Financial Times, el presidente del BCE suspende su presencia del fin de semana en Jackson Hole, porque ha de atender al Spanish hole. Tenía día gracioso el redactor. La columna editorial del lunes, también dedicada a España, hacía menos gracia, pero daba bastante en el clavo, al referir el problema español al asunto de sus regiones, que es una forma de referirse a las carencias de la organización territorial del Estado, y a la incoherente política de comunicación del Gobierno que espanta a los inversores. Aquí puede leerlo
 
El caso es que aun no hemos llegado a septiembre y es absolutamente imposible esconder lo que enfrentamos este curso. Y es que aunque la reunión del BCE es lo primero, (antes habrá que consumirse en descifrar lo que el gobierno dictamine sobre el sistema financiero mañana viernes), la semana siguiente y en concreto el miércoles 12  hay que recordar que es la fecha prevista para que se pronuncie el Tribunal Constitucional alemán sobre lo que hace su Gobierno y su banco central, saltándose el Tratado de Maastricht y rescatando a países, algo expresamente prohibido. En fin, que nuestro problema es su problema, estrategia a la que han jugado algunos en Europa. También España. El mismo día 12, Holanda celebra elecciones generales. Este país vio caer a su Gobierno en abril por no ratificar los planes de ajuste de Bruselas. Y sigue sin hacerlo.  Los socialistas lideran las encuestas y son entre poco y nada partidarios del ajuste.  Aquí más detalles.   De hecho, su líder utiliza la expresión "sobre mi cadáver". Lo mismo que la Canciller alemana sobre los eurobonos. Sin embargo, no está desgastándose mucho el euro, aunque seguro que lo hace antes de llegar al día 6. Después ya veremos.          
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com