12 de noviembre de 2019, 13:59:39
Sexualidad


El sexo es vida: La pareja y el divorcio

- Por Ana de Calle

Por Ana de Calle


Durante una convivencia bien pensada, antes de llevarla a la práctica, debe haber paz entre la pareja, pero ... puede pasar de todo. Y a veces son problemas de adaptación los que llevan a frecuentes discusiones hasta que la nueva pareja por fin, se adapta. O si no es así, en el horizonte aparece la posibilidad de una separación, y si no se resuelve: el divorcio

Recientemente se publicó un libro en Estados Unidos sobre las personas que se divorcian y su autor Josep Epstein apoya "el sueño de la familia propia", es decir está a favor de esa familia que se funda, nos dice que es una institución única en la que se vive para algo más grande que nosotros mismos, se enmarca en relaciones que no tienen que ver con las transaciones comerciales. Se hacen cosas para los otros porque son nuestra familia. Epstein nos dice que sólo los que han tenido una vida familiar saben las ventajas que puede tener esto, en un mundo donde predomina la indiferencia hacia los otros.

El índice de divorcios está creciendo, es un fenómeno social, y es sobre todo por el aumento de expectativas, demandas de autonomía y el deseo de vivir nuevas experiencias. En terapia contemplar la posibilidad de un divorcio puede ser una forma de exaltar y mejorar el compromiso en un matrimonio estancado. Y cuando la pareja habla seriamente del divorcio con el terapéuta no suelen divorciarse.

A menudo las personas afectadas por un matrimonio con problemas mantienen un exceso de apego con su pareja. Algunos pasan de esa conducta a una aislada, en la que les cuesta intimar, habiendo pasado antes por adultos independientes... Otros no logran cambiar, no ven en el divorcio una solución, y si llegan al divorcio se involucran rápidamente en otra relación de apego excesivo. Si no la encuentran caen en depresión. Los que logran el cambio, optan por divorciarse o pasar por una etapa de independencia en la que recuperen su propia identidad. Más adelante si establecen una nueva relación ya será diferente, y será entre dos personas independientes.

Mel Krantzler habla en "El divorcio creativo" de un proceso que abarca desde la muerte de la relación hasta el renacer del individuo, después de pasar el periodo de duelo. Este autor subraya con satisfacción, cómo las mujeres desarrollan recursos internos que estaban sepultados durante sus matrimonios y que les crean una vida feliz y gratificante, incluso sin llegar a casarse. Y añade Krantzler que su propio divorcio fué para él la experiencia que más le enriqueció en su vida.

En resumen, la terapia de personas que buscan divorciarse para darle solución a su matrimonio perturbado, incluye el apoyo del terapéuta de pareja en la orientación de los problemas de separación, aprender a ser independiente y maduro, y contemplar la necesidad como virtud. También utilizar esta infortunada situación - el divorcio- para descubrir y desarrollar el potencial de un individuo único e independiente. 

_____________________________

Ana de Calle
Sexóloga y Terapéuta de Pareja
www.elsexoesvida.com

Anteriores artículos:

- El masaje erótico
- Controlar la eyaculación
- Qué te gusta y qué no te gusta en el sexo
- Todos los artículos de Sexualidad>>

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com