15 de mayo de 2021, 1:44:40
Economía

Los principales accionistas del 'banco malo' serán privados


Un 'banco malo' o ¿vender duros a cuatro pesetas?

Por Marisa Martín

Una vez que el ministro de Economía ha confirmado que será un hecho el próximo 1 de diciembre, lo que le faltaba a la sociedad, dirán muchos en las tertulias cotidianas y caseras, es un 'banco malo'. Con todas las letras. "Como si los que ya tenemos no lo fueran. El resultado será el de siempre: será bueno sólo para unos pocos....Además de embargar los pisos a la gente y seguir cobrándolos, ahora los revenden al mejor postor y se sigue ayudando a las entidades arruinadas"..., son las lindezas que se escuchan en la calle. Bien es cierto que no es sencillo de comprender este "invento" o herramienta (según el Gobierno), no ya para el informador del sector, incluso para las entidades saneadas, si no para el hombre de a pie.
 


El  'banco malo' es una sociedad de gestión que se va a poner en marcha con las viviendas que los bancos que han pedido ayuda pública se adjudicaron por impago de los clientes, así como las promociones en marcha, los préstamos y otros activos inmobiliarios. Por tanto, lo primero y positivo que le afecta al ciudadano es también el primer mensaje que ha lanzado Luis de Guindos: abaratará el precio de la vivienda, porque al quedárselas a un precio "muy conservador" podrá sacarlas al mercado "a precios asequibles".
 
Eso será posible porque, según ha explicado el ministro en la Comisión de Economía del Congreso, los descuentos a los que el 'banco malo' comprará esos activos estarán ente el 40% y el 70%. Y  la banca no podrá transferirle activos adjudicados del 'ladrillo' de menos de 100.000 euros ni préstamos por importe inferior a 250.000 euros. Pero las dudas por despejar aún son muchas. El negocio es de gran dimensión, porque el sector tiene en su haber más de 300.000 millones de euros en créditos a promotores. Y de esa cantidad sólo unos 117.000 se podrían calificar de 'no tóxicos' o 'sanos'. La diferencia -187.000 millones-, son morosos subestándar (que están al corriente de pago pero con riesgo de entrar en mora), activos ejecutados o directamente morosos. Esta cifra incluye unos 15.000 millones de adjudicados que venía de hipotecas residenciales. Que tendrían que venderse de aquí a a15 años, la vida que se estima para esta nueva modalidad y su objetivo.
 
Como casi siempre, existe una cruz en ese descenso generalizado que se produciría en los precios de la vivienda. Se trata de la pérdida de valor. Por un lado, el hecho de que se ponga en el mercado una gran oferta, abarata los inmuebles que ya están en el mismo. Y, por otro, los propietarios verán mermada su riqueza, tanto si están todavía hipotecados como si no lo están, puesto que sus patrimonios quedarán infravalorados. Un círculo vicioso que, es probable, nos lleve de nuevo a una retracción del consumo.
 
Pese a que el Ejecutivo insiste en que esta herramienta se salde sin coste para el contribuyente, los expertos del sector discrepan. Creen que el 36% de las viviendas en propiedad de los bancos españoles se quedará fuera de esa Sociedad de Gestión de Activos, y que el 'banco malo' sólo funcionará si el precio de la vivienda deja de caer...horizonte que aún queda muy lejano.
 
De momento, está previsto que los principales accionistas del 'banco malo' sean privados. Tendrán al menos el 55% del capital y de la deuda subordinada. Se financiará con deuda 'senior' de los bancos que transfieran activos y por el FROB, que aportará un 10%. Algunos analistas añaden: "decir que el Estado avale el 90% del balance es lo mismo que decir que el 90% del capital del banco lo vamos a suscribir los españoles en forma de preferentes. Porque evidentemente la deuda del banco malo no podrá devolverse y los bonistas ejecutarán la garantía del Estado -o lo que es lo mismo, los contribuyentes-".
 
Está previsto que a lo largo de este mes de octubre las entidades presenten sus planes de saneamiento. Tras este primer paso los bancos del grupo 1 (los nacionalizados) serán los primeros en transferir los activos al 'banco malo' a partir del 1 de diciembre. Son Bankia, Catalunya Bank, Novagalicia Banco y Banco de Valencia. El resto lo hará después.
 
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.diariocritico.com