30 de noviembre de 2021, 13:56:24
Medios

Las televisiones autonómicas, difíciles de 'colocar'


La batalla por Telemadrid prosigue entre bambalinas

> Mientras, el director general de la TV autonómica madrileña tuvo que salir protegido por la policía

Por Fernando Jáuregui

Difícil panorama el de las televisiones, especialmente para las autonómicas. Distintos informes especializados consideran "muy complicada" la externalización de la mayoría de las que buscan soluciones financieras a sus grandes problemas económicos. Solamente el caso de Telemadrid, la televisión autonómica madrileña, se contempla viable "en función de cuál sea la valoración final que el Gobierno regional haga del Ente", según fuentes interesadas en el caso.


Ocurre que la situación interna en Telemadrid se deteriora aún más: el martes por la noche, el director general, José Antonio Sánchez, tuvo que salir del edificio, en la Ciudad de la Imagen, protegido por la policía, ante el acoso de grupos de trabajadores que reclamaban explicaciones sobre el futuro de la empresa y, por supuesto, de sus puestos de trabajo.
 
Tales explicaciones no existen todavía, básicamente porque se ha entrado en la fase de las negociaciones más duras. La empresa de producción audiovisual Vértice 360, presidida por el ex 'telefónico' Manuel García Durán, ha alcanzado un acuerdo con un fondo de inversiones norteamericano (HIG) para venderle casi la mitad de su filial de servicios audiovisuales, según informaba ayer el diario 'Expansión'. Eso facilita a García Durán liquidez para participar en el mercado televisivo español, donde todo se vende y muy poco se compra, con el marco de las cadenas autonómicas en proceso de privatización o, cuando menos, de externalización de sus servicios. De momento, Vértice presta servicios a Aragón Televisión y está en tratos para conseguir contratos en las televisiones autonómicas de Castilla-La Mancha y de Extremadura.
 
Secuoya, otra compañía que busca entrar en la liza, cerró hace pocos días la venta de más de la mitad de sus acciones a otro fondo, N+1, por veinte millones de euros. Y, por fin, está Mediapro, la productora de Roures; parecería, en principio, difícil que el Gobierno madrileño facilitase al expresidente de 'Público' el control de su 'joya de la corona' televisiva,  pero todo dependerá, por supuesto, de la oferta de Mediapro. Otros postores posibles, como Enrique Cerezo, o Pedro Pérez, parecen, en principio, poco interesados en hacerse con el control de una televisión a la que difícilmente le llegará una suficiente porción de la tarta publicitaria, incluso en el caso de que los gestores de Telemadrid saneen la empresa a gusto del posible comprador del todo o de una parte de la gestión.
 
En cualquier caso, es decisión del Ejecutivo que preside Mariano Rajoy impulsar, en su caso, una legislación que facilite la privatización de las televisiones autonómicas, cuyos gastos son una fuente continua de críticas. Pero también se enfrenta ahora el Ejecutivo del PP a la cuenta de gastos de la Corporación RTVE: los sindicatos han difundido el rumor, desmentido por la empresa, de que se prepararían más de mil cuatrocientos despidos, lo que ha venido a añadir un factor de nerviosismo entre los trabajadores.

Vea también:

- Telemadrid tiene ya los días contados: la Comunidad de Madrid inicia su privatización
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.diariocritico.com