27 de febrero de 2020, 22:33:28
Cultura

El polifacético artista vuelve al Teatro Bellas Artes de Madrid


Viyuela nos trae de nuevo su 'Encerrona', las grandezas y miserias de la condición humana

Por Emilio Martínez Espada

Polifacético hombre de escena, como humorista, mimo, actor dramático y cómico sobre las tablas y en el cine y otras actividades. Es uno de los grandes/grandes de las tres últimas décadas escena española. Su último éxito fue una 'Encerrona', originalísimo espectáculo tipo monologuista pero diferente, en el Bellas Artes de Madrid, con la compañía 'El Vodevil', dirección de Elena González y producción de Chao Management . Pongamos que se habla/escribe de Pepe Viyuela. 


El siempre recurrente oficio de payaso sirve a Pepe Viyuela, en el fondo, para sacar a escena las grandezas y miserias de la naturaleza humana, en una  forma, dirigida por Elena González, igualmente responsable de esta originalidad, de  'Encerrona' es una reflexión sobre lo cotidiano desde la perspectiva del 'clown', ya que el personaje vive la experiencia de haberse quedado atrapado en el escenario. Cuando entra en el escenario no sabe dónde se está metiendo: está engañado.Y entra allí porque le han dicho que ese es el camino y, de pronto, se encuentra frente a un público que le mira y parece exigirle algo.

Como es lógico, él no viene a actuar pero se ve obligado a ello. El terror que provocan las miradas de ese público lo lleva a querer escapar, a buscar una salida. Solamente hay una, pero hay "alguien invisible" que le impide escapar y le obliga a permanecer en el escenario, enfrentándose a esos ojos que no se apartan de él. Durante una hora y veinte minutos, como un bufón de corte arrojado al salón del trono, se ve obligado a actuar para el público que le observa.

De modo que, Pepe Viyuela metido en su personaje está solo ante el peligro y sus únicos compañeros de travesía serán, a partir de ahora, una serie de objetos cotidianos con los que intenta salir del paso: una guitarra, una silla, una chaqueta, un periódico y una escalera. Con ellos como escudo, juega e improvisa, sufre y se divierte. Los objetos se transforman en sus manos en grandes amigos o en terribles enemigos, porque ha olvidado, o quizá no ha sabido nunca su uso. Como un niño, se enfrenta por primera vez a los objetos, para nosotros cotidianos, y para él absolutamente misteriosos y sorprendentes. Subir por una escalera o ponerse una chaqueta constituyen para él tareas casi imposibles.

Minuciosidad y condición humana

Lo escrito líneas arriba: de nuevo nos encontramos ante una metáfora en la que el payaso es cada uno de nosotros y su juego no es sino nuestra vida, estamos obligados a existir y obligados a actuar, no sabemos dónde nos hemos metido y debemos seguir adelante. 'Encerrona' es fruto de varios años de trabajo constante y minucioso en los que tanto la directora como el actor, han ido construyendo paso a paso, tanto el personaje como sus peripecias, con constantes avances y retrocesos, idas y venidas, subidas y bajadas, a pesar de lo cual también es un espectáculo en constante revisión.

No se trata de un montaje al uso, que toma su base en un texto escrito y sobre el que se monta después el espectáculo. El texto en este caso, es la vida propia, la condición humana, observada a través del prisma del payaso, una payaso que como todos nosotros madura día a día ayudado por aquellos que le rodean. Esta 'encerrona' de Viyuela -con la compañía 'El Vodevil' y producción de 'Chao Management'- que se reestrena este martes, seguirá durante unas semanas en el Bellas Artes y retomará después una nueva gira española.

 

 
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com