3 de diciembre de 2020, 12:24:48
Ocio

Niega que los alcaldes puedan prohibir las corridas


Colombia no es Cataluña: el Constitucional rechaza el primer ataque oficial contra los toros

Por Emilio Martínez Espada

Toros 1 - antitaurinos 0. Al menos en Colombia y por ahora. Nada que ver, por tanto, con Cataluña, por ahora, claro. El caso es que la Corte Constitucional -algo así como nuestro TC- de Colombia ha dictaminado en un fallo que los alcaldes del país no pueden prohibir las corridas de toros en plazas en donde esos espectáculos son permanentes, como ocurre en varias ciudades del país andino. De momento, y gracias a la unión y presión de varias figuras españolas, los colombianos que quiera podrán seguir disfrutando de este espectáculo.


Además, en su fallo, como informa Efe, la Sala Plena de la Corte señaló que ni los alcaldes ni ninguna autoridad municipal pueden prohibir las lidias en las "plazas permanentes". O sea, por ejemplo, las de de Bogotá, Cali, Medellín y Manizales acogen desde hace más de medio siglo las corridas de toros. Y la sentencia del alto tribunal indica, además, que el tema de las corridas de toros en las plazas habituales ya está establecido por la ley y "ningún alcalde distrital o municipal pueden tomar esa decisión, puesto que no pueden estar por encima de la legislación". 

Esta decisión del Constitucional, en una de sus consideraciones del fallo, indicó que los organizadores de las corridas de toros no le tienen que pedir permiso a los alcaldes y autoridades municipales para su realización puesto que el contrato firmado les permite celebrar los eventos realización de la "fiesta brava". En todo caso, dejó claro que esos gobiernos pueden cancelar las corridas de toros cuando se presenten problemas de salubridad y seguridad. Agregó que los organizadores de los espectáculos tendrán que pedir un permiso a las autoridades locales cuando las corridas se vayan a celebrar en plazas portátiles o improvisadas. 

También se habla de cultura, porque la decisión de la Corte se suma a la de la Procuraduría que a través de un concepto defendió la celebración de la tauromaquia al considerar que es un patrimonio cultural de los pueblos en Colombia. Como se sabe, en junio pasado, el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, revocó el contrato de arrendamiento de la plaza de toros Santamaría con la Corporación Taurina, lo que cerró definitivamente las puertas a la celebración de corridas en ese coso capitalino. 

Estocada a la política de prohibición

Desde su campaña electoral, Petro había indicado que la Santamaría no sería más escenario de corridas y que se convertiría en un centro cultural alrededor de la vida "y no de la muerte". A mediados de mes, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, recibió en Bogotá a los toreros Miguel Ángel Perera, El Juli, Luis Bolívar, Sebastián Castella y Pepe Manrique, quienes le trasladaron su preocupación por la prohibición de celebrar corridas de toros en Bogotá.

De momento, en los círculos taurinos colombianos hay alegría contenida,y, así, como informa burladero.com, Felipe Negret, gerente de la Comisión Taurina de Bogotá, está contento: "No hay ningún  funcionario por encima de la Ley'. Y añade que se trata de "una estocada contra la política de la prohibición y la  intolerancia del alcalde de Bogotá", al que pone en evidencia, porque la Ley 9/16 del 2004 que se menciona en el fallo fue votada por él, cuando era congresista'.
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com