1 de abril de 2020, 3:22:03
Música

Crónica del concierto en el Palacio de los Deportes


The Black Keys, la gran esperanza blanca del rock´n´roll

Por Sergio Ariza Lázaro

El rock´n´roll más crudo, ése que no necesita adjetivos, el de toda la vida está de enhorabuena. Los Black Keys llenaron hasta la bandera el Palacio de los Deportes y demostraron, una vez más, que el rock no está muerto, que los riffs y las guitarras todavía son capaces de llenar grandes recintos en una descarga de adrenalina tribal a la vieja usanza.


La vida de Dan Auerbach y Patrick Carney ha dado un vuelco radical en los últimos dos años gracias a la publicación de dos discos, 'Brother' y 'El camino', que les han puesto en las listas de todos los medios especializados (sin ir más lejos aquí en Diariocrítico: Mejores discos de 2011 / Mejores discos de 2010) y les han convertido en dignos sucesores de los White Stripes.

En su único concierto en España se ha visto que después de diez años de carrera y siete discos editados, el dúo de Ohio se encuentra en plena cresta de la ola. El bolo de Madrid demostró que son conscientes de ello y se basó en sus dos discos más conocidos. 'Brother' y 'El camino' se repartieron a partes iguales 14 de las 20 canciones que interpretaron.

Abrieron con 'Howlin´ for you' y 'Next girl' que sirvieron para caldear el ambiente. 'Gold on the ceiling' fue coreada con ganas por una audiencia totalmente entregada pero lo mejor llegó justo después cuando Auerbach y Carney se quedaron mano a mano para recordar sus primeros trabajos, así sonaron crudas y fieras 'Thickfreakness', del álbum del mismo título, 'Girl Is on My Mind' de Rubber factory y 'Your Touch' de Magic Potion. Una tremenda demostración de fuerza por parte de la guitarra de Auerbach y de la batería de Carney. El primero busca con ahínco el riff y el segundo aporrea su instrumento como si en ello le fuera la vida. No en vano su batería no se esconde detrás de todos, como suele ser habitual, sino que luce orgullosa en primera línea.

'Little black submarines' fue posiblemente el momento de la noche, con sus dos partes diferenciadas y sus ecos zeppelianos. En la recta final sonó la soulera 'Tighten up' y 'Lonely boy', la canción (y el vídeo) responsable de que reventaran el aforo del Palacio. Tras un breve parón volvieron para deleitar con el falsete de 'Everlasting light' y cerrar con 'I got mine'. Una hora y veinte minutos que dejaban ganas de más. Los Black Keys tienen suficiente material para tocar durante más tiempo, sobre todo si el precio de las entradas es como el de ayer. Una sola cosa más, tampoco es muy recomendable acabar el concierto y poner el 'Ramble on' de Lez Zeppelin. Y es que por muy buenos que sean, todavía no han alcanzado la categoría de dioses.

SETLIST:

Howlin' for You (Brother)
Next Girl (Brother)
Run Right Back (El Camino)
Same Old Thing (Attack&Release)
Dead and Gone (El Camino)
Gold on the Ceiling (El Camino)
Thickfreakness (Thickfreakness)
Girl Is on My Mind (Rubber factory)
Your Touch (Magic Potion)
Little Black Submarines (El Camino)
Money Maker (El Camino)
Strange Times (Attack&Release)
Sinister Kid (Brother)
Nova Baby (El Camino)
Ten Cent Pistol (Brother)
She's Long Gone (Brother)
Tighten Up (Brother)
Lonely Boy (El Camino)

Encore:

Everlasting Light (Brother)
I Got Mine (Attack&Release)
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com