1 de diciembre de 2020, 7:31:54
Sexualidad


El sexo es vida: Traspasar los límites

- Por Ana de Calle

Por Ana de Calle


Invitar al otro a traspasar nuestros límites personales es indispensable para vivir una sexualidad placentera aceptando que también vas a traspasar los suyos. Esto forma parte del sexo. Es una entrega total y completa y durante las relaciones sexuales ponemos alguna parte de nuestro cuerpo dentro del cuerpo del otro como la vagina, el ano, la lengua, la boca, un dedo ... el pene. 

A veces ignoramos que para algunos la actividad sexual sólo supone violar el espacio de otra persona. Si en esta situación no estás cómodo ... ni una buena erección ni que ella lubrique bien va a ser suficiente. Es necesario estar presente emocionalmente y sentirse cómodo en esa situación para informar a tu pareja de lo que estás sintiendo ... y si no ¿cómo puede el otro saber lo que estás experimentando?

Los gustos son como los colores por eso hay personas que les gustan las palabras, otras prefieren los gestos y otras intuyen que esa función psicoerótica es tan completa que llena por completo la experiencia y no es necesario hablar. De todas formas para los adultos del siglo XXI la mejor opción es la comunicación verbal.

También vemos en la consulta a pacientes que cuando hacen el amor dudan en comunicarse, porque piensan que expresar eso que sienten les hace vulnerables, lo que les asusta. ¿Qué es lo que les cuesta expresar? Como terapeuta me pregunto e investigo por qué no hablan del placer que experimentan, o ¿es que esto contradice la imagen que tienen de sí mismos como personas decentes y sanas? ¿Es que supone un conflicto para la propia imagen sentir el sexo en su cuerpo?

Es que sin comunicación al sexo le falta expresión ... y ¿qué explica esta inhibición? Cuando el sexo es consentido es más cómodo tener la seguridad de que esa violación del espacio del otro terminará cuando acaben de hacer el amor. Y si los límites personales no se respetan fuera de las relaciones sexuales, va a ser dífícil bajar la guardia durante la actividad sexual. Si no existe una división de poder sana dentro de la relación, el terreno sexual puede ser el único lugar dónde se permitan decir que no. Y podrían hacerlo de forma indirecta a través de un dolor de cabeza, de una pelea, de experimentar un gran cansancio o de llevarse trabajo a casa.

_____________________________

Ana de Calle
Sexóloga y Terapéuta de Pareja
www.elsexoesvida.com

Anteriores artículos:

- Si el hombre se masturba ¿por qué lo hace?
- El matrimonio no consumado
- Coito doloroso en el varón
- La destreza del hombre en el sexo
- La ignorancia sexual
- La nueva erótica masculina
- Todos los artículos de Sexualidad>>

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com