7 de junio de 2020, 8:12:33
Opinión


Chávez el Esbirro: 14 años de 'dictadura del proletariado chavista' en democracia

Por Kiotto García


La sensación de los venezolanos, tras la muerte de Chávez tiene, como ha ocurrido durante sus 14 años de mandato, matices de bipolaridad. Sus seguidores lloran amargamente la pérdida del líder, sus opositores a sabiendas de lo inevitable, quedan atónitos, no por la sorpresa, sino más bien por lo que ha de venir. 

En estos 14 años los venezolanos conocieron a un solo presidente, a un solo líder, él  acabó con el bipartidismo; lo que infundió en la mayoría una esperanza de cambio, cuando por primera vez llegó a la presidencia.  Pero su propuesta terminó  esbozada en una trillada y atávica revolución socialista, que ha llevado a Venezuela a seguir en su constante, corrupción, burocracia y la exacerbada polarización.  Es ahí donde venezolanos, frente a frente, comenzaron a radicalizarse en bandos distintos y por primera vez el resentimiento se apoderó de quienes no tuvieron a los que tenían, para así comenzar una terrible escalada de inseguridad traumática, que durante estos años, aproximadamente, se ha llevado la vida de casi 2 millones de venezolanos.

Es ese el pueblo de la revolución bonita que creo Chávez. Ese pueblo que deslumbró a los países sudamericanos y al mundo, con su  gran líder, que lograría por fin el triunfo del proletariado socialista, ese del mayo francés, ese de los románticos de la izquierda; que derrochó dinero, a diestra y siniestra, a los países amigos y aliados,  para que vieran lo abundante y lo estable de su plan. Como diría él mismo, "nunca se le vio el queso a la tostada" (refrán venezolano que se refiere a no ver los resultados prometidos) y ha quedado en la más pura demagogia de estado paternalista.

Los venezolanos durante estos años vivieron como dictaminó Chávez, como quiso Chávez, con sus cambios a la constitución, con sus misiones, con su control de cambio, con la inseguridad, porque así los venezolanos lo quisieron, lo eligieron en cada una de las contiendas electorales que se realizaron en el país. Si, Venezuela votó por su esbirro, por su líder, por su dictador; es una democracia con "dictadura del proletariado chavista". No hubo otra voz que dictaminara los caminos a seguir de esta nación. Venezuela, pasa a la historia como el país que ha elegido a su propio dictador.

Lo transcendental de Chávez, no es cómo quiso hacer las cosas, sino como dijo que las iba hacerlas y no las hizo. Un personaje que si no hubiese sido presidente, pudiera haberse convertido en el mejor de los comunicadores, en el mejor animador de un programa de concurso o en el mejor vendedor de coches. Porque eso hay que cederle a Chávez, su magnífica capacidad para mover masas, para convencer, esa 'labia' logró que traspasara las fronteras y hoy todos los periódicos del mundo abren con su muerte. Sin embargo, ese magistral uso de la palabra, no fue más que eso; mantener y hacer creer que su mundo, su revolución bonita, era la más eficaz; lo vendió bien, la gente lo compró y siguió votando por él. Esa fue su magia, esa fue su mayor arma para mantenerse en el poder. ¿Serán capaces los chavista de mantenerse en el poder sin esa magia, sin la labia y sin Chávez? ¿Chavismo sin Chávez seguirá existiendo? ¿Cuál es su opinión?


* Kiotto García Sorge es periodista venezolana


Lea también:
- Fallece Hugo Chávez
- Condolencias de todas partes llegan a Venezuela tras la muerte de Chávez
- ¿Y ahora qué?: el presidente del Parlamento venezolano, Diosdado Cabello, asume temporalmente el poder
- Vídeo: así anunció Maduro el fallecimiento de Hugo Chávez
- Diariocrítico de Venezuela>>  |  Miamidiario>> |  Vinculocrítico>>
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com