15 de diciembre de 2019, 9:02:47
Literatura

-Surrealista libro del cineasta y creador manchego


Sólo al genial Cuerda se le podía ocurrir amaestrar a una cabra... para llevar mucho adelantado

Por Emilio Martínez Espada

Genial, único e irrepetible. Sólo a él se le podía dirigir, con guión propio, esa película ya de culto, única e irrepetible, que es 'Amanece, que no es poco'. Sólo a él, a es te pensador, a este rey del humor crítico, críptico, surrealista, relfexivo, inteligente y... manchego, ¡claro!, se le podía publicar un libro de tan improbable e imposible título como 'Si amaestras a una cabra, llevas mucho adelantado'. Pongamos que se habla/ecsribe de José Luis Cuerda. ¿De quién, si no?


Claro que sólo a una editorial valiente, como Martínez Roca, se le podía ocurrir publicárselo. El caso es que este premiadísimo cineasta albaceteño, que dice estar en paro ahora, que utiliza a tope las redes sociales, saca continuos y descacharrantes mensajes de menos de 140 caracteres, nos llena de su humor, no exento de profundas reflexiones muchas veces, con estas ocurrencias en forma de frases que constituyen 'Si amaestras a una cabra, llevas mucho adelantado'.

Porque, claro, como el propio dios laico del tan de moda humor manchego, versión albaceteña -con unos catecúmenos tan geniales y admiradores suyos como sus paisanos Joaquín Reyes y el resto de 'Muchachada'-,lo tiene claro: " ¿Quién no lleva una cabra dentro? Una cabra puede ser un disgusto, una obsesión, un objeto de deseo, un tesoro. Tarde o temprano, sentimos la necesidad de dialogar con  la  cabra  que  llevamos  dentro  y  convencerla  de  que  entre  en  vereda".

Por supuesto, y si estas palabras no le convencen, Cuerda tiene otras: "Y  el animalico lo hace, se aviene. Se producen entonces en nuestras vidas momentos radiantes, de conformidad luminosa. Así, empecé yo hace unos meses, a escribir los textos que dan cuerpo a este libro. El milagro de convertir en letras, palabras o frases lo que fragua el pensamiento-cabra se produce con la doma de las ideas-cabras. Amaestrada  la  cabra,  sujeta  a norma  escrita  y  dibujada,  uno,  en  esta  feria  del mundo, la exhibe sin escalera y sin látigo. Y por si caen unas perras en la boina".

Sublime sin interrupción


Un genio así no podía tener una biografía normal y corriente, quia. Porque tras nacer en Albacete, lo que ya marca, y pasar tres años "lujuriosos" en los seminarios de Hellín y de la capital, inició el bachillerato en los escolapios "penal de la orden de la región valenciana, lleno de curas malos -y más vale que no me tiren de la lengua- y en el Instituto de Enseñanza Media", cual relata. Después se trasladó a Madrid, porque su padre ganó al póker un piso a estrenar en el paseo de la Habana a uno de los más conocidos constructores de este país.

Y bueno, ¿para qué entrecomillar más", dejemso que sea el mismo Cuerda, el que acabe su biografía: "Terminé mis estudios primero, en un colegio donde el matrimonio Rubert-Ontañón hacía lo que podía -ponernos de rodillas, dar algún pescozón...- y mimaban como se merecía al compañero y luego científico Barbacid. Rematé preu de letras en el Liceo Anglo Español del señor Verdú - abuelo según supe años después de Maribel- e iniciador nuestro en goces como el de beber Vega Sicilia, invitados por él. Tres años -cursos incompletos- de Derecho en la Complutense me animaron a militar durante una temporada en el PCE y a abandonar la carrera".

"Durante los que estuve en TVE, muchos, aprendí la práctica de rodar y, paseando con los amigos por Argüelles, la teoría e historia del cine por lo menudo. Luego, he rodado una docena de largometrajes 'El bosque animado', 'Amanece, que no es poco' y 'La lengua de las mariposas', entre otros, y he pasado -han pasado sobre mí- dos o tres enfermedades muy puñeteras que me han facilitado la vuelta a mi primera inclinación artística: escribir. Y eso es lo que nos trae aquí". Único, irrepetible y, como los quería Baudelaire, a los genios digo/escribo: sublime sin interrupción.
 
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com