22 de octubre de 2020, 17:44:28
Música

Crónica del concierto en Madrid


The James Hunter Six: Gran concierto en la sala errónea

Por Sergio Ariza Lázaro

Este viernes se juntaron en Madrid una gran banda de soul, The James Hunter Six, y un escenario con gran solera y acústica para que luciera bien, el Teatro Lara. Y lo hizo, pero la cosa no terminó de cuajar del todo porque la sudorosa música de Hunter requiere un patio de butacas sin ídem. O sea que la gente hubiese estado bailando pegada al escenario, en vez de sentada como si presenciase una obra de Shakespeare.


Aun así el concierto no defraudó, Hunter y su banda se encuentran en el mejor momento de su historia y vienen presentando el que es el mejor disco de su trayectoria, 'Minute by minute'. Para hacer un resumen de su música, baste decir que The James Hunter Six hacen soul clásico, más exactamente, como si no se hubiese producido nada más desde que el 11 de diciembre de 1964 asesinaron a Sam Cooke. Su dieta musical es a base del primer James Brown, 'Drop on me', el primer Rufus Thomas, 'Chicken switch', Jackie Wilson, en 'Goldmine' o, por encima de todos, el propio Cooke, 'Heartbreak' o 'One way love'. A esta estricta dieta se le une unas gotas de ska jamaicano, claro que también de antes de 1964, como en 'Let the monkey ride' o la preciosa 'Carina' de su anterior disco 'The hard way'.


Pero a pesar de esto Hunter se eleva por encima del simple imitador e insufla a su música con el fuego del creyente, él y sus cinco músicos creen en su música y eso se nota, logrando una mezcla explosiva. Se comprobó rápidamente que son músicos curtidos en mil batallas que han tocado en todos los sitios posibles. Es más, dentro del curriculum de Hunter destaca la época en la que colabroró con (una reverencia por favor) Van Morrison en sus discos 'Days like this' y 'A night in San Francisco'. Su profesionalidad es intachable y su entrega también. Como guitarrista es bueno pero lo que destaca por encima de todo es su voz. A pesar de su fijación con los cantantes negros estadounidense, Hunter se encuentra en la mejor tradición de los grandes vocalistas ingleses de voz raspada, gente como Paul Rodgers, Joe Cocker o Rod Stewart. Es increíble como utiliza ese instrumento, llegando a notas altas que parecen fuera de su alcance.


Lo único en contra del concierto fue la elección de la sala, gran acústica y muy bonita, pero mejor para otro tipo de conciertos que para un fiesta de soul. Lo mejor para ver a The James Hunter Six hubiese sido en un pub abarrotado, o mejor incluso, una fiesta toga. Hubo un momento en el que casi consiguió levantar a la gente de sus asientos con la increíble versión del 'Baby don´t do it' de los 5 Royales, autores también de la versión original del 'Think' de James Brown, pero no pudo ser.


Lea también:


- Nick Lowe pasa con nota la prueba del algodón en Madrid

- Las citas imprescindibles con la música en directo en abril

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com