30 de noviembre de 2020, 6:39:54
Turismo

Dublín, Roma o Nueva York


Viajes literarios para celebrar el Día del Libro

Por Sergio Ariza Lázaro

En Diariocrítico comenzamos a celebrar el Día del Libro con una propuesta de lo más interesante, un viaje por alguna de las ciudades más turísticas del mundo a través de algún libro relacionado con ellas.


A pesar de ser una de las ciudades más literarias de todos los tiempos y contar entre sus ciudadanos a escritores como  William Butler Yeats, George Bernard Shaw, Samuel Beckett, Oscar Wilde, Jonathan Swift o Bram Stoker, si hay una ciudad unida a un libro, esa es Dublín y el 'Ulises' de James Joyce. La novela que marcó todos los caminos literarios del siglo XX transcurre en el Dublín de principios del siglo pasado y sigue las andanzas de Leopold Bloom durante un único día. En concreto un 16 de junio. Desde 1954 se celebra ese día en Dublín el 'Bloomsday', en el que los participantes siguen un itinerario exacto al del protagonista del libro e incluso comen y cenan lo mismo que él.

En Madrid sucede algo parecido con 'La noche de Max Estrella' que conmemora la obra 'Luces de Bohemia' de ese 'cráneo previlegiado' que era Valle-Inclán. El recorrido se pasea por la mayoría de lugares de la obra, incluído el famosísimo callejón del gato y sus deformantes espejos que sirven de metáfora del esperpento.

París es otra de las ciudades más literaras del mundo, pero nos hemos decantado por una de las cumbres del romanticismo, 'Nuestra Señora de París' de Victor Hugo. Es imposible después de leerla no imaginarse al jorobado Quasimodo trepando entre las gárgolas de Notre Dame, una catedral que encuentra en la pluma de Hugo un verdadero aliado. 

Si decíamos que Dublín está fuertemente ligado al 'Ulises' de Joyce, entonces Londres está conectada estrechamente a Charles Dickens. Si la capital inglesa vivió sus años de gloria y 'Rule Britannia' durante el reinado de la Reina Victoria, entonces Dickens fue su cronista oficial. Él mismo que sacaba a flote la ambivalencia de un Imperio que gobernaba el mundo pero en el que la miseria llenaba las calles de su capital. Cerca del barrio de Camden se encuentra la que fue su casa, ahora reconvertida en museo, aunque todavía hay huellas por la ciudad de su mejor cronista. Bajo un puente en la zona de Chancery Lane, se encuentra el almacén que inspiró la guarida de los rateros de Fagin, en la que fue a caer Oliver Twist. A escasos metros del Támesis, en Temple, se encuentra la primera residencia en Londres de Pip Pirrip, el protagonista de 'Grandes esperanzas' y así hasta el infinito.

Historias de Roma, Nueva York...

Sin ser una novela, 'Historias de Roma' de Enric González acerca al lector a la ciudad y le guía por sus secretos mejor guardados, como su mejor pizzería o las historias que esconden ciertos edificios. González ya había publicado antes 'Historias de Londres' y las 'Historias de Nueva York', también nos había dejado clara su pasión por el fútbol con 'Historias del Calcio' pero puede que las historias de la Ciudad Eterna sean de las que mejor recuerdo tengo. Una verdadera delicia de libro que hace honor a mi ciudad favorita.

Es hora de cruzar el charco y transportarnos a la moderna Roma, Nueva York. Posiblemente todos los caminos actuales nos lleven a ella, como le sucedió al más eterno de los poetas granadinos, Federico García Lorca, que dedicó a la ciudad que sirvió de inspiración para el 'Metrópolis' de Lang su 'Poeta en Nueva York'. Allí marchó en 1929, angustiado por la situación política de España y distanciado de sus dos mejores amigos, Buñuel y Dalí, que le acababan de 'dedicar' su primera película, 'Un perro andaluz'. En Manhattan se deslumbró con los rascacielos y las luces de Broadway pero fue en Harlem donde descubrió "el sitio donde lloraban los negros", los gitanos neoyorkinos. También descubrió el jazz y se renovó su amor por Walt Whitman, al final la gran ciudad le pareció fría y deshumanizada pero le influyó lo suficiente como para dedicarle uno de los mejores libros de poesía del siglo XX.

Terminamos no con una gran ciudad, pero sí con el que posiblemente sea el pueblo más literario del mundo, Arataca en Colombia. La villa natal de Gabriel García Márquez fue su modelo para la mítica Macondo de 'Cien años de soledad' (y varias obras más). La fuerza de la obra es tal que hace unos años estuvo a punto de cambiarse el nombre verdadero, Arataca, por el literario, Macondo. Al final no fue así pero el gobierno colombiano no ha perdido la ocasión de fomentar la visita al sitio donde el realismo es mágico y ha invertido  27 millones de dólares para impulsar el proyecto turístico Ruta Macondo Realismo Mágico´, tanto en esta localidad y otros municipios de la zona bananera del caribe colombiano. 
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com