22 de octubre de 2020, 9:30:51
Música

Crónica del concierto


Eels en Madrid: el nuevo alfabeto de E

Por Sergio Ariza Lázaro

Venían presentando Eels su último disco 'Wonderful glorious' a Madrid, en él Mark Oliver Everett, más conocido como E, entrega su disco más afilado y guitarrero, además de decirnos en una nueva canción que "sabéis que, hoy estoy de buen humor". El chico triste del indie ha encontrado un nuevo alfabeto para su música y visto lo visto ayer, es 100% blues y rock´n´roll.


Lo primero que llamó la atención fue la indumentaria de E y sus compinches, todos con un chándal Adidas y gafas de sol. El propio E lo culminaba con un gorro de chulapo y su perenne barba. El resultado parecía sacado de la imitación de Di Stéfano en el 'Al ataque' de Arús. Pero no fue "mira Mon" lo primero que dijo Everett sino "Bombs away, gonna shake the house" y vaya si lo consiguió. Se le nota feliz con su disco y lo defiende con pasión... y una formación de tres guitarras que le da un sonido mucho más clásico, más que un grupo alternativo, a veces parecen un grupo de rock sureño.

La primera sorpresa vino con una magistral versión del 'Oh well' de los Fleetwood Mac de Peter Green, con un E marcando tempo con las maracas, y los guitarristas, The Chet y P Boo, enzarzándose en gloriosos duelos guitarreros. Estaba claro que la nueva versión de Eels es mucho más cruda y rockera. No hubo apenas concesiones de repertorio hacia los primeros discos de la banda, además de su último disco, las otras referencias de su discografía que aparecieron varias veces fueron 'Hombre Lobo' y 'Souljacker'. Así pudimos disfrutar de la pegada de temas como 'Prizefighter', 'Peach blossom', 'New alphabet', 'Souljacker part I' o 'Wonderful glorious'. Entre medias también les dio tiempo a tocar una versión del 'Itchicoo Park' de los Small Faces y una de las pocas canciones que sonaron de sus primeros discos, 'The sound of fear' de Daisies of the galaxy.

Tras poco más de una hora vinieron los primeros bises, 'My brave little soldier' y la juguetona idea de mezclar su canción más conocida, 'Mr. E´s beautiful blues' con el 'My beloved monster' de su primer disco, 'Beautiful freak'. Fue de las pocas concesiones que hizo a su propio repertorio, no sonaron 'Novacaine for the soul' o 'Last stop: this town'. Bueno, no sonó nada de 'Electro shock blues' o 'Blinking lights and other revelations'. No importó, y eso que son mis discos favoritos del grupo. Parece que la vida de E transcurre ahora por otros derroteros, se le notó dicharachero y feliz, ya sea con sus 'freakie' bailes, haciendo el numerito de la renovación de votos rockeros con The Chet o gastando bromas al público, como cuando tras decir que iba a presentar a la banda y recibir una ovación soltar "claro que sí el momento favorito de todo el mundo, nada de música, sólo charla".

Se le notó tan suelto que al final, tras tener las luces encendidas de la sala, con mucha gente ya fuera y sonando en los altavoces el 'Lazy sunday' de los Small Faces, E y sus compinches volvieron al escenario para entregar otras dos canciones a los afortunados que todavía no habían salido. Fue el delirio absoluto con La Riviera a la mitad, las luces de la sala puestas y la banda, cansada tras su larga gira europea, dando lo que les quedaba. Solo se puede añadir una cosa: "Go, Eels!".

Lea también:

Los Enemigos reconquistan Madrid con su revuelta
Johnny Winter en Madrid, la decadencia de una leyenda
Ocean Colour Scene en la Riviera: Aquellos maravillosos 90
The James Hunter Six: Gran concierto en la sala errónea
- Nick Lowe pasa con nota la prueba del algodón en Madrid

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com