21 de julio de 2019, 21:20:16
Nacional

Elena Valenciano pidió 'clemencia' al embajador salvadoreño en Madrid


'Operación salvar a Beatriz', la joven 'condenada' a muerte en El Salvador: el mundo se moviliza

Por Manuel Ángel Menéndez

Beatriz ha sido condenada a una muerte casi segura en El Salvador por aquellos que dicen querer salvarle el alma, pero que para previamente tienen que condenar su cuerpo a la muerte. Víctima de la doble e insensata moral de los sectores más talibanes y ultraconservadores de la sociedad salvadoreña, esta joven parece que no sobrevivirá, pero tampoco lo hará el feto que crece en sus entrañas: los 'salvadores de almas' tendrán dos muertes más para su conciencia -si es que la tuvieran o tuviesen-. El PSOE quiere salvar a esta joven, pero se enfrenta con un muro de intransigencia al más puro estilo vaticanista.


Ya no se trata de la dicotomía 'aborto sí o aborto no'; ahora sólo se trata si los 'hombres sin alma', impregnados de un talibanismo que para sí lo quisiera el ya desaparecido Osama Bin Laden, van a mantener su sentencia a muerte de la joven salvadoreña Beatriz. De momento, la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de El Salvador ha rechazado la solicitud de aborto de la joven, que padece diversas enfermedades, y ha ordenado continuar con el embarazo: la vida de estos ultraconservadores no corre peligro; su alma, tampoco -porque parece que no tienen-. La vida de Beatriz pende de un hilo.

El mundo se ha estremecido con la noticia de hasta dónde puede llegar un exacerbado pensamiento religioso, y muchas personas y organizaciones se han puesto en marcha para salvar la vida de Beatriz y condenar a los que la condenan a muerte; aquellos que ya cuentan con un puesto de privilegio al lado de Torquemada, o de Hassan-i Sabbah. O quizá entre los dos.

El PSOE también se ha movilizado, y la vicesecretaria general socialista, Elena Valenciano, ha mantenido este vienes un encuentro con el embajador de El Salvador en España, al que le ha mostrado la preocupación por la vida de Beatriz, que puede morir si no se le practica un aborto. Valenciano ha ofrecido la ayuda del Partido Socialista para evitar un posible desenlace trágico. Por la cara que pone el embajador en la foto que reproducimos abajo, las súplicas de Valenciano parece que caerán en saco roto. O, si ocurre un milagro, tal vez no.

Tras ese encuentro, Valenciano ha colgado el siguiente post en su Facebook, que, por la importancia de la vida frente a la intransigencia y el dogma religioso -maldecido especialmente por Jesucristo, desde luego en los Evangelios Apócrifos, al menos-, transcribimos de forma íntegra:

"Acabo de reunirme con el embajador de El Salvador en España para trasladarle nuestra preocupación por la vida de Beatriz, que puede morir si no se le practica un aborto, y ofrecer la ayuda del PSOE para evitar un desgraciado desenlace.

"Beatriz tiene 22 años, padece una enfermedad renal relacionada con su historial de Lupus, tiene un hijo de un año y está embarazada de 23 semanas. Los médicos le han dicho que si sigue adelante con el embarazo el riesgo de morir es muy alto... Además, han confirmado que el feto es anencefálico (no tiene cerebro), con lo cual morirá a las horas o pocos días de nacer.

"Pero esta madrugada, la Corte Suprema de El Salvador ha decidido que no va a hacer nada por salvar su vida y la obliga a seguir con el embarazo, porque "los derechos de la madre no pueden privilegiarse sobre los del nasciturus ni viceversa".

"La vía legal se ha agotado. En el Salvador, como en Nicaragua, Honduras, República Dominicana y Chile, el aborto está penalizado de manera absoluta. Pero lo que le he transmitido al embajador es que estamos ante un caso que trasciende con mucho el derecho al aborto, es una cuestión de derechos humanos, y por eso apelamos a una salida humanitaria.

"Hay asociaciones de mujeres que están pidiendo que Beatriz aborte fuera del país. El problema que se plantea es que si bien la salida de El Salvador es libre, el aborto es un delito perseguible fuera de sus fronteras, con lo cual si Beatriz regresara a su país después de abortar, podría enfrentarse a 50 años de prisión.

"Los responsables diplomáticos, que nos han atendido amablemente, agradeciendo la reunión y ofreciéndonos información detallada, se han comprometido a trasladar nuestro ofrecimiento a las autoridades del país.

"El tiempo corre en contra de Beatriz, pero no vamos a dejarla sola. Junto a las organizaciones de mujeres y los organismos de Derechos Humanos seguiremos peleando por su vida. Se han agotado las vías judiciales, pero nos queda la movilización ciudadana, nos queda la política, la solidaridad y el compromiso".

 

 
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com