15 de diciembre de 2019, 14:38:21
Opinión


Si yo fuera él

Por Benito Fernández


Nunca se me olvidará que mi compañero y sin embargo amigo Tomás Balbontín decía cuando llevaba encima algún que otro cubata que le gustaba una hartá Dyango porque le recordaba a su hermano mayor. Por aquella época en la que primaba el humor ácido e inteligente de Les Luthiers, los últimos estertores poéticos de Luis Eduardo Aute y los primeros de Joaquín Sabina y la Nova Trova Cubana de Silvio Rodríguez y Pablo Milanés, a la mayoría Dyango nos recordaba más a nuestros padres, sobre todo cuando entonaba Suspiros de España o alguno de sus conocidos boleros versionando a Los Panchos. La mayoría pensábamos que Dyango, cuyo verdadero nombre es José Gómez Romero, se encontraba totalmente retirado del mundo del espectáculo, pero hete aquí que una cadena de televisión propiedad de la Iglesia que le ha cogido el relevo a Intereconomía fichando incluso a las estrellas mediáticas de la tele de El Gato, le hace una entrevista a Dyango sacándolo del letargo en que estaba sumido el cantante de la voz ronca y gastada y éste, no sé si por intentar recuperar a sus 73 años un protagonismo perdido o por esa ansia de muchos charnegos de ser más papistas que el papa, se declara catalán independentista, abogando por una Cataluña soberana y libre del yugo españolista. Estupendo Pepe Gómez, me parece cojonudo que tras varias décadas de ignorar tus raíces enarboles ahora la senyera junto a otras glorias pasadas de rosca como Paco Ibáñez o Peret, vaya tres patas para un banco. ¿Donde están Joan Manuel Serrat, Luis Llach, Maria del Mar Bonet o Francesc Pi de la Serra? Si estos. Ibáñez, Dyango y Peret, son los representantes musicales que defienden el proyecto independentista de Arturito Mas, apaga y vámonos. Apañados van los catalanes.

El asunto no tendría mayor importancia si no fuera porque las llamadas redes sociales convierten ahora cualquier chorrada en lo que ellos llaman "treding topic", es decir en la noticia más comentada en Twiter, lo que da una idea del nivel y las preocupaciones que tienen los habituales de esta red. Yo no voy a defender a estas alturas de la película ni a Dyango, allá cada cual con sus paranoias nacionalistas, ni a quienes tachan ahora al cantante de haberse vendido a CiU después de haber grabado discos entonando pasodobles tan patrios como Suspiros de España y ganar el festival de Benidorm en 1976, casi con Franco de cuerpo presente, con aquella copla que decía "Si yo fuera él...". Si yo fuera él evitaría estas polémicas que lo único que pueden conseguir es que ni él ni su hijo Marcos Llunas. ambos defensores de RTVE en sendos festivales de la OTI, sigan cobrando royalties de la Sociedad de Autores por vender discos en español. Porque ya han salido algunos pidiendo que no se compren más discos de Dyango, algo que, por otra parte, no sería necesario pedir porque me parece a mí que Dyango lleva bastantes años sin vender un disco. Por no comprarlos no los compra ni mi amigo Tomás Balbontín.

Todo este lío de la 13TV y Dyango pone en evidencia que vivimos en una sociedad absolutamente manipulable y manipulada. Se forma la de Dios es Cristo por la gilipollez más grande que diga ante las cámaras el impresentable más zafio y todos, ya ven, yo también, entramos al trapo posicionándonos a favor o en contra de algo que tendríamos que ignorar por futil e inane. Pero, claro, si resulta que el Gran Hermano de la Milá o el Sálvame de Jorge Javier baten audiencias semana tras semana, no es de extrañar que aquí hasta el más tonto siga haciendo relojes. Como será la cosa que el PSOE ha tenido esta semana una reunión a las más altas instancias en Sevilla, Rubalcaba incluído, para debatir, no se lo pierdan, no sobre el problema del paro o la crisis económica, no, sino sobre la igualdad de la mujer y las listas cremallera. Y se han quedado tan panchos. Visto lo visto no sé si son más importantes las declaraciones de Dyango tanto unas como las otras no deberían ocupar ni las escasas matrices que caben en un simple twit . Tontos (y tontas) hay en todos lados.  
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com