24 de octubre de 2020, 22:51:56
Nacional

El monarca mantiene una apretada agenda


Un rey esforzado: crónica del viaje de Don Juan Carlos a Marruecos (Javier Fernández Arribas, enviado especial)

Por Javier Fernández Arribas

El rey Don Juan Carlos bajó sin ayuda la escalerilla del avión de la Fuerza Aérea Española, un Mystere mediano, en el aeropuerto de Rabat Sale y se fundió en un cariñoso saludo, con dos besos, con el rey de Marruecos, Mohamed VI que le esperaba  a pie de pista acompañado de su hijo, Moulay Hassán, y de su hermano, Moulay Rachid.


Es un detalle que transmite el esfuerzo que ha querido realizar el rey Don Juan Carlos por recuperar sus viajes oficiales con un destino tan especial y estratégico para los intereses de España como es Marruecos donde la relación entre los dos monarcas desde mayo de 2011, tras la visita del monarca español a Marrakech tras el atentado contra el café Argana que causó 17 muertos, consiguió superar todos los problemas que existían hasta ese momento. La opción elegida es crear los mecanismos de comunicación y contactos entre los dos gobiernos para impulsar las relaciones bilaterales y poder afrontar cualquier problema que pueda surgir.

Don Juan Carlos utilizó las muletas para pasar revista a las tropas que rendían honores acompañado de cerca de Mohamed VI quien hizo las presentaciones de rigor con las autoridades marroquíes, encabezadas por el primer ministro, Abdelilá Benkiran, y los ministros de Interior, Asuntos Exteriores, Industria,  Economía (dimitido del partido Istiqlal) y los máximos jefes militares. Los dos monarcas, en el mismo vehículo, una antigua limusina reliquia de los años 60, recorrieron el trayecto hasta el palacio Real de Huéspedes donde  Mohamed VI le ofreció leche y dátiles cumpliendo la tradición hospitalaria marroquí. Sin embargo, el rey español, como muestra de respeto al Ramadan rechazó el ofrecimiento porque todavía no era hora para terminar el ayuno del Ramadan. Posteriormente, Don Juan Carlos se trasladó al palacio Dar el Salam (La casa de la Paz), residencia habitual de Mohamed VI en Rabat donde compartieron una cena privada que cumplía con uno de los objetivos de la visita que pretende que ambos reyes tengan mucho tiempo en común para abordar en confianza los asuntos de interés común.

Agenda apretada

La segunda jornada de la visita de trabajo del Rey comienza este martes con un homenaje en el mausoleo Mohamed V de Rabat por parte del Rey de España que ha querido que le acompañaran los ex ministros de Asuntos Exteriores vivos de la democracia como gesto de cohesión de las relaciones de España con Marruecos desde un punto de vista de Estado, por encima de los avatares políticos y de los partidos que ocupen el poder, PP y PSOE. Esta iniciativa del rey tiene también una lectura interna española porque representa un impulso para la recuperación de un imprescindible consenso en política exterior para los intereses de España, roto con la guerra de Irak.

El encuentro empresarial, con intervención personal del rey, marca uno de los momentos estelares de la visita donde los 27 representantes de grandes empresas españolas tendrán la ocasión de mantener contactos con sus homólogos marroquíes en una oportunidad para ampliar los negocios que ya mantienen en una coyuntura de crisis económica para España y de ciertos ajustes en la economía marroquí que, sin embargo, tiene previsto recuperar este año el índice de crecimiento del 4%. En este encuentro estará presente la Marca España con unos stands que visitará Don Juan Carlos, mientras los ministros de Asuntos Exteriores, de Interior, de Justicia, de Industria y de Fomento  mantendrán reuniones bilaterales con sus homólogos marroquíes.  En este marco de cooperación, se presentará el libro Economía. España-Marruecos, editado por Jerónimo Páez y elaborado por dos prestigiosos equipos de economistas españoles y marroquíes como recopilación extraordinaria de las relaciones económicas y comerciales entre los dos países.

Por la tarde, los reyes de España y de Marruecos mantendrán un encuentro bilateral para realizar un nuevo repaso de los temas de interés mientras los responsables de las patronales de empresarios de ambos países firman una declaración de colaboración.

La cultura y educación es la tercera parte fundamental de esta visita, con la política y la económica, y se manifestará en un acto en la Biblioteca Nacional de Rabat con la entrega de manuscritos árabes digitalizados de El Escorial. La jornada terminará con la cena oficial ofrecida por Mohamed VI a toda la delegación española a la que asistirán los cinco ministros que acompañan mañana al rey, los 27 empresarios, los 13 representantes de universidades españolas más el director del Instituto Cervantes y otras personalidades, para a su término regresar a Madrid. El ministro de Asuntos Exteriores será el encargado de seguir acompañando a Don Juan Carlos durante los dos días siguientes de la visita.



Lea también:
- El Rey viaja a Marruecos con cinco miembros del Gabinete de Rajoy y nueve ex ministros de Exteriores
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com