23 de octubre de 2019, 20:40:24
Nacional

Se disparan los rumores sobre la renovación de las instituciones europeas


Europa, fuera de rumbo: lanzan el bulo de una candidatura de Zapatero para presidir la Comisión Europea

Por Diariocrítico

Se ha hecho circular el nombre de Rodríguez Zapatero como posible candidato para sustituir a Durao Barroso al frente de la Comisión Europea. Es uno de los bulos más notables de los que se están lanzando de cara a la renovación del Parlamento Europeo y de los cargos institucionales en la UE que tendrá lugar entre mayo y noviembre de 2014. Ahora bien, algunos políticos ya se están posicionando para ocupar un puesto de comisario en la nueva Comisión Europea... otros, para presidir el Parlamento, el Consejo Europeo y hasta la propia Comisión.


Entre el 22 y el 25 de mayo de 2014, los 28 países que conforman la Unión Europea (UE) celebrarán elecciones para elegir al nuevo Parlamento Europeo. En España, estos comicios se celebrarán el 25 de mayo. De los resultados que obtengan en su conjunto liberales, socialdemócratas, democristianos de centro-derecha... dependerá quién ocupe los cargos institucionales que hay que renovar: la Presidencia del Parlamento Europeo y la de la Comisión Europea, además de la del Consejo Europeo y los 28 comisarios que componen la Comisión.

Dada la proximidad de los comicios, ya se están posicionando determinados políticos en todos los países para una nominación a los cargos a repartir, y hay quien soterradamente -pero con el evidente ánimo de enredar- lanza propuestas desorbitadas, como la de que el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero podría ser el candidato de la socialdemocracia para sustituir al portugués José Manuel Durao Barroso al frente de la Comisión Europea.

Movimientos entre los partidos y grupos europeos

Como es sabido, la elección del presidente de la Comisión, un cargo realmente ejecutivo en la UE, se diferencia netamente del proceso de designación del resto de miembros del Colegio de Comisarios. Tiene lugar antes que cualquier otro y, a resultas del mismo, su titular es el único legitimado democráticamente de manera individualizada y directa por su elección parlamentaria.

De cara a esa elección, que se producirá en septiembre de 2014, ya se están detectando movimientos entre las principales corrientes políticas europeas. Entre los liberales hay quienes se decantan por el finlandés Olli Rehn, actual vicepresidente y comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios.

En la socialdemocracia existe un candidato aparentemente decidido: el actual presidente del Parlamento Europeo, el alemán Martin Schulz, según anunció el pasado mes de junio en Sofía el presidente del Partido Socialista Europeo (PSE), el búlgaro Sergei Stanishev, en una rueda de prensa durante el Consejo de la formación paneuropea.

Pero desde ese grupo de socialistas y socialdemócratas es desde donde ha surgido el rumor -o más bien bulo total- de que sería bueno que el candidato fuera un expresidente de un país del Mediterráneo, y alguien ha susurrado de forma increíble el nombre de Rodríguez Zapatero. No existe ninguna posibilidad para esta nominación, pero, en fin, todo dependerá de las listas que se presenten a los comicios de mayo de 2014 y los resultados electorales que obtenga en total el grupo del Partido Socialista Europeo (PSE).

La incógnita del ministro Arias Cañete

Por su parte, en el Partido Popular Europeo (PPE), al que está adscrito el Partido Popular de Rajoy, no hay un candidato plenamente decidido, aunque se hacen varias apuestas. Por un lado, existe la posibilidad de aceptar la candidatura del finlandés Olli Rehn, pero también 'suena' la del primer ministro actual finlandés, Jyrki Katainen.

En todo caso, ahora mismo hay fuertes peleas por el liderazgo. No es necesario ser el número uno en la lista al Europarlamento de un partido político -y ni siquiera ser eurodiputado- para poder ser elegible como candidato a la Presidencia de la Comisión. Pero los partidos nacionales suelen optar por incluir como números uno a quienes pretenden presidir la Comisión Europea por 'cuestión de prestigio' y para hacer más fuerza a la hora de presentar su candidatura ante el grupo correspondiente al que se esté adscrito.

Así las cosas, en el caso español, por ejemplo, se está lanzando el rumor de que el actual ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, podría ser un candidato perfecto, pero no ya como Comisario en sustitución de Joaquín Almunia, sino de presidente de la Comisión en sustitución de Durao Barroso. La posibilidad de presentarlo como tal es tan real, que algunos dentro del PP apuestan porque Cañete sea el número uno por el PP en las elecciones al Parlamento Europeo, desplazando a Jaime Mayor Oreja y a otros postulantes.

No obstante, la rumorología ha nombrado a Arias Cañete casi de todo: comisario en sustitución de Almunia; presidente de la Comisión Europea; número uno en las listas del PP al Parlamento Europeo, y hasta candidato a la Presidencia de la Junta de Andalucía, reemplazando en la candidatura a Javier Arenas. Casi nada. El ministro, por su parte, se deja querer y no suelta prenda sobre sus deseos o sobre su futuro político.

Pero, por otro lado, también hay movimientos paralelos para sustituir al presidente del Consejo Europeo, el democristiano belga Herman Van Rompuy, cuyo mandato concluye en noviembre de 2014. En fin, que la capital comunitaria es hoy en día una 'central de bulos y rumores'.

Así es el nuevo sistema de elección del presidente de la Comisión

Por vez primera será el Parlamento Europeo el que elija al nuevo presidente de la Comisión Europea que ha de sustituir a Durao Barroso. El proceso se iniciará en septiembre de 2014, una vez que en el mes de junio se haya constituido el nuevo Parlamento Europeo. En ese momento, el Consejo Europeo iniciará, por medio de su presidente, el democristiano belga Herman Van Rompuy, una ronda de consultas con las fuerzas políticas resultantes de las elecciones al mismo. En esta tarea contará con el apoyo y la mediación del nuevo Presidente del Parlamento Europeo, es decir, del sustituto del socialdemócrata alemán Martin Schulz.

Teniendo en cuenta dichas consultas y el resultado de las elecciones, Van Rompuy elevará al mismo una propuesta y la someterá a su consideración. El candidato propuesto por el Consejo Europeo comparecerá ante el Parlamento para exponer su programa de gobierno para un mandato quinquenal.

Tras la comparecencia y el debate, el Parlamento someterá a votación la candidatura: si el candidato obtuviese la confianza de la Cámara, se considerará elegido presidente de la Comisión. Si le fuere denegada, el Consejo Europeo deberá reiniciar la fase de consultas. Para obtener la confianza parlamentaria, el Presidente designado requiere de la mayoría absoluta de los miembros de la Cámara favorable a su elección. Tras la investidura parlamentaria, el candidato así votado obtiene la condición de Presidente Electo.

Concluido el proceso de designación y asignación de carteras a los demás comisarios, la Comisión se somete colegiadamente al voto de aprobación conjunta ante el Parlamento Europeo, que lo otorgará por mayoría simple.
A continuación, el Consejo Europeo procederá al nombramiento de la Comisión por medio de decisión adoptada por mayoría cualificada. El Presidente y los demás comisarios asumen así, tras prestar solemne juramento sobre los Tratados, la plena posesión de sus funciones.
 
 
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com